Sigue debate en Estados Unidos sobre armas de fuego

Sigue debate en Estados Unidos sobre armas de fuego

En su defensa del derecho a armarse, muchos estadounidenses no reconocen límites.

notitle
28 de julio 2012 , 11:23 p. m.

El debate es constante en Estados Unidos: ¿Dónde termina la libertad de todo ciudadano de tener armas de fuego? ¿Qué tipo de armas? ¿En qué lugares?

En ese país, que ya ha visto tragedias similares a la de Aurora, como la masacre de Columbine (a 35 km de allí), en 1999, o la de la Virginia Tech, en el 2007, la discusión sobre el control de armas se reactiva tras cada nuevo tiroteo.

La polémica dio tema para el documental del 2002 Bowling for Columbine, en el que el director Michael Moore concluye que una de las causas de esta clase de violencia es la facilidad con la que se compran armas en el país.

Salvo la restricción a la venta de armas automáticas (ametralladoras), el estadounidense promedio puede comprar desde un revólver hasta un rifle de asalto con poco más que su licencia de conducir. Algunos estados exigen controles para la venta de ciertas armas, pero estos no son efectivos, y hay numerosas 'puertas traseras'.

Quienes reclaman más controles dicen que hechos como el de Aurora hablan por sí solos. Los defensores de la Segunda Enmienda alegan que un asesino no se detendrá porque le sea más difícil conseguir un arma. Para ellos, la conclusión que arroja el tiroteo de Aurora es muy diferente: "Si yo hubiera estado allí, lo habría matado".

Un arma no se le niega a nadie

En otros países, el derecho a tener un arma debe adquirirse, pero en EE. UU. se nace con él. La Segunda Enmienda a la Constitución consagra la tenencia de armas como un derecho de todos los estadounidenses. El propio presidente Obama, que apoya más controles, reconoce que "disparar y cazar hacen parte de una querida tradición nacional".

Si va a tomar... llévela

En muchos estados de EE. UU. es legal entrar armado a un bar. La mezcla de alcohol y armas de fuego no preocupa a quienes defienden el derecho a portar sus armas. Por añadidura, la legislación al respecto es confusa en el mejor de los casos. Incluso donde está prohibido, es legal entrar armado a un bar para preguntar si se puede entrar armado.

Ferias de armas

Cada año, más de 2.000 'gun shows' se realizan en EE. UU., según el Departamento de Justicia. Los vendedores que participan no están obligados a tener licencia ni a verificar los antecedentes de sus compradores.

Líos con la justicia

Las personas condenadas a una pena de cárcel superior a un año pierden sus derechos de tener armas de fuego. En 22 estados, esos derechos reviven de manera automática cuando el reo es liberado, incluso bajo fianza. En 6 de esos estados, la norma aplica solo para menores de edad.

Ropa de élite

El asesino de Denver compró por Internet, con su nombre real, un chaleco 'para asalto urbano', dos portacartuchos y un 'cuchillo táctico'. La firma que vendió el equipo (por 306 dólares) rechazó las críticas diciendo: "Las armas y las balas están sujetas a regulación. La idea de que ropa y equipo táctico también lo estén es escandalosa".

Armas en el cine

La cadena dueña del teatro Century 16 en Aurora, donde ocurrió la masacre, anunció que prohibirá la entrada de armas a sus 5.181 salas en todo EE. UU. En respuesta, varios sitios web de armas anunciaron un boicot a los cines de esa marca.

Balas 'matapolicías'

Aunque la munición de armas de mano capaz de perforar chalecos blindados es ilegal para uso civil en EE. UU., muchas se venden libremente porque no están clasificadas como tales. Las balas de rifle (casi todas pueden penetrar un chaleco blindado) se consideran legales.

No están todos los que son

La base de datos de enfermos mentales incluye a menos de la mitad de los que debería. Los autores de los tiroteos de Tucson (2011) y Virginia Tech (2007) habían sido identificados como enfermos mentales y pasaron chequeos de antecedentes.

En el supermercado

Walmart vende armas y municiones en muchas de sus tiendas, en especial cerca a áreas rurales. Aunque la firma modificó sus políticas tras los hechos de Columbine, dice que ofrecer armas es fiel a su premisa de vender de todo.

¿Y los terroristas?

De acuerdo con la ley federal, la pertenencia a una organización terrorista no le quita a una persona su derecho a poseer armas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.