El mayordomo tenía un cómplice en caso 'Vatileaks'

El mayordomo tenía un cómplice en caso 'Vatileaks'

Un informático habría ayudado a Paolo Gabriele a intercambiar documentos secretos del Papa.

notitle
13 de agosto 2012 , 07:04 a. m.

El juicio por el caso 'Vatileaks' ya tiene fecha y acusados: a partir del próximo 20 de septiembre Paolo Gabriele, exmayordomo de Benedicto XVI, y Claudio Sciarpelleti, informático de la Secretaría de Estado, tendrán que responder ante un tribunal de la Santa Sede por haber supuestamente robado y difundido cartas y documentos confidenciales del Papa.

La implicación de Sciarpelleti en este escándalo constituye la principal sorpresa del documento con el que el Vaticano anunció ayer el inicio del proceso por el caso 'Vatileaks'. Este experto en sistemas informáticos fue detenido en mayo pero sólo pasó una noche retenido y se encuentra desde entonces en libertad provisional. Será juzgado por haber sido el supuesto cómplice del mayordomo, con quien al parecer intercambió documentos confidenciales que luego aparecieron publicados en la prensa.

El portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi, explicó que la posición de Sciarpelleti es "menos grave" que la de Gabriele, pues según el testimonio del informático, se limitó a hacer de enlace para el intercambio de documentos entre Gabriele y otra de las personas investigadas en el proceso, cuyo nombre no se ha hecho público y que no está entre los acusados.

El Vaticano, como Estado independiente, cuenta con sus propios tribunales, que serán los responsables de aclarar las responsabilidades penales del exmayordomo de Benedicto XVI y de Sciarpelleti en el caso 'Vatileaks'. Algunos comentaristas vaticanos dan por seguro que Gabriele será condenado y que luego Benedicto XVI le perdonará, pues según han dicho sus colaboradores, para él Gabriele era como un hijo.

Además de responder por el robo y la filtración de cartas y documentos confidenciales del Pontífice, el antiguo ayudante de cámara del Papa deberá explicar por qué se encontraban en su vivienda un cheque bancario de 100.000 euros dirigido a Benedicto XVI, una pepita de oro y una edición de La Eneida de 1581. Estos objetos eran regalos realizados al obispo de Roma. El abogado de Gabriele afirmó que él no sabía que tenía en su casa este cheque y que nunca habría pensado en cobrarlo.

El inicio del proceso no supone el fin de las investigaciones. Éstas continuarán, por lo que es posible que el ex mayordomo y el informático no sean los únicos acusados de haber provocado este escándalo que tanto daño ha hecho al Vaticano.

Darío Menor Torres
Para EL TIEMPO
Roma


 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.