Cumpleaños con la cara sucia

Cumpleaños con la cara sucia

notitle
07 de agosto 2012 , 04:49 p. m.

Dos años cumplió Juan Manuel Santos como presidente y gobierna casi bien, a pesar de las zancadillas de la chusma terrorista y del atraco de muchos ladrones de "smoquing" contra la salud, las obras públicas y los dineros públicos. Yo le rogaría al Gobierno que implante una seria austeridad, una saludable tacañería con el dinero público, porque hay mucho figurón derrochando nuestros impuestos en tiquetes internacionales, carro blindado oficial y asesores bien pagados. ¿Divorciados Uribe y Santos? No importa. Se divorció Lady Di del príncipe Carlos de Inglaterra y el mundo siguió andando.

Gustavo Petro entiende mucho de publicidad porque lanzó un globo muy sonoro para distraer a sus críticos. El Alcalde nos distrajo con una propuesta de típico chamboneo. Propuso crear sitios donde sea permitido consumir droga porque es un "asunto de salud pública". Un repetido lugar común. Dizque espera controlar los atracos. Se pifia, porque los que atracan no van drogados, van muy despiertos para someter a su víctima, robarle celular y reloj y correr como los atletas jamaiquinos.

¿Dónde se instalarían esas clínicas libertarias? Dudo de que sea en los barrios del estrato seis. Increíble: ¿Bogotá regalando droga por cuenta de los pagaimpuestos? Tremendo escándalo. Un chapineruno diría: "Ala, ni más faltara que con mis impuestos yo financie a esos cachifos". Injusto que los "fumaderos públicos" sean en barrios populares; sería devaluarlos y dañar su tranquilidad. Allá dirían: "Que se vayan para Rosales, La Cabrera o El Chicó, que tienen zonas verdes". Como vemos, la propuesta del Alcalde caerá en el vacío porque fue un globo de colorines para embobar incautos.

Antier (lunes), Gustavo Petro le celebró a Bogotá su cumpleaños. Lástima que para la fiesta no la bañaron,no le dieron estropajo, agua y jabón. En el largo 'puente' fui caminante por La Candelaria, por la 7a. desde el Capitolio hasta la avenida Jiménez, y finalicé en el Museo de Arte Moderno, en la calle 24.

Penoso paseo: sus miles de paredes y postes están mugrientos, piden limpieza, y no la hubo porque la fiesta de cumpleaños solo impulsó lo cultural, con danzas, música y teatro.

Veo que escribí sensatamente, en serio, porque de Barcelona llegaron Valentina y Emiliano, nieta y nieto de mi novia-esposa Lulita Arango, y sería cruel que esas inocentes criaturas leyeran frivolidades. Bogotá necesita baño, exige aseo, vías, civismo, honradez en las obras públicas, menos asesores ineptos y menos marrullas con los impuestos que la gente paga. Feo que Bogotá cumpliera años con la cara sucia.

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.