Primer ministro sirio se suma a la rebelión y denuncia un 'genocidio'

Primer ministro sirio se suma a la rebelión y denuncia un 'genocidio'

Se trata de uno de los mayores golpes que sufre el régimen tras casi 17 meses de insurrección.

notitle
06 de agosto 2012 , 07:06 a.m.

El primer ministro sirio, Riad Hiyab, se sumó a la rebelión y acusó al presidente Bashar al Asad de "genocidio".

La rebelión contra el régimen del presidente Al Asad, que ha dejado más de 21.000 muertos, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El primer ministro no es que tenga mucho poder real, pero sí importancia simbólica. La televisión estatal siria presentó a primera hora de la mañana la defección de Hiyab como si se tratase de una destitución ordenada por el Presidente.

Sin embargo, minutos después, los grupos opositores confirmaban lo que es una victoria para su causa: la deserción de mayor nivel desde que comenzaron las protestas y la esperada prueba de que el régimen se quiebra por dentro.

El paradero de Hiyab es todavía un misterio, ya que después de que el Consejo Nacional Sirio (CNS) informó que se hallaba en Jordania tras haber cruzado la frontera, el gobierno jordano negó que estuviese en su territorio, lo que disparó los rumores sobre el destino final de Hiyab.

"Anuncio hoy mi deserción del régimen del terrorismo y me uno a las filas de la libertad y la dignidad. A partir de hoy formo parte de la revolución", señaló Hiyab en un comunicado leído en su nombre por su portavoz, Mohamed Aetri, en el canal catarí 'Al Yazira'.

En su mensaje, Hiyab se dirige al pueblo sirio "en un momento crítico, cuando el país se encuentra en el mayor nivel de los crímenes contra un pueblo que ha salido para pedir una vida digna".

Nacido en 1966 en Deir al Zur, Hiyab había sido nombrado jefe de gobierno el pasado 26 de junio, cuando era ministro de Agricultura, en sustitución de Adel Safar.

Según el consejero de comunicación de la comandancia del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), Fahd al Masri, este grupo organizó la huida la noche del domingo, y en ella participaron también otros tres ministros del gabinete, aunque esta información no pudo ser confirmada.

El representante del ejército rebelde señaló que se aseguró la salida de toda la familia de Hiyab, incluidos varios de sus hermanos, que trabajaban como altos funcionarios.

Por su parte, la televisión del Estado indicó que Omar Ghalawanji, vice Primer ministro y ministro de la Administración Local, fue designado para "despachar temporalmente los asuntos de actualidad".

Según el diario gubernamental 'Techrine', Hiyab presidió el domingo dos reuniones en el ministerio de la Administración Local "sobre las medidas a tomar para reorganizar las regiones purificadas de grupos terroristas armados", término con el que las autoridades designan a los opositores y rebeldes.

Antes que él, tres oficiales de las informaciones políticas en Damasco, incluidos dos hermanos del clan del vicepresidente sunita Faruk al Chareh, desertaron el domingo y huyeron a Jordania, aseguró el coronel Kasem Sad Edin, portavoz del Ejército Sirio Libre (rebeldes) en Siria.

Por otra parte, el primer astronauta sirio, el general Mohamad Ahmad Fares, de 61 años, se refugió en Turquía, según la agencia Anatolia.

El anuncio de la defección de Hiyab ocurre apenas unas horas después de que un atentado sacudió la sede de la radiotelevisión oficial en Damasco, que dejó heridos leves pero no perturbó la emisión de los programas. 

Alcance simbólico

El ataque tiene un fuerte alcance simbólico, dado que toma como blanco la principal arma de información del régimen de Bashar al Asad, que se encuentra además en un zona ultraprotegida de la capital.

Para entrar en el edificio hay que pasar varios controles de los servicios de seguridad. Dos días antes del atentado, el ejército afirmó que controlaba la totalidad de la capital, después de recuperar el barrio de Tadamun.

El canal de información en continuo 'Al Ikhbaria' mostró al ministro de Información, Omran al Zohbi, inspeccionando la tercera planta entre paredes destrozadas, sillas por los suelos, cables eléctricos que caen del techo y canalizaciones de agua rotas, mientras que los equipos de rescate evacuaban a un herido.

El sábado, los rebeldes habían atacado ya sin éxito el edificio de la televisión estatal en Alepo (norte), y el mismo día el OSDH confirmaba que un presentador del mismo canal, Mohamad al Said, secuestrado a mediados de julio en su domicilio de Damasco, había sido ejecutado.

Mientras que cada vez más desertores y civiles toman las armas frente a la sangrienta represión del régimen, Basma Kodmani, una de las portavoces del Consejo Nacional Sirio (CNS), principal coalición de la oposición, afirmó que Catar, Arabia Saudita y Libia entregan armas a los rebeldes.

En Alepo, pulmón económico del país, nuevos bombardeos y disparos de armas automáticas se registraban este lunes en varias zonas, con saldo de ocho civiles y un dirigente rebelde muertos, según el OSDH.

Desde que amaneció, han muerto 28 personas en todo el país en episodios violentos, incluidos 21 civiles y ocho rebeldes, según la organización basada en Londres, que obtiene sus informaciones y balances de una red de militantes y testigos en Siria. 

"Masacre" en Hama

Por otra parte, el Consejo Nacional Sirio (CNS) acusó al ejército de haber perpetrado una "masacre" que habría dejado cerca de 40 víctimas en una localidad de la provincia de Hama (centro).

Según el CNS, principal coalición de la oposición, esta masacre perpetrada en Harbnafsa, de 8.000 habitantes, en una provincia sunita "se inscribe en el marco de un exilio confesional" forzado.

El comunicado precisa que las tropas bombardearon primero la localidad con la ayuda de tanques durante más de cinco horas, antes de lanzar el asalto, dejando 40 muertos y 120 heridos, en su mayoría de gravedad.

El OSDH, sin embargo, reduce la cifra de muertos a 11, incluidos cinco niños. Para preparar la batalla de Alepo, que considera "decisiva", el ejército finalizó el domingo el envío de importantes refuerzos en esta ciudad, segunda del país y escenario de violentos enfrentamientos desde el 20 de julio.

DAMASCO
AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.