Cartografía simbólica en prologo de Ramón Zallo

Cartografía simbólica en prologo de Ramón Zallo

Nuevos contextos para las relaciones entre comunicación y cultura.

notitle
01 de agosto 2012 , 10:05 a. m.

Desde su obra de 1987, 'Economía de la comunicación y la cultura', hasta esta que publica la Editorial Gedisa, han transcurrido 24 años de exploración rigurosa de una de las intersecciones más sugestivas del pensamiento y la realidad contemporáneos, la de la comunicación con la cultura.

Ramón Zallo lo ha hecho sabiendo perfectamente las exigencias de la tarea y sobre todo las implicaciones, conceptuales y prácticas, de semejante aventura. Se trata, ni más ni menos, de 2 áreas de la vida social en que se han producido transformaciones vertiginosas y cambios radicales. Un cuarto de siglo podría ser una medida temporal breve, pero cuando se observan estos 5 lustros desde el prisma de los cambios, se tiene la impresión de una gran velocidad y variedad de las transformaciones.

Estas son aún más decisivas en el encuentro entre comunicación y cultura que escogió Ramón Zallo para sus investigaciones: haber seleccionado desde entonces esta interacción, fue no sólo un acierto sino una opción.

No era frecuente, en la década de los 80 que la comunicación se viera en la perspectiva de la cultura, porque la primera era apreciada desde la exposición de modelos formales o explícitamente desde los medios y la segunda buscaba salirse de su encerramiento en las bellas artes, las humanidades o el folclore. Como se constata en esta obra, Ramón Zallo reconsidera los 2 campos, ampliando su proyección y sobre todo problematizándolos.

En el espectro de tiempo en el que transcurren sus 2 libros, se han desatado procesos comunicativos que no sólo han influenciado en la cultura, sino que inclusive han participado en la creación de nuevas formas culturales. Entre ellos están el ritmo vertiginoso de las innovaciones, la  modificación del panorama de los medios, el fortalecimiento de una economía que tiene uno de sus fundamentos en la creación y en el conocimiento y la aparición de actores inéditos que progresivamente han aumentado el protagonismo de su acción.

Pero también, en estos años se han transformado las rutinas sociales de la apropiación de los bienes comunicativos y culturales, se han diversificado sus cadenas productivas, se han creado mercados especializados y se han renovado los significados de las políticas públicas de la comunicación.

Para el pensamiento comunicacional latinoamericano, la obra de Zallo llegó en un momento en que los investigadores de esta parte del mundo se hacían preguntas semejantes, suscitadas por el paisaje simbólico y social de un continente en que las culturas forman un ancho y profundo tejido mestizo y en el que las dinámicas sociales se encuentran, muchas veces de manera tensionada, con lo propios dinamismos sociales e institucionales.

En otra escala pero con intensidad semejante, en América Latina se ha vivido la intersección entre comunicación y cultura, con problemas para los que la obra de Zallo aporta una mirada crítica necesaria. Su ubicación en la economía, ha puesto un acento que ya desde el año 1987 advertía lo que estaba sucediendo con la cultura en un contexto de industrialización, organización empresarial y circulación de los bienes creativos en mercados que tienden a expandirse.

Lo que ofrece este texto es precisamente la percepción de los cambios que desde entonces se han producido y que introducen las relaciones entre comunicación y cultura en otro universo que está habitado por mutaciones culturales, un entorno digital nuevo, un crecimiento prodigioso de internet y las redes sociales y una refiguración muy de fondo de los procesos económicos globales en los que se despliegan las múltiples manifestaciones de la cultura.

La aproximación a la economía de la cultura que ofrece el autor, supera con creces las visiones simplemente cuantitativas, para adentrarse en una nueva economía política que se convierte en economía crítica, porque se complementa "con la teoría social y una teoría de poder".

Es una economía "de valores intangibles o simbólicos -escribe el autor- generados por trabajos creativos, en forma de bienes o servicios individualmente insustituibles y en permanente renovación de contenidos o de interpretaciones".

Es a la vez, una economía en que se dan zonas de bienes públicos, mercados imperfectos y gestiones particulares y especializadas de las administraciones públicas nacionales y regionales y que no se aplica solamente a las manifestaciones culturales inscritas en lógicas industriales o comerciales, sino también al arte, los bienes patrimoniales materiales e intangibles y las expresiones de las culturas populares. Estas precisiones son fundamentales.

A partir de estas definiciones básicas, Ramón Zallo construye en esta obra, una mirada integral sobre lo que está sucediendo en los ámbitos de la comunicación, con la creación, las tecnologías, los usos sociales, la diversidad y las identidades. Para los latinoamericanos esta mirada no nos resulta extraña, sino extraordinariamente oportuna.

Mientras que existen evidentes similitudes con las circunstancias del contexto europeo y español, hay también diferencias específicas a las que este texto proporciona valiosos elementos de análisis. Los diversos estudios de la UNESCO, el PNUD y la UNCTAD, muestran que América Latina apenas participa un 3% en el intercambio mundial de bienes y servicios producidos por las industrias culturales y que hay marcadas asimetrías y concentraciones en su desarrollo, ya sea en los países como entre ellos.

También subraya la fuerte presencia que tienen los productos culturales masivos, sobre todo los de E.U., en la cartografía simbólica latinoamericana.

Pero la contundencia de estos datos y sus reveladoras proporciones, no pueden impedir observar con cuidado el dinamismo comunicativo que atraviesa un continente que tiene grandes empresas audiovisuales, como la Red Globo en Brasil o Televisa en México y que es un mercado de cientos de millones de consumidores en el que circulan bienes culturales de muy diferente naturaleza.

Junto con ellos, crece un tejido inmenso de experiencias comunicativas locales, se experimentan apropiaciones originales que vinculan la comunicación con las estrategias para salir de la pobreza, se une a la cultura con las solidaridades y las socialidades básicas y se resaltan grupos sociales -como por ejemplo los de los jóvenes que aún son la mayoría en esta región- que encuentran en este campo oportunidades para trabajar, pero también para expresarse y sentirse integrantes activos y con palabra de sus comunidades.

Las políticas comunicativas y culturales ocupan un lugar central en el itinerario cognitivo de esta obra, porque son centrales también en la vida de nuestras sociedades. El autor reconoce con claridad su perfil de acuerdo a los paradigmas a los que pertenecen para preguntarse después sobre el significado de tales políticas en tiempos de la diversidad, el conocimiento y la globalización.

¿Qué significan los ideales de libertad real entre iguales, de solidaridad y de reconocimiento de las diferencias, en este nuevo momento de diseño de las políticas públicas, en países que viven diferentes crisis y cuyos ciudadanos se asoman menos ilusioriamente al mundo de las esperanzas fáciles y de las promesas aplazadas?

Ése es el tipo de interrogantes que atraviesan este libro con que el autor abarca una época de su propia producción intelectual. Y es el tipo de indagaciones y de análisis que nos sirven a todos los que recorremos los mismos caminos, ya sea en la escena europea o en los territorios, a la vez, distantes y cercanos, de América Latina.

Germán Rey
Director del Centro ÁTICO de la  Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá, Colombia).
Experto en industrias y políticas culturales


 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.