Libros

Libros

notitle
06 de agosto 2012 , 10:19 a. m.

Ospina y Gaviria investigaron durante cuatro años un crimen sucedido en la convulsionada Medellín de los 90. El resultado es una novela de suspenso que, como bien lo apunta Juan Gossaín, "es sobrecogedora y real".

¿Cómo se escribe una novela entre dos personas?
No existe una fórmula para escribir al alimón. En nuestro caso, hicimos un trabajo muy fuerte de escritura y edición mutua. Al ser dos autores-editores, cada uno le pedía silencio al otro. Para escribir hay que saber callar, más que decir. Tratándose de una ficción a cuatro manos, quisimos concentrarnos en la historia y no en las voces.


¿Qué tan reales fueron los hechos narrados en el libro? ¿Por qué los conocían?
Esta es una novela que se basa en unos hechos reales. En ese sentido, trabajamos mucho haciendo reportería, no para hacer una crónica, sino para llenarnos de sensaciones. Entrevistamos mucha gente que no tenía nada que ver con el hecho que nos inspiró, pero que nos ayudó a entender lo que significó esa época. Para nosotros, esta es la novela de la Medellín que nos tocó vivir.


¿Qué tanto hay de ficción en las páginas del libro?
Para matar a un amigo es una ficción. No vale que sea inspirada en hechos reales, porque al final prevalece la elaboración de los autores. Al no sentirnos representados por escritores de nuestra generación, apostamos por una dramatización de la ciudad de los que nacieron entre 1975 y 1985.


El tono tiene mucho de crónica periodística. ¿Por qué?
El hecho de escribir a cuatro manos exige establecer unos raseros narrativos. Uno de ellos era el tono. ¿Cómo encontrar uno en el que no peleen las dos voces?
Nos pareció natural esa forma sin artificios de la crónica, eso sí, adobada con elementos literarios que le dan consistencia a los personajes.


¿Por qué creen que en los 90 los niños bien de Medellín terminaron metiéndose en el mundo del crimen?
Nuestra novela es sobre la perplejidad, sobre la incapacidad de entender. ¿Quién puede entender algo así? Es precisamente eso lo que hace que una simple noticia del periódico tenga resonancias literarias. Una novela no explica, sólo enuncia.


¿Qué reacciones ha generado la novela entre las personas afectadas?
No sabemos si las personas vinculadas al hecho en el cual nos inspiramos la han leído. Nos encantaría saber que se ven redimidas de alguna manera. Hay tragedias familiares (bien sea porque uno hace parte de una familia en la que hubo un asesino o una en la que alguien murió por cuenta de este) de las que es mejor no esconderse.


Para ver el artículo completo, visite nuestra nueva página web www.revistacredencial.com

Síganos en Twitter @revcredencial

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.