Mitt Romney juega su carta más conservadora de cara a las elecciones

Mitt Romney juega su carta más conservadora de cara a las elecciones

Fórmula vicepresidencial republicana desafió augurios. Habla de plan para reducir el déficit.

notitle
11 de agosto 2012 , 08:44 p. m.

La designación del congresista Paul Ryan, un enemigo declarado del gasto público, como compañero de fórmula de Mitt Romney, revela que el candidato presidencial republicano cree que los votantes desean un debate sobre el futuro fiscal de Estados Unidos.

Desafiando los augurios de que tomaría una decisión prudente y no arriesgada en un gesto hacia los electores independientes, el aspirante presidencial republicano escogió a un héroe de los conservadores, que ha generado controversias en el pasado.

El congresista, que a sus 42 años ha pasado un tercio de su vida como representante por Wisconsin, tiene como potenciales desventajas que no es un político muy conocido a nivel nacional frente a otros rostros republicanos más populares y su nula experiencia en política exterior.

Sin embargo, Ryan es un serio y apasionado 'halcón' fiscal que ganó notoriedad en la Cámara de Representantes por un plan presupuestario para recortar el gasto. Además, cuenta con la simpatía clara de conservadores influyentes que deseaban para Romney un compañero de fórmula que despertara pasiones.

"Le estamos ofreciendo al país un mejor camino para avanzar", dijo Ryan en marzo poco antes de que la Cámara aprobó su presupuesto, con 228 votos a favor, todos ellos de republicanos, y 191 en contra.

El proyecto detalla "nuestro plan para rescatar al país de un futuro de deuda, duda y declive", aseveró Ryan. Aunque el presupuesto, que prevé recortes de 5 billones de dólares en la próxima década, no tiene ninguna oportunidad de ser aprobado en el Senado de mayoría demócrata, constituye un documento que deja por sentado los principales enunciados republicanos en cuanto a gasto y deuda.

Pero este plan, que ahora estará también asociado a Romney, ya ha sido criticado por el presidente Barack Obama y los demócratas, que afirman que les brinda exenciones tributarias a los millonarios al tiempo que elimina programas sociales federales.

Entre otras cosas, el proyecto prevé la privatización parcial de Medicare, el programa de salud gubernamental.

Ryan "ha puesto los programas sociales en el centro del debate público" y "es el que mejor muestra la naturaleza de estas elecciones y lo que está en juego", estimó un editorial este mes del diario conservador The Wall Street Journal.

La selección de Ryan tranquiliza a los conservadores del Tea Party que podían aún albergar sospechas por cambios en las posturas de Romney sobre temas como el aborto o los derechos de los homosexuales, pero los analistas se preguntan si el candidato presidencial está cortejando a los votantes adecuados en estas cerradas elecciones.

"Romney debe enfocarse en los votantes independientes en los estados claves, y no creo que Paul Ryan lo ayude de ninguna manera", dijo el experto en política de la Universidad Emory Alan Abramowitz.

Un fanático del gimnasio

El congresista Paul Ryan, de 42 años, es una de las voces más influyentes en temas económicos entre los republicanos y un favorito del movimiento derechista Tea Party. Nacido en Janesville, en Wisconsin, representa a ese estado en el Congreso desde 1999, cuando tenía 27 años. Hoy preside el Comité de Presupuestos de la Cámara de Representantes. En el 2004, se hizo conocido por sus esfuerzos por privatizar el programa de jubilaciones del Gobierno. Licenciado en Ciencias Políticas y Economía por la Universidad de Miami del estado de Ohio, Ryan es católico y trabajó para el negocio de construcción de su familia antes de comenzar su carrera política. Es el más joven de cuatro hijos y su padre falleció de un ataque al corazón cuando él tenía 16 años. Por eso, se hizo consciente de la importancia de tener un buen estado físico y ahora es un amante del ejercicio y un experto en tiro con arco. Está casado con Janna Little, con quien tiene tres hijos.

Visión 'mala' y 'radical'

El equipo de Obama critica la designación

Paul Ryan defiende una visión "radical" y "mala" de la economía que conduciría a repetir errores "catastróficos" si es aplicada, denunció el equipo de campaña de Barack Obama. "Como miembro del Congreso, Ryan aprobó las políticas económicas imprudentes de (George W.) Bush que llevaron a hacer explotar nuestro déficit y han arruinado nuestra economía", aseguró en un comunicado Jim Messina, quien dirige el equipo de campaña de Barack Obama.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.