Celia Cruz podrá sonar libre en Cuba

Celia Cruz podrá sonar libre en Cuba

El Gobierno cubano eliminó la 'lista negra', nunca hecha oficial, que incluía a unos 50 artistas.

notitle
10 de agosto 2012 , 07:30 a. m.

¡Azúcar!", el famoso grito de guerra de la cantante cubana Celia Cruz; la no menos conocida canción Mi tierra, de Gloria Estefan; los sonidos jazísticos del clarinete y el saxofón de Paquito D' Rivera; los sones clásicos del pianista Bebo Valdés y hasta el Corazón partio, de Alejandro Sanz, podrán ser escuchados por fin en las radios cubanas luego de cincuenta años de prohibición no escrita.

La salida al aire de los 'innombrables de la música' dependerá de la decisión de los directores de las emisoras. Los Beatles también estuvieron vetados en los años 70 y 80. En su caso, la veda terminó antes. Hace varios años que la imagen a tamaño real del inolvidable John Lennon se sienta en el banco de un parque de La Habana custodiada por vigilantes que cuidan de que no le roben las gafas.

La noticia del fin de las listas negras en la radiodifusión cubana la dio la BBC. EL TIEMPO contactó con el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), pero las fuentes consultadas dijeron desconocer la medida.

No es extraño. Oficialmente no existía la prohibición expresa de no promocionar en las ondas a artistas que se posicionaron contra la revolución castrista y estaban borrados del mapa mediático isleño. Según Reny Martínez, periodista especializado en la vida cultural, los "artistas fueron prohibidos porque estaban haciendo declaraciones en contra de Cuba". Pero admite que "las cosas han cambiado. Algo ha cambiado en el partido. Creo que hay una nueva flexibilidad en la cultura", declaró.

Celia Cruz, conocida como 'La guarachera de Cuba', intentó visitar Cuba desde EE. UU., pero, al llegar, no la dejaron ir más allá del aeropuerto de La Habana. Murió el 16 de julio del 2003 (77 años), en Nueva Jersey con la nostalgia de no haber vuelto a pisar su "barrio, Santos Suárez", al que le dedicó uno de sus temas.

Sin embargo, sus paisanos la conocen, y muy bien, aunque su fama internacional la alcanzó viviendo en EE. UU. En los 70-80, gracias a las radios de onda corta, los más aficionados pasaban días y madrugadas sintonizando emisoras del otro lado del golfo de México. Grababan la música en casetes.

La llegada de tecnologías más novedosas incidió en la superación de la "prohibición" radial. La mayoría de los vendedores de CD y DVD ofrecen copias piratas de todos esos artistas.

Pero, a tono con los nuevos vientos en la isla comunista, artistas isleños hablan en sus canciones de colegas exiliados, lamentándose de que hubieran tenido que elegir entre sus ideas y su país. Habrá que ver si los responsables de las radios cubanas se animan a difundir 'innombrables'.

Milagros López de Guereño
Para EL TIEMPO
La Habana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.