Antes de la bicicleta, el triciclo

Antes de la bicicleta, el triciclo

Durante muchos años los hicieron de acero, eran muy pesados pero tenían una muy larga vida útil.

notitle
10 de agosto 2012 , 08:53 p. m.

Antes de subirse a una bicicleta muchos aprendieron a pedalear en un triciclo, antesala obligada de la bicicleta.

El triciclo era ese regalo esperado en Navidad y en cumpleaños que daba a tan corta edad una grata y memorable sensación de libertad.

Nació con la bicicleta, y a pesar de tener un estrecho vínculo cada uno tuvo un grupo social diferente, siendo el triciclo dedicado a los niños.

Los ha habido de madera, metal y actualmente plástico.

A nuestro país llegaron originarios de Estados Unidos y de Europa, como lo recuerda Carlos Sánchez, un aficionado que coleccionó triciclos por muchos años, pero que por cuestiones económicas tuvo que comenzar a venderlos.

Según Carlos, al principio eran un lujo de unos pocos por su elevado valor, hasta que la industria colombiana comenzó a fabricarlos. "Antes no habían tantos y el niño rico de la cuadra siempre tenía uno" afirmó este bogotano que se recluyó en Villeta (Cundinamarca) por salud.

Durante muchos años los hicieron de acero, eran muy pesados pero tenían una muy larga vida útil. En contraste se comenzaron a hacer localmente de madera dándole ese toque colombiano, porque los metálicos "seguían siendo costosos", asegura Carlos.

Los de madera eran muy comunes en Boyacá, asegura, pero dice que los había en todo el país.

Con el tiempo, aparecieron los de plástico, "al principio fueron la moda, pero por ser más baratos se volvieron populares y todos tenían uno".

Actualmente, el triciclo ha perdido fuerza, ya no son como antes, no duran casi y al ser "desechables" como afirma Carlos, dejaron de ser ese juguete tan preciado.

El consejo de la semana

Al montar en bici, muchas veces uno termina con la ropa sucia por culpa de los charcos que hay en la vía, lo más recomendable es ponerle un guardabarros a su bicicleta, este accesorio, que es de fácil instalación, evitará que tenga inconvenientes por cuenta del barro y del agua, y más en una ciudad como Bogotá, donde los charcos están en todo lado.

El cartero

Agradezco el interés por la actividad ciclística urbana que han expresado en los artículos desde el Rincón de la Bici.

Hoy también disfrutamos el artículo sobre la bicicleta en la U., donde se evidencia que la actividad estudiantil móvil, en compañía de profesores creyentes del tema de la movilidad alternativa, supera muchas veces la actividad institucional, que es más lenta y algo incrédula.

Gracias por esto también.
Jorge Andrés Rodríguez Malagón

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.