Menos pases, nuevo escenario (Opinión)

Menos pases, nuevo escenario (Opinión)

notitle
22 de julio 2012 , 08:00 p.m.

Puede ser un récord: 71 días pasaron desde el fin de la Liga Española y una semana desde que comenzó su pretemporada para el ciclo 2012-2013 y el Real Madrid no ha realizado fichajes. Ni los ha anunciado. Hay soterradas gestiones por el croata Luka Modric, del Tottenham. Pero buscarán el momento menos crítico para divulgarlo. En un país al borde del colapso financiero, con 24,4% de desocupación y en el que diariamente salen a la calle cientos de miles de personas a protestar, contratar un jugador para ocupar el banco de suplentes por 40 millones de euros sonaría indignante. Casi escandaloso. Más cuando se tiene el plantel del Madrid, desde hace tiempo el más caro del planeta.

Pero, en el fondo, que el club más comprador de la historia del fútbol no compre, también dibuja una realidad: el mercado de pases ha cambiado. Se está produciendo una fuerte transformación en el fútbol mundial. La verdadera revolución la produjