Puentes al futuro

Puentes al futuro

notitle
10 de agosto 2012 , 06:52 p. m.

El petróleo, que ha alimentado los últimos 100 años de desarrollo de este planeta, es aún hoy percibido con una duplicidad perniciosa: por un lado, como una fuente de creación de riqueza sin paralelo, y por el otro, como un factor de distorsión económica y social impredecible. Sobrevivir exitosamente a esta dicotomía es, sin duda, el mayor reto que enfrentamos en la búsqueda de la sostenibilidad del petróleo como industria.

En nuestro caso particular, hemos visto de cerca la transformación de una zona en donde hace apenas un lustro la pobreza y la debilidad de las instituciones eran esencia de la cotidianidad. Un lugar remoto del centro, dominado por la presencia de grupos irregulares al margen de la ley, con la capacidad económica y militar para convertirse en una fuerza social y económica en el Guaviare, en Vichada y también en el Meta.

Allí, en donde en el 2001 predominaban la violencia y la economía del narcotráfico, hoy se alza el centro industrial petrolero más importante de Colombia. Allí están los campos de Rubiales y Quifa, que producen casi 230.000 barriles por día y emplean a más de 14.000 colombianos, que son remunerados con salarios y oportunidades de crecimiento personal excepcionales.

En poco tiempo, la región ha pasado de ser un desierto productivo a generar ventas que oscilan entre 8.000 y 9.000 millones de dólares al año y que se traducen en impuestos y regalías para que el Estado pueda impulsar el desarrollo y fomentar la equidad de oportunidades.

Sin embargo, el encuentro de las comunidades tradicionales y los grupos étnicos con la actividad petrolera no es un diálogo sin fricción. La industria ha aprendido, y continúa aprendiendo, a entender que el manejo adecuado de las idiosincrasias de cada región, de sus necesidades, de sus temores y de sus expectativas es pieza indispensable de la licencia social necesaria para sus actividades.

Es imprescindible entender, sobre todo en un país como Colombia, que la sola presencia de la industria petrolera en una zona tiene un alto impacto en el entorno, y este debe ser gestionado de manera precisa y consciente para que no solo genere bienestar a las comunidades que gravitan alrededor, sino que sea una fuerza de cambio.

Hace 5 años, Colombia producía 560.000 barriles por día. Hoy produce alrededor de 940.000 barriles por día y proyecta llegar al hito del millón en un plazo perentorio.

Alcanzar esta meta y construir sobre ella requiere esfuerzos e inversiones importantes. Colombia tiene aproximadamente 2.300 millones de barriles de reservas, que no son suficientes para mantener los niveles de producción actual y el ambicioso crecimiento.

Por eso, para que el país pueda avanzar, es fundamental seguir trabajando con metas claras y en forma alineada.

De la coordinación del Ministerio de Minas, la Agencia Nacional de Hidrocarburos, la Anla, las empresas, las comunidades y los trabajadores asociados en sindicatos modernos dependerá que el país pueda aumentar sus reservas y la actividad petrolera. Un reto que podrá transformar nuevas regiones y que hará posible que más colombianos tengan una mejor calidad de vida y que ejerzan su derecho a ser optimistas basados en hechos.

El paradigma ha cambiado. La agenda de diálogo alrededor de los recursos naturales y su desarrollo es radicalmente distinta. Y tal vez ese, más que los resultados económicos o las cifras duras, es el debate en el que debería centrarse el futuro del petróleo en Colombia, para hacer de él uno de los puentes hacia un futuro posible.

* CEO Pacific Rubiales Energy

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.