Aprenda el uso correcto de la letra 'y' como i griega y como ye

Aprenda el uso correcto de la letra 'y' como i griega y como ye

Fernando Ávila, delegado de la Fundéu BBVA, da este y otros consejos de ortografía.

24 de julio 2012 , 08:30 p. m.

La letra "y" tiene dos usos, consonante y vocal. Como consonante la podemos llamar ye, y como vocal, i griega, nombre que se salvó en México en el 2010, cuando se le daba la última revisión a la nueva Ortografía de la lengua española.

Como consonante se pronuncia como suelen hacerlo los paisas y más marcadamente los argentinos. En la mayoría de departamentos colombianos se pronuncia igual que la doble l, en palabras como billete, caballo, lluvia. En algunas zonas, como Boyacá, se hace la distinción perfecta entre el sonido de la ll (antiguamente llamado elle), más suave, y el de la consonante ye, más fuerte.

La letra "y" es consonante cuando va antes de vocal: yate, yema, Yidis, yoruba, yuca. Y es vocal cuando va al final de la palabra después de otra vocal: hay, carey, voy, muy, y cuando va sola como conjunción, Antonio y Antonia. Hasta hace unos cien años se escribía aún Antonio i Antonia.

Esa característica morfológica tiene consecuencias:
En español no hay palabras terminadas en i griega si a esta letra no la precede otra vocal. Por eso, las voces inglesas pony, penalty, panty, sexy, derby se escriben en español con i latina: poni, penalti, panti, sexi, derbi.

En general, tampoco hay i griega interna, en función de vocal. Por eso palabras inglesas como nylon, Myriam, cycle se escriben en español con i latina: nailon, Míriam, cicla (así le decimos en Bogotá a la 'bicicleta').

La única excepción usual es pyme, sigla de 'pequeña y mediana empresa'. Otras excepciones han caído en desuso, como haylas ('las hay') o doylas ('las doy') o son de uso tan escaso en nuestro medio como fraybentino, gentilicio de Fray Bentos, capital del departamento de Río Negro, Uruguay. Aparte de esas excepciones, la letra "y" interna tiene función de consonante ye: maya, Cayena, coyote, yeyuno.

Lo anterior explica por qué los plurales de gay, espray, yóquey y disyóquey (mi tema de la semana pasada) no son gays, esprays, yóqueys y disyóqueys, formas en las que la i griega no va al final, como debe ser, sino gais, espráis, yoqueis y disyoqueis. También explica por qué en voces compuestas la i griega (y) pasa a i latina (i): diez y seis = dieciséis; veinte y seis = veintiséis; cal y canto = calicanto; corre, ve y dile = correveidile.

Fernando Ávila
Delegado de la Fundéu BBVA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.