Secciones
Síguenos en:
'Petro demostró ser buen opositor y mal ejecutor': Gina Parody

'Petro demostró ser buen opositor y mal ejecutor': Gina Parody

La excandidata a la Alcaldía de Bogotá afirma que el Alcalde resultó ser un improvisador.

notitle

Usted fue colega en el Congreso de Gustavo Petro. ¿La ha sorprendido que sea tan diferente del Petro que hoy es alcalde de Bogotá?

Pues para serle franca, el Petro de hoy es absolutamente distinto del que conocí en el Congreso. Me ha impresionado no solo el cambio de carácter sino su falta de diligencia y eficacia. Petro era uno de los congresistas más legitimados, más demócratas, más taquilleros. De alcalde ha resultado uno de los peor calificados del país, de los menos demócratas, casi rayando con la tiranía en muchas de sus medidas y en la cero tolerancia de sus críticas. No ha producido resultados importantes para una ciudad que venía de una crisis grande.

¿Me está diciendo que Petro se comporta como un tirano?

Sí. No entiende una relación de oposición democrática sino una relación de amigo-enemigo. O la gente está con él o lo quiere tumbar, derrocar o matar. Para él todo eso es sinónimo. La democracia admite el disenso sin necesidad del complot, que es la herramienta que saca Petro cada vez que le cuestionan su eficiencia. Él no es un demócrata de pensamiento y por eso se la pasa pensando que lo quieren tumbar a la fuerza como hacen los tiranos en casos similares. Un demócrata no tiene complejo de golpe de fuerza, porque tiene un espacio mental para el disenso. Petro no lo tiene. Me ha impresionado que él critica a Uribe porque decía: el que no es uribista es guerrillero. Petro es igual. O los bogotanos están con él, perdonándole sus improvisaciones, o lo quieren tumbar o matar. Como dijo García Peña refiriéndose a Petro: "Un déspota de izquierda, por ser de izquierda, no deja de ser déspota".

¿Quién quiere tumbar a Petro? Con todo respeto, ¿usted no es uno de ellos?

De ninguna manera. Mi actividad política no tiene como fin tumbar a los funcionarios públicos. Es un accionar para generar más ideas, políticas, polémicas sobre lo que está pasando en la ciudad. En el caso específico de Petro, para prender las alarmas a tiempo, y que la gente comience a exigirle, para que no nos vuelva a suceder lo de Samuel Moreno. Petro está demostrando su incapacidad para ejecutar. Usted me preguntaba las diferencias entre el congresista y el alcalde: Petro demostró que era muy buen opositor, pero a la hora de gobernar, resultó un improvisador. Revocarlo o derrocarlo lo único que haría sería victimizarlo, que es en realidad lo que él quiere. El principal jefe de la oposición de Gustavo Petro es el mismo.

Su descripción es apocalíptica. ¿No le reconoce al alcalde ningún logro?

El tema del desarme es importante en una ciudad tan violenta como Bogotá, pero debe estar acompañado por un alcalde no violento y tolerante con la crítica. Me parece bien que haya continuado y extendido la política iniciada por Clara López, del mínimo vital de agua para los más pobres. La discusión sobre el tema de los toros me gustó. Pero le critico a esa discusión que los primeros seis meses el alcalde decide en qué se gasta su capital político. Por ejemplo, Jaime Castro se lo gastó en depurar las finanzas de la ciudad, Mockus en cultura ciudadana, Peñalosa en movilidad y espacio público. Lucho en la lucha contra la pobreza. Y ese fue el sello de sus alcaldías. El sello de Petro va a ser regalar la plata y prohibir los toros. Eso le puede generar un boom populista en el corto plazo, pero es lo contrario a encaminar la ciudad por la ruta de la igualdad de oportunidades.

Han salido los técnicos a preguntarle al alcalde que cómo va a pagar esos regalos...

En el tema del subsidio del agua, la Empresa de Acueducto -y eso si no siguen decreciendo sus utilidades- puede financiarlo. Pero el de transporte, que cuesta $ 2,4 billones, no hay de dónde sacar la plata. Puede que este año sí, porque cogió la plata del fondo de estabilización financiera, 160.000 millones, que tiene TransMilenio, pero hasta ahí llega. Y acá viene una pregunta de fondo: si existieran los 2,4 billones, ¿a qué se los invierte: ¿a bajar tarifas indiscriminadamente (para ricos y pobres) o a desmontar la doble jornada en educación pública, es decir, para que los pobres estudien las mismas horas que los ricos, que cuesta lo mismo? Yo me iría por la segunda. Petro se fue ya por la primera.

Mejor dicho, ¿usted entiende para dónde va este alcalde?

No. La ciudad no tiene ni puerto donde llegar ni capitán en el barco. Petro ha tomado unas medidas aisladas para construir su capital político, pero no enmarcadas dentro de una política de igualdad de oportunidades. Los bogotanos nos sentimos a la deriva.

Muchos están contentos con los resultados de los cambios en el pico y placa...

