¿En qué o en quién confiar?

¿En qué o en quién confiar?

notitle
26 de julio 2012 , 05:37 p.m.

Imagínese que usted es abogada y que ha estado dedicada desde joven al servicio y estricto cumplimiento de la ley y convencida de que esta y el derecho son los pilares de la civilización, la base para resolver los conflictos, y de que en el cumplimiento y respeto de la ley y la estricta adherencia a las normas se distingue quién es bueno y quién no.

Adicionalmente, suponga que, en una de esas vueltas trágicas de la vida, usted está recluida desde hace meses en la cárcel del Buen Pastor por haber obedecido, en el ejercicio de sus funciones como servidora pública, la orden de un juez. La Fiscalía sospecha que usted y ese juez fueron cómplices en un esquema para defraudar al Estado y la mantiene en la cárcel mientras se adelanta la investigación, sin que usted represente peligro alguno para la sociedad, ni haya hecho en la vida nada distinto que ejercer el derecho con suma diligencia y plena convicción.

Piense, además, que, mientras usted está encarcelada, presa de una depresión porque se ha derrumbado a su alrededor la estructura sobre la cual había construido su concepto de lo ético y el respeto que la rodeaba, altos dignatarios de las cortes y la superestructura del Estado se confabularon para eliminar las distancias entre los tres poderes, conseguir prebendas y reformar la Constitución para facilitar que salgan libres los parlamentarios y altos funcionarios que están acusados de haber cometido actos delictivos en el ejercicio de sus funciones, individualmente o en asociación con criminales, paramilitares o guerrilleros.

Esta situación hipotética, que está basada en el caso real de una persona que debe no saber en este momento en qué o en quién puede confiar, coincide con lo que trata el ensayo sobre la fragilidad de la bondad humana, de la filósofa Martha Nussbaum, coautora, con Amartya Sen, de un conocido libro sobre la calidad de la vida. Nussbaum utiliza la historia de Hécuba, en la tragedia de Eurípides del mismo nombre, para debatir sobre la bondad humana y la capacidad de mantener esa cualidad, aun cuando la incertidumbre de la vida nos confronta con situaciones extremas y nos somete a duras pruebas (La fragilidad del bien: fortuna y ética en la tragedia y la filosofía griega. Madrid, Visor, 1995).

Viuda del rey de Troya, Hécuba ha sido esclavizada; su hija, sacrificada por los griegos en honor de Aquiles, y un hijo, asesinado por un rey amigo, a quien ella y su marido se lo habían confiado con una dote en oro que habían puesto a su cuidado para lo que le pudiera hacer falta en caso de que Troya sucumbiera. Pudo más la codicia que las reglas de comportamiento, y el amigo, para quedarse con el oro, asesinó al joven y, en lugar de sepultarlo, lo arrojó al mar.

Esto, y no el sacrificio de la hija, es lo que hace que la anciana se desquicie. Se le desmorona el ámbito ético al que ella le atribuía la calidad de las acciones humanas y se convierte en una fiera. Le saca los ojos al asesino y mata a sus dos hijos. Ella cree que se justifica hacerlo si la ley "va a ser violada y no pagan su castigo quienes dan muerte a sus huéspedes u osan apropiarse de los bienes consagrados a los dioses".

Pero también paga por ello porque, aunque griegos y troyanos justifican su proceder, pierde su condición humana y se transforma en un animal salvaje. Nussbaum insiste en que esto no debió ser así porque, para conservar su calidad humana y su bondad, las personas deben estar preparadas para que las sacudan violentamente las circunstancias más extremas, sobre las que no tienen control. Pero también se debe considerar que se necesita una fortaleza casi sobrehumana para mantener la confianza cuando se aplica la ley en forma inexplicable y los jueces actúan al vaivén de inexplicables e injustificadas circunstancias sin tener que responder.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.