¿Cuál es el Joker?

¿Cuál es el Joker?

notitle
23 de julio 2012 , 05:12 p.m.

Vestido de negro, con una máscara antigás, un rifle y cientos de municiones listas para incrustarse en el cuello, el pecho y las piernas de un auditorio lleno a reventar. Así entró James Eagan Holmes a una sala de cine en Denver, Colorado, el pasado jueves, donde se proyectaba el último 'remake' de Batman. Entró, y siguiendo un ritual tristemente común en Estados Unidos, abrió fuego contra adolescentes, niños, hombres y mujeres. Porque sí. O, como dijo el joven de 24 años, porque él es el Joker, uno de los villanos contra los que lucha Batman.

¿Qué dijo Obama, qué anunció el candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, ante el ataque? Que era necesario un momento de reflexión contra este tipo de actos dolorosos y sin sentido. Es decir, le apuntaron a lo seguro y a lo políticamente correcto. No era para menos; los dos andan en campaña a la presidencia y no pueden darse el lujo de perder electores.

De modo que Obama, presidente actual de EE. UU. y candidato a la presidencia en las elecciones del 6 de noviembre, evitó otra vez el debate de fondo: el porte de armas y el fácil acceso a municiones por parte de la población civil. El debate lo abrió a escala internacional Michael Moore con su documental 'Bowling for Columbine', aunque desde entonces todos los presidentes han evadido el tema como si se tratara de una enfermedad contagiosa.
Y Barack no ha sido la excepción: el premio Nobel de Paz -esto cada vez suena más irónico- acumula ya un prontuario de decisiones guerreristas o al menos una intención deliberada de no pisarles los callos a los electores que consideran sagrado el porte de armas como método legítimo de defensa.

Que Obama calle, sin embargo, lo ubica en el bando de los presidentes que buscan perpetuarse a toda costa en el poder y no en el bando de los líderes políticos con un interés legítimo por la comunidad que representan. Pero la prioridad dentro de la Casa Blanca, en este momento y hasta noviembre, es la reelección de Obama. Tanto así que han buscado no intervenir, en la medida de lo posible, en conflictos bélicos por fuera de sus fronteras para evitar cambios abruptos en el electorado. El primer presidente negro camina calladito hacia otro período presidencial. Y delega en Hillary Clinton la visita al nuevo presidente egipcio y las rechiflas de los ciudadanos.

Por eso calla su opinión frente al porte de armas, a pesar de que una matanza se le cruce en su camino. Callará, como ha callado con su incumplida promesa de cerrar Guantánamo, como calló antes tras aprobar la muerte a quemarropa de Osama Bin Laden, como ha callado en estos días ante la arremetida del dictador sirio, Bashar al Assad, contra su pueblo.

Él calla, y sigue vendiendo pocillos con su cara, recaudando fondos para seguir instalado en la Casa Blanca, con nadadito de perro, como quien no quiere la cosa. Pero podría salirle el tiro por la culata. Ya el editorial del 'NY Times' condena su silencio en su edición del sábado 22 de julio. ¿Qué quedará al final de ese presidente que se destacó por defender los derechos gay y que cogió las riendas de un país en plena crisis económica?

La imagen fresca del político que representaba el polo opuesto de McCain y de George W. Bush se acerca, cada vez más, a la de esos presidentes que ganan adeptos a punta de luchas contra un enemigo común. Llámese Al Qaeda, o llámese Irak, Vietnam, el narcotráfico o la migración ilegal. Y cada vez se parece más a esos villanos de película, como el Joker, y menos a los héroes que luchan por la justicia, como Batman.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.