Romney se equivoca y presenta a Paul Ryan como próximo 'presidente'

Romney se equivoca y presenta a Paul Ryan como próximo 'presidente'

El congresista será la fórmula vicepresidencial del aspirante republicano a la Casa Blanca.

notitle
11 de agosto 2012 , 06:34 a. m.

 El aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, se equivocó hoy al ceder la palabra a su recién anunciado candidato a vicepresidente, el congresista Paul Ryan, y lo presentó como "el próximo presidente de Estados Unidos".

"Démosle la bienvenida al próximo presidente de Estados Unidos", dijo Romney sobre Ryan al presentarlo en un acto en Norfolk (Virginia) en el que anunció oficialmente que el congresista, de 42 años, será su número dos para pelear por la Casa Blanca en las elecciones del 6 de noviembre.

Romney abandonó el escenario para dar paso al discurso de Ryan, pero unos segundos después regresó para enmendar el error.

"De vez en cuando cometo errores", justificó Romney antes de volver a presentar a Ryan como el "futuro vicepresidente" de Estados Unidos.

Los comentarios y bromas de ciudadanos y de los medios en Twitter sobre el desliz de Romney no se hicieron esperar.

La presentación

El candidato a la Casa Blanca Mitt Romney escogió al representante republicano Paul Ryan como su candidato a la vicepresidencia y lo acompañará en la fórmula electoral durante un acto en en Norfolk (Virginia).

Ryan, en su discurso, prometió este sábado "restaurar la grandeza" de Estados Unidos en caso de que resulten elegidos a la presidencia y vicepresidencia del país.

"Nosotros restauraremos la grandeza de este país", dijo  Ryan tras haber sido presentado por Romney como "un líder intelectual del partido republicano".

El alto desempleo, la caída de los ingresos y el alto nivel de la deuda se han convertido en algo normal. Y esto es el resultado de políticas equivocadas", fueron las primeras palabras pronunciadas por el legislador, quien ha sido elegido representante de Wisconsin en siete ocasiones.

"Y en enero próximo, nuestra economía va a empezar a recuperarse con el plan de Romney para fortalecer a la clase media, lo que llevará a tener más empleo y más dinero para los hogares de los trabajadores estadounidenses", añadió
Ryan, de 42 años de edad.

La presentación de Ryan, sin embargo, tuvo un dato curioso: El aspirante republicano se equivocó al ceder la palabra a su recién anunciado candidato a vicepresidente y lo presentó como "el próximo presidente de Estados Unidos".

"Démosle la bienvenida al próximo presidente de Estados Unidos", dijo Romney, quien destacó su carácter, su liderazgo y su "integridad incuestionable", y definió al congresista como un "líder intelectual" del Partido Republicano.

Una apuesta arriesgada

La designación del congresista Paul Ryan, un enemigo jurado del gasto público como compañero de fórmula de Mitt Romney, revela que el candidato presidencial republicano cree que los votantes desean un debate sobre el futuro fiscal y el papel del gobierno en la vida de Estados Unidos.

Desafiando los augurios de que tomaría una decisión prudente y no arriesgada en un gesto hacia los electores independientes, el aspirante presidencial republicano escogió a un héroe de los conservadores, que ha generado controversias en el pasado.

Ryan, un serio y apasionado "halcón" fiscal que ganó notoriedad en la Cámara de Representantes por un plan presupuestario para recortar el gasto, cuenta con la simpatía clara de conservadores influyentes que deseaban para Romney un compañero de fórmula que despertara pasiones.

El congresista, que a sus 42 años ha pasado un tercio de su vida como representante por Wisconsin, ha impulsado un debate sobre la dirección de la economía del país en su condición de presidente del Comité Presupuestario de la Cámara de Representantes.

"Le estamos ofreciendo al país un mejor camino para avanzar", dijo Ryan en marzo poco antes de que la Cámara aprobara su presupuesto, con 228 votos a favor, todos ellos de republicanos, y 191 en contra.

El proyecto de presupuesto detalla "nuestro plan para rescatar al país de un futuro de deuda, duda y declive", aseveró Ryan.

Aunque el presupuesto, que prevé recortes de 5 billones de dólares en la próxima década, no tiene ninguna oportunidad de ser aprobado en el Senado de mayoría demócrata, constituye un documento que deja por sentado los principales enunciados republicanos en cuanto a gasto y deuda.

Pero este plan, que ahora estará también asociado a Romney, ya ha sido criticado por el presidente Barack Obama y los demócratas, que afirman que le brinda excenciones tributarias a los millonarios al tiempo que elimina programas sociales federales.

Entre otras cosas, el proyecto prevé la privatización parcial de Medicare, el programa de salud gubernamental. Muchos conservadores presionaban a Romney para que tomara una decisión arriesgada en cuanto a su vicepresidente.

Ryan "ha puesto los programas sociales en el centro del debate público" y "es el que mejor muestra la naturaleza de estas elecciones y lo que está en juego", estimó un editorial este mes del diario conservador The Wall Street Journal.

El congresista nació y creció en Janesville, Wisconsin, donde aún vive con su esposa y tres hijos. Su padre murió cuando estaba en el colegio, y la pérdida volvió a Ryan un chico introspectivo que se refugió en los libros. "Crecí muy rápido", dijo en una reciente entrevista a la revista The New Yorker.

Luego de trabajar en 1996 para el candidato republicano a la vicepresidencia Jack Kemp, Ryan llegó al Congreso por primera vez en 1998, a sus 28 años. En 2004 se hizo conocido por sus esfuerzos por privatizar el programa de jubilaciones del gobierno.

La selección de Ryan tranquiliza a los conservadores, que podían aún albergar sospechas por cambios en las posturas de Romney sobre temas como el aborto o los derechos de los homosexuales, pero los analistas se preguntan si el candidato presidencial está cortejando a los votantes adecuados en estas cerradas elecciones.

"Romney debe enfocarse en los votantes independientes en los estados clave, y no creo que Paul Ryan lo ayude de ninguna manera", dijo el experto en política de la universidad Emory, Alan Abramowitz.


AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.