El Ejército sirio ataca Alepo, se teme una masacre

El Ejército sirio ataca Alepo, se teme una masacre

Numerosos civiles se han refugiado en los subterráneos de sus casas.

notitle
28 de julio 2012 , 05:19 a.m.

Las fuerzas del régimen de Bashar al Asad iniciaron el sábado el bombardeo de preparación para su contraofensiva destinada a desalojar a los rebeldes de Alepo, segunda ciudad de Siria y posición estratégica en el conflicto.

Varios países y la ONU habían manifestado su preocupación frente a la posibilidad de este ataque. Washington evocó la eventualidad de una nueva matanza en este país ensangrentado por 16 meses de violencias provocadas por la represión de un inédito movimiento de impugnación al régimen.

Los refuerzos que se concentraban desde hacía días en los alrededores de Alepo (norte) avanzaron hacia el barrio Salahedin, "que cuenta el mayor número de rebeldes", afirmó Rami Abdel Rahman, presidente del OSDH, que agregó que "se puede decir que comenzó el asalto".

Un corresponsal comprobó que este barrio del sudoeste de la ciudad de 2,5 millones de habitantes estaba cercado y bombardeado por el ejército desde las 8:00 de la mañana del sábado (hora local) y que los soldados avanzaban a pie.

Según el OSDH y militantes, había combates en la entrada de Salahedin y en varios barrios de la capital económica del país, bombardeada y sobrevolada por helicópteros. Se trata de los "combates más violentos desde que comenzó la revuelta", según el OSDH, organización con sede en Gran Bretaña que obtiene sus informaciones de una red de militantes en el terreno.

El ataque fue lanzado más de una semana después de la apertura de este nuevo frente el 20 de julio, luego de que el ejército recuperara la iniciativa en Damasco, que también fue teatro de violentos combates en los barrios hostiles al régimen Asad. En otros lugares del país, el ejército trataba de tomar por asalto la región de Lajat, en la provincia de Deraa (sur).

Cerca de Hama (centro), la localidad de Karnaz estaba sitiada y bombardeada por el ejército que atacaba también algunos barrios en Homs (centro), según el OSDH.

En Alepo, desde hace unos días el ejército bombardeaba barrios rebeldes esperando refuerzos para recuperar el control de esta ciudad, a 355 al norte de Damasco. Los refuerzos están "casi completos" para una contra ofensiva, había afirmado el viernes una fuente de los servicios de seguridad. Pero los rebeldes se hicieron fuertes en callejuelas muy estrechas, "lo que hará difícil una batalla".

Un diario allegado al régimen sirio se refirió al ataque contra Alepo como "la madre de todas las batallas". Según informaciones obtenidas por un corresponsal en el terreno, desde hace dos días los rebeldes no habían lanzado ninguna operación importante, economizando sus municiones de cohetes antitanques. 

Los habitantes están confrontados a grandes dificultades para abastecerse de pan. Numerosos civiles se han refugiado en los subterráneos de sus casas, y un movimiento de éxodo podía notarse en algunos barrios como el de Sukari (sur).

La batalla de Alepo es "sumamente importante para los dos campos", destacó Ignace Leverrier, ex diplomático francés que estuvo destacado en Siria.

"Para el régimen, es una ciudad comercial en la que tiene muchos aliados, especialmente entre los hombres de negocios con los que cuenta para financiar una parte de su esfuerzo militar", dijo. "Para los rebeldes, la ciudad es la clave de Siria del Norte", agregó el experto.

"Al controlarla podrán asegurar una zona protegida reclamada desde hace meses por la revolución siria para poder atender a los heridos y dar refugio a los desertores y a sus familias".

"Al acumular los medios militares pesados alrededor de Alepo, Bashar se dispone a cometer nuevas matanzas contra su pueblo", denunció el viernes el ministerio francés de Relaciones Exteriores.

Estados Unidos, que había manifestado su temor de una nueva matanza, condenó de partida una "agresión odiosa y reprensible de las fuerzas de Asad contra este centro de la población civil". En toda Siria, la represión y los combates dejaron el sábado 13 muertos, 8 rebeldes y 5 civiles.

El viernes hubo más de 150 muertos, según el OSDH. Desde el comienzo de la revuelta en marzo de 2011, han muerto más de 19.000 personas, según el OSDH.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.