Eduardo Dávila, de la élite costeña a la cárcel La Picota

Eduardo Dávila, de la élite costeña a la cárcel La Picota

El cuestionado empresario pagó cárcel por tráfico de droga y ahora fue condenado por homicidio.

notitle
04 de agosto 2012 , 10:26 p. m.

Un lío de celos terminó por enviar a prisión a Eduardo Enrique Dávila, un poderoso empresario y dirigente deportivo del Magdalena que pasó de frecuentar los sitios más exclusivos de la élite costeña a la cárcel La Picota.

La justicia lo halló culpable del asesinato de Carmen la 'Nena' Vergara, una administradora de inversiones que se movía en la alta sociedad samaria y quien además de trabajar para María del Pilar Espinosa, exmujer de Dávila, se había convertido en la principal defensora de una relación sentimental que ella tenía con un extranjero.

Antes de ser asesinada, la celestina de María del Pilar había escapado a dos atentados, y advirtió que si algo le pasaba sería responsabilidad de Dávila.

Testigos dicen que él enloquecía cuando se refería a su expareja y advertía que acabaría con cualquiera que se interpusiera en su reconciliación.

"Dávila había manifestado su animadversión hacia la víctima, la culpaba de su ruptura sentimental y además por ese rompimiento, según los testigos, tuvo un detrimento patrimonial considerable", dice la sentencia del juez de Medellín, que recientemente condenó a Dávila a 34 años de prisión.

En el juicio varios testigos se retractaron, otros denunciaron sobornos para cambiar su versión, aparecieron dos personas que sin conocer los detalles del crimen se entregaron como los autores del asesinato, y se supo que uno de los escoltas de Dávila, señalado de coordinar el crimen, fue asesinado y su tumba volada con explosivos.

Dávila, expresidente del Unión Magdalena, es miembro de una reconocida familia asociada al poder económico y político, pero también a varios escándalos. En la Costa es recordado por sus trajes elegantes y el número de hombres armados que lo escoltaban en fiestas del jet set y reuniones políticas.

Esta no es la primera vez que está tras las rejas. Ya había estado preso por una carga de marihuana encontrada en una de sus cabañas de Bahía Concha (Magdalena), y ha sido investigado por lavado de activos, amenaza, constreñimiento, concierto para delinquir, estafa y homicidio. Además ha sido salpicado por sus presuntos nexos con paramilitares de 'Jorge 40'.

En el proceso por el que fue condenado aparecen como autores materiales del crimen exintegrantes del bloque Tayrona, y el propio Dávila reconoció una reunión con 'Jorge 40' en la que medió para que no extorsionaran a su expareja. Su cercanía con las autodefensas nunca fue un secreto; su hermano José Domingo llegó a ser gobernador del Magdalena con el apoyo de paramilitares y fue condenado a siete años de cárcel, y el exsenador Miguel Pinedo Vidal, quien era su compañero en los partidos de fútbol en el estadio Eduardo Santos, también terminó preso por nexos con las Auc.

En enero del 2004 tras un enfrentamiento en una calle de Santa Marta, Dávila logró escapar herido a un atentado. A finales de ese año un juez le quitó el 25 por ciento de las acciones del Unión Magdalena, que se convirtió en el segundo equipo de fútbol del país enredado con 'dineros calientes'.

A comienzos de año Dávila apareció entre los empresarios que con trampas habrían logrado control de zonas protegidas del Parque Tayrona. En esos terrenos intentó en el 2001 conseguir una licencia para construir un megapuerto.

Los líos de María del Pilar

María del Pilar Espinosa estuvo casada con Jorge Gnecco, miembro de una de las más poderosas familias de Cesar y Magdalena. Tras su asesinato en 2001 a manos de paramilitares, empezó a salir con Dávila, que era el padrino de uno de sus hijos. Luego de 4 años se separó del empresario en medio de acusaciones de maltrato y de malos manejos en su empresa. María del Pilar acusó a sus hijos de internarla en una clínica mental para quedarse con sus bienes y el año pasado sobrevivió a un ataque de sicarios en Soacha.

saibui@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.