Es la única medida que ha tomado el alcalde en el tema de movilidad. Pero esa no es una medida gerencial, es una transitoria que toman las ciudades cuando no saben qué hacer con el volumen de carros. Las medidas gerenciales son decisiones de corto, mediano y largo plazo. Por ejemplo, debería crear un centro de control vial, unas gerencias de vías en las zonas como la calle 13, donde se lo están suplicando los trabajadores de la zona franca. Tiene que hacer más transmilenios y el metro pesado. No se puede poner a improvisar con un tranvía que no tiene ni pies ni cabeza, solo para que en tres años pueda cortar una cinta. Tiene que construir autopistas urbanas que ya se han probado en ciudades como Santiago de Chile y Ciudad de México, donde recorridos que duraban hora y veinte ahora duran 20 minutos.

En entrevista con este diario, Petro propone unas zonas de la ciudad de tolerancia absoluta donde el consumo de droga sería libre. ¿Qué opina?

¡Increíble! Se imagina lo que una madre con un hijo adicto puede sentir cuando lee que el alcalde no propone un hospital de rehabilitación para sacar a su hijo de la adicción sino que le abre el camino hacia el abismo que lo puede llevar a la muerte? Países que tomaron medidas parecidas están reversando esas decisiones. La propuesta debe ser, una, de prevención en el consumo y no de fomento. Y, dos, planes públicos para la rehabilitación.

Otro anuncio del alcalde es que si le toca, volverá a hacer público el servicio de recolección de basuras...

Ese es uno de los temas que demuestra su incapacidad. Había una licitación en marcha cuando llegó que incluye baja de tarifas, reciclaje y áreas limpias; lo que tenía que hacer era integrar a los recicladores a la operación, como agentes ambientales; ¿y que pasó? No pudieron, declararon urgencia manifiesta para contratar directamente con los mismos cuatro operadores. Se vence esa etapa en septiembre 17; va a volver a contratar directamente por 6 o 3 meses, para después pasar a que el Distrito compre camiones para hacer él mismo la recolección de las basuras. ¿Volveremos a la Edis? ¡Qué desastre!

¿Es cierto que con sus anuncios de urbanización Petro elevó el precio del suelo en Bogotá?

Sí, y espantó a los constructores formales. Eso significa que no puede hacer vivienda de interés social. Petro no mide el efecto de sus anuncios. Por eso las ventas en construcción en Bogotá han decrecido un 25 por ciento, mientras que en Barranquilla aumentaron 25 por ciento. Mire lo que pasó con el valor de la acción de la Empresa de Energía. Tiene que ser más responsable, porque sus declaraciones son un factor que juega en el escenario económico.

Para ser justos, ¿siete meses no es muy poco para exigirle al alcalde que cumpla sus promesas de campaña?

Es suficiente para haber cumplido por lo menos algunas de ellas. Jardines infantiles no ha hecho ni uno y, al contrario, se bajó de la meta de mil a 600 y de unos estándares altos a la adecuación de las salas de unas madres comunitarias. La tal sociedad del conocimiento que prometió la ha cambiado por regalar la plata de la ciudad, que tiene efecto en los votos a corto plazo, en lugar de construir políticas para una sociedad con igualdad de oportunidades. Esto último no le interesa a Petro porque sus aspiraciones políticas requieren cosas que tengan impacto ya, para construir su capital político. Lo fácil es regalar plata. Para el largo plazo, no está montando ninguna política seria que saque a la gente de la pobreza.

¿Cómo va la seguridad de Bogotá? Porque dicen que el homicidio ha bajado...

La reducción del homicidio es una tendencia nacional. Petro tiene al general Martínez, que es un gran policía para combatir la inseguridad. Pero las cabezas de las organizaciones criminales siguen intactas. Petro no ha tenido la valentía de manejar él y no solo delegar en la Policía la política de seguridad. Se han multiplicado los alias en Bogotá. ¿Qué tal un barrio en ciudad Bolívar que está siendo azotado por un tal alias 'Dios'? ¿Se imagina lo que está haciendo 'Dios'? Reclutando niños, enviciándolos y traficando con armas.

Bogotá tiene AAA entre las calificadoras de riesgo. ¿Cree que puede conservarlo si Petro sigue regalando la plata de la ciudad?

Las finanzas de una ciudad se acaban por dos vías. Por el robo o por el despilfarro. Petro optó por la segunda. Está regalando plata sin tener nuevas formas de ingreso. Bogotá tiene un marco fiscal de mediano plazo que no contempla regalar plata, y eso puede determinar que Bogotá comience a ser una ciudad financieramente riesgosa y pierda su calificación.

La ETB planea descartar el sistema de la licitación y proceder a hacer billonarios contratos por contratación directa. A dedo. ¿Cómo le parece?

Petro criticó de Samuel la concentración de la contratación en pocas personas, la contratación sin el lleno de requisitos legales y la contratación a dedo. Pues eso es lo que están haciendo. Y en la ETB se dice que van a concentrar la contratación de la publicidad del Distrito, que vale 300.000 millones de pesos, para que sea también a dedo.

La chequera de la publicidad del Distrito es un poderoso embellecedor de la eficacia del alcalde...

Lo que él sueña es: medio que hable bien de Petro, medio que tiene pauta publicitaria del Distrito; medio que hable mal, no tendrá. La tiranía total. Afortunadamente, la mayoría de los medios están por encima de eso.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.