En Puente de Boyacá, militares retirados piden mejores condiciones

En Puente de Boyacá, militares retirados piden mejores condiciones

Presidente Santos dijo que se ha destinado un billón de pesos para el bienestar de los uniformados.

07 de agosto 2012 , 12:50 a. m.

En medio de la ceremonia de los 193 años de la batalla del Puente de Boyacá, un grupo de uniformados retirados de las fuerzas armadas piden ser escuchados por el presidente Juan Manuel Santos.

Quieren hacer una serie de peticiones con respecto a sus condiciones económicas tras su retiro de las fuerzas militares.

A la ceremonia, que se cumple en el Puente de Boyacá, asisten junto con Santos ministros, presidentes de las altas cortes, cuerpo diplomático, la cúpula de las Fuerzas Armadas, el Gobernador de Boyacá y algunos alcaldes de ciudades, entre ellos los de Tunja y Bogotá.

El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, hizo un balance de lo que han sido estos dos años del gobierno Santos. Sostuvo que aunque ha habido aciertos, también han surgido aspectos objeto de crítica.

Por su parte, el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, indicó que las aseveraciones que dan cuenta de que las tropas están desmotivadas, son desacertadas.

"Hay una percepción negativa con tendencia a la estigmatización y no podemos hacer el juego. Las Fuerzas Militares están en un alto grado de motivación. Nunca habíamos tenido un gobierno con tanta influencia en sus tropas y muestra de ello son los buenos resultados y la motivación permanente del gobierno a la Fuerza Pública", señaló el oficial.

Entre tanto, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, arzobispo de Tunja, hizo referencia al tema de la drogradicción recientemente propuesto por el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

"Ojalá se multipliquen los centros de rehabilitación para drogadictos y se necesitan dado que el consumo de droga y el daño cerebral y orgánico ha aumentado en el país. Después de la dosis personal las cosas se complicaron muchísimo, porque no se debería decir en estos términos, pero toda la droga que no se pudo exportar quedó en el país y, naturalmente, el colombiano pasó a ser el consumidor de la misma", enfatizó el prelado de la iglesia católica.

A su turno, el alcalde Petro comentó que la estrategia para reducir el consumo de narcóticos debe ser integral desde la prevención.

"Esto también incluye un componente de rehabilitación con tratamientos asistidos para salir del consumo, pero el mejor mecanismo es la comunidad terapéutica con personal científico, pero esta no es una política policiva sino de salud. Esto también debe tener un tercer elemento, que es disminuir el daño y para eso se crearon los centros asistidos de consumo en América", dijo.

Petro añadió que para el caso de Bogotá esto tiene como objetivo destruir el microtráfico y las ollas clandestinas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.