Plaza Botero, polígono cultural de Medellín, se consolida tras 10 años

Plaza Botero, polígono cultural de Medellín, se consolida tras 10 años

Este es un lugar imperdible durante la visita a la capital de Antioquia.

09 de agosto 2012 , 09:51 a. m.
La plaza Botero, conocida como el parque de las esculturas o de los 'gordos', en una década se ha consolidado como un referente cultural y turístico de Medellín.

La dinámica del sector, zona céntrica de la capital antioqueña -en la que antes sobresalía Luna Park, un centro comercial famoso por sus billares y peluquerías- se empezó a transformar en 1999. La entonces directora del Museo de Antioquia, Pilar Velilla, y el maestro Fernando Botero coincidieron en la necesidad de desarrollar un proyecto de ciudad.

La idea era construir una plaza en la que permanecieran exhibidas 23 esculturas que el maestro donaría. A partir de este nuevo espacio, y con el Museo de Antioquia, ubicado al frente de la plaza, quedarían unidos otros lugares emblemáticos de esa misma área para formar un polígono cultural.

Hoy existe un corredor abierto y amplio por el que se transita observando las 23 gigantes esculturas de Botero, disfrutando de exposiciones, conciertos, conferencias o talleres de la casa del Encuentro, del Museo de Antioquia, donde antes funcionó la alcaldía de Medellín; y del Palacio de Cultura Rafael Uribe Uribe, de arquitectura gótica flamenca, que fue sede de la gobernación de Antioquia.

También se conocen una de las iglesias más antiguas de la ciudad, la Veracruz, y el tradicional hotel Nutibara, de estilo californiano.

La plaza Botero fue inaugurada en el 2002. Las obras expuestas son el resultado de un trabajo artesanal. Fueron elaboradas bajo una técnica de vaciado en bronce a la cera perdida y necesitaron de una pátina que cubre el metal para darle forma a cada personaje.

La plaza Botero tiene cinco bloques temáticos centrales. El primero reúne las partes del cuerpo, como la Mano, también llevada al lienzo; una cabeza humana y una mujer mutilada. Luego viene la confrontación del hombre y la mujer, en referencia a las matronas antioqueñas.

Los animales domésticos han sido pintados a lo largo de la carrera artística de Botero con el fin de dar un exagerado volumen a sus amos y puntualizar en el tema de las jerarquías, pero en el parque se convierten en protagonistas.

Además se recreó una parte mítica con figuras como la Esfinge o el Rapto de Europa. La quinta parte se denomina Mujeres reclinadas y consiste en la distribución de mujeres en poses sensuales.
 
Si usted va Visitar la plaza Botero es gratis. Entrar
al Museo de Antioquia cuesta $10.000. Niños, estudiantes y adultos mayores no pagan. Personas de estratos 1, 2 y 3 entran gratis con sus cuentas de servicios.
www.museodeantioquia.org.co; (4) 251 3636.
 
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.