Armas

Armas

notitle
24 de julio 2012 , 07:32 p.m.

En Estados Unidos, la masacre de Aurora (Colorado) revivió el debate sobre el control de las armas. De espaldas a las preocupaciones de la gente, los candidatos presidenciales Obama y Romney permanecen callados.

Mientras tanto, en Nueva York, los delegados gubernamentales de las naciones del mundo sí hablan de regulación de armas, pero a puerta cerrada. El diálogo para lograr el primer tratado sobre comercio internacional de armas convencionales se empantana. Se acabaron las posturas públicas y ahora se negocia en secreto.

En el 2006, la Asamblea General de las Naciones Unidas puso en marcha un proceso de consultas para la negociación de un régimen internacional de transferencias de armas. Se pretendía romper con la laxitud existente. Según Oxfam, una ONG británica, los Estados que fueron objeto de 26 embargos multilaterales en la última década, como Myanmar, República Democrática del Congo y Sudán, alcanzaron a comprar hasta 2.200 millones de dólares en armas.

Estados Unidos objeta la inclusión de municiones porque su gobierno estima difícil la vigilancia de sus flujos. De qué sirve fiscalizar la circulación de nuevos rifles pero no de balas, se preguntan algunos. Mucho daño se puede hacer con fusiles viejos.
Rusia se opone a la incorporación de armas pequeñas y todavía se discute qué trato se deberá dar a los componentes de armas y a las nuevas tecnologías, como los vehículos aéreos no tripulados.
Como era de esperarse, lo que más divide a los países radica en las restricciones de las ventas. El mercado de armas produce, aproximadamente, 70.000 millones de dólares anuales. Algunos países aspiran a prohibir la transferencia de armas a gobiernos que cometan crímenes de guerra y contra la humanidad. Otros esperan que esas situaciones solo sean "tenidas en cuenta".
En medio de este debate, no sobra preguntarse, por ejemplo, qué hacen miles de granadas suizas en Siria. Al parecer, en el 2003, los Emiratos Árabes Unidos compraron 225.000 que terminaron en el lugar equivocado.

¿Importa en la valoración del hecho si son las fuerzas de seguridad o las opositoras quienes están haciendo uso de ellas? Muchos arguyen que una interdicción estricta con criterio de derechos humanos hubiese impedido a Francia armar a los rebeldes en Libia.

El gobierno de Colombia se ha servido del sistema interamericano para llamar la atención al continente sobre la asociación del tráfico ilícito de armas con el narcotráfico. La guerra contra las drogas constituye también una contra la disponibilidad de las armas, plantea la Casa de Nariño.

Buena parte del armamento que utilizan las Farc y los demás grupos armados ilegales proviene del exterior y entra por los países vecinos. A la fecha, no existe manera de exigir la suspensión o prohibición de una venta de armas si existe un peligro de redireccionamiento a un grupo ilegal. Una adquisición, como la venezolana de 100.000 rifles rusos, hubiese estado sometida a un mayor escrutinio y seguimiento internacionales.
El viernes, ante el posible fracaso de la negociación, 74 países presentaron un pronunciamiento sobre los estándares mínimos aceptables. Entre los firmantes, se encontraba Colombia.
"Necesitamos prevenir la transferencia de armas convencionales cuando exista un riesgo sustancial de que serían usadas para cometer o facilitar violaciones graves del derecho internacional, tendrían un efecto desestabilizador en conflictos existentes o serían desviadas a usuarios no autorizados".

Un tratado así de robusto protegería a Colombia del tráfico ilícito de armas y, como importador legal, la obligaría a ser más vigilante de sus compromisos de derechos humanos.

¿Quiénes se oponen más a un tratado con dientes? Irán, Siria, Corea del Norte, Cuba y Venezuela. Cosas del imperio, dicen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.