Planes recomendados para pasear en pareja

Planes recomendados para pasear en pareja

Una empresa bogotana diseña planes a la medida con los gustos de su pareja.

notitle
28 de julio 2012 , 06:04 p. m.

Hay cientos de personas que harían cualquier cosa por amor, de eso no hay duda. El problema -a menudo- es que no saben qué hacer. Ni mucho menos cómo.

Esa es la base sobre la que se cimienta una empresa en Bogotá que ofrece un "flechazo de amor directo al corazón de su pareja".

Usted solo tiene que llenar un test sobre la persona a la que ama: qué comida le gusta, qué flores, fragancias... Además, datos de la relación como la fecha de aniversario. La firma diseña y le entrega un plan a la medida.

Esa organización, una especie de 'cupido moderno', opera solo mediante la página alltravelandservices.com, que existe desde hace ocho meses y cobra entre 450.000 y 3 millones de pesos por cada plan.

Básicamente son viajes románticos a Cartagena, Santa Marta y San Andrés (ver recuadros), pero también a poblaciones en la Sabana de Bogotá. Hay desde paseos en limusina y cenas románticas en exclusivos salones, hasta singulares picnics en la represa de Tominé, entre Guatavita y Sesquilé.

Esa última fue, precisamente, la elección de Alfonso Atuesta, de 35 años y trabajador de una petrolera. Contrató a la empresa para proponerle matrimonio a su novia. "Yo no sirvo para ser romántico, no se me ocurre nada, y quería decirle que se quedara conmigo para siempre", dijo.

Ese día, en marzo, un carro los recogió en un hotel del norte de Bogotá y los llevó hasta Guatavita. Allí tomaron una lancha hasta la mitad de la represa de Tominé, en una especie de isla tapizada con flores naturales de color amarillo.

Solo había un árbol; bajo su sombra, estaba la primera sorpresa: el picnic de manteles rosados, cojines de color fucsia, vino, tabla de quesos y unas canastillas de madera que ocultaban chocolates.

Mientras tomaban vino -cuenta Lady Espitia- gerente de la empresa, empezó a sonar la canción preferida de la pareja (Te busco, de Celia Cruz). "Les habíamos llevado con antelación un grupo de son cubano para que la interpretara en vivo", dice Espitia.

Atuesta se casó a los dos meses del picnic (que le costó 750 mil pesos) y, en agradecimiento, contrató con la misma empresa su luna de miel.

Los 'escapes'

Cartagena, Santa Marta y San Andrés son -sobre todo- los destinos para pedir la mano de la amada.

1. Suite árabe en Santa Marta

La playa de Bello Horizonte, en Santa Marta, es el escenario de una 'escapada romántica' diseñada para lunas de miel o para reconciliaciones. Se trata de una noche con todo incluido en una suite árabe con jacuzzi al aire libre y frente al mar. La playa privada está decorada con antorchas. La mesa principal está sobre la arena. Hay flores y vino. El montaje, que incluye lencería de lujo, cena y hospedaje, cuesta 800 mil pesos cada noche. Este valor no incluye tiquetes aéreos ni traslados.

2. En las Murallas

El Baluarte de San Lorenzo, en Cartagena, es el epicentro de otra típica escapada romántica. Inicia con un recorrido de 45 minutos por el centro histórico de Cartagena en coche. Ya en el lugar, que tiene vista a la bahía y el castillo de San Felipe, los espera un camino de pétalos de rosas que los lleva a una cama tipo 'lounge', rodeada por un barril con candeleros, portachampaña y velas de colores. Este plan, usado generalmente para pedir la mano de la novia, cuesta en promedio 850.000 pesos.

3. Bogotá en limusina

Los novios son recogidos en una limusina que recorre la 'Zona T' y el norte de Bogotá. Ellos van tomando champaña hasta llegar a la calle 104 con carrera 16, a un centro de negocios que tiene un salón denominado Los Espejos. El lugar se transforma para el amor: una luz tenue, un camino de antorchas, velas y flores hacen parte de la decoración. Los únicos clientes son los novios, quienes son atendidos por un chef que prepara una cena a cuatro tiempos. Al final, una bandeja plateada simula llevar el postre cuando, en realidad, lleva un anillo de compromiso. Ese plan vale 800 mil pesos.

4. En yate por la bahía

El plan en Cartagena inicia en el muelle del barrio Manga, a las 5 p.m. Un yate de 42 pies con canapés, vino y saxofonista a bordo lleva a los enamorados a ver el atardecer por la bahía. La embarcación atraca diagonal al castillo de San Felipe, frente al Club de Pesca. En este punto, los enamorados van tomando vino. De repente, sale un buzo del agua y, sin quitarse la careta, entrega un cofre a la novia. En él hay joyas de fantasía y en el fondo una ostra que contiene un anillo de compromiso. Al final, la pareja cena en el Club de Pesca.

Detalles hacen la diferencia

Según los clientes de este 'cupido moderno', el secreto no está en los planes, porque suelen ser los mismos, sino en personalizar cada cosa. "Yo me veía a mí misma en cada detalle, ese es el éxito", dijo una cliente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.