El informe que puso en jaque a uno de los bancos más grandes del mundo

El informe que puso en jaque a uno de los bancos más grandes del mundo

Reporte retrata cómo el HSBC se habría prestado para lavar dinero a narcos y terroristas.

notitle
23 de julio 2012 , 08:43 p.m.

"Esto es, sin lugar a dudas, un escándalo de dimensiones inimaginables. No estamos hablando de violaciones pequeñas, sino espectaculares. Lo que queda claro es que a este banco lo único que le interesaba era la plata, sin importar de dónde viniera", dice Jack Blum, un abogado de Washington con amplio conocimiento sobre lavado de activos.

Blum se refería a un informe del Senado de Estados Unidos que fue revelado el pasado martes y en el que se expone cómo el HSBC (The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation), uno de los bancos más grandes del mundo, pudo prestarse para lavar dinero del narcotráfico y de grupos terroristas a través de sus filiales en Estados Unidos y otros países.

El reporte, que cuenta con 250 páginas y tardó más de un año en ser elaborado, es a todas luces demoledor y da cuenta de una cultura bancaria en la que se obviaron todos los controles previstos para evitar el flujo de capitales de procedencia ilegal.

De acuerdo con el reporte, entre el 2006 y el 2009, el HSBC aceptó más de 60.000 millones de dólares de filiales en países como México, Rusia y las Islas Caimán, que luego procesó a través del sistema bancario de EE. UU., ignorando todos los controles previstos.

Según el Senado, transacciones que en un mundo como el de hoy, y dado su lugar de procedencia, debieron generar alertas rojas desde el comienzo.

El caso mexicano, al que el reporte dedica una buena sección, es uno de los más emblemáticos.

De acuerdo con este, en las sucursales del HSBC en este país fueron depositados en este periodo al menos 7.000 millones de dólares en efectivo sin que los operarios plantearan la menor objeción por el posible carácter ilegal de los fondos.

En algunas ocasiones, anota el documento, personas se presentaban a los bancos con tulas cargadas de dólares sin
supervisar en algún momento su procedencia.

Peor aún, el informe sostiene que el banco sabía de las laxas políticas contra el lavado de su filial mexicana desde el mismo momento en que la adquirió en el 2002 y, sin embargo, no hizo nada para corregirlas.

El mismo reporte relata cómo las autoridades de ese país le advirtieron al HSBC en al menos dos ocasiones que era probable que por las cuentas que acababa de abrirle a algunos clientes circulara dinero del narcotráfico.

Uno de los casos incluidos en el reporte, y que expone los laxos controles que existían, es el del empresario mexicano de origen chino Zhenli Ye Gon, un cliente de HSBC que fue arrestado por la DEA y acusado de utilizar laboratorios farmacéuticos para producir metanfetaminas.

"Las cuentas no fueron designadas como de alto riesgo a pesar de las inusuales transacciones que habían llamado la atención varias veces entre el 2003 y el 2007" indica el reporte.

Más grave aún, cuando la oficina de HSBC a cargo de temas de lavado de dinero promovió el cierre de esa cuenta por actividades sospechosas, la propuesta fue desechada después del visto bueno dado por la oficina de servicios personales financieros de la propia institución.

En un correo electrónico, un funcionario de esta división argumentó entonces que Unidem, uno de los laboratorios de Ye Gon, era un cliente "en buen estado, documentado de manera apropiada y reconocido".

Para el Senado de Estados Unidos este caso no solo habla de laxitud, sino quizá también hasta de complicidad entre funcionarios de la institución.

Otro de los problemas que detectaron los investigadores es el relacionado con las cuentas fantasma en paraísos fiscales como las Islas Caimán.

Según el reporte, en algún momento el HSBC llegó a manejar hasta 60.000 cuentas de mexicanos en estas islas.

Asimismo, al menos 1.500 de ellas ni siquiera aparecen en los reportes de balance del banco.

El HSBC, según el informe del Senado, no sabe tampoco quienes son los propietarios del 48 por ciento de esas cuentas.

Como en el caso de México, el reporte presentado la semana pasada cita todo tipo de irregularidades en relación con Irán, un país considerado "patrocinador del terrorismo por Estados Unidos y con el que están prohibidas las transacciones financieras".

El informe del Senado da cuenta, por ejemplo, de cómo filiales de HSBC realizaron 25.000 transacciones por un valor de 19.400 millones de dólares sin advertir a las autoridades que estas tenían relación con Teherán.

Durante la audiencia en el Senado, donde se presentó el reporte, directivas del banco se excusaron y prometieron tomar correctivos. Entre ellos, el cierre de 22.000 cuentas de mexicanos en Islas Caimán.

A su vez, David Bagley, jefe del Departamento de Control de la entidad bancaria, anunció su renuncia.

De otra parte, la Oficina del Controlador de Monedas (OCC), regulador bancario del gobierno estadounidense, también aceptó su responsabilidad por no tomar a tiempo medidas contra HSBC.

Críticas con nombre

Una de las personas que más críticas ha recibido por el escándalo es el expresidente ejecutivo del HSBC y actual secretario de Estado británico de Comercio, Stephen Green, al revelarse que el banco continuó operando cuentas vinculadas supuestamente a los carteles de la droga mexicanos tras haber sido alertado.

Según el diario The Observer, Green y otros exejecutivos de la institución bancaria recibieron la advertencia de los organismos reguladores sobre los problemas de supuesto lavado de dinero.

Las revelaciones de estas operaciones, contenidas en el informe del Senado de EE. UU., vienen cuestionando la labor de Green al frente del HSBC, del que fue consejero delegado entre el 2003 y el 2006 y presidente ejecutivo entre el 2006 y el 2010, cuando entró en el gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas.

Hasta el momento, Green se ha negado a hablar del informe, pero el portavoz del Tesoro del Partido Laborista (en la oposición), Chris Leslie, le ha escrito para exigirle que revele cuándo tuvo conocimiento del problema y qué medidas tomó para corregirlo.

"Es un asunto de gran importancia para la opinión pública que tenga la oportunidad de explicar si estaba al tanto de algo durante el tiempo que permaneció en el banco", indica la misiva de Leslie.

Las críticas contra Green llegan en momentos en que es visto como favorito para suceder a Mervyn King como gobernador del Banco de Inglaterra, según la prensa.

Y es que las revelaciones exponen la debilidad de México para frenar el flujo de dinero ilícito.

El presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de
México, Guillermo Babatz, admitió que hay "diversas fallas, vulnerabilidades del sistema financiero", aunque defendió las medidas adoptadas para fortalecerlo y subrayó que fueron las investigaciones hechas en su país las que permitieron desnudarlas. Babatz resaltó que entre el 2002 y el 2009 se advirtió al HSBC de la debilidad de sus controles para prevenir el lavado de dinero y se impusieron sanciones, aunque solo de carácter administrativo.

Sergio Gómez Maseri
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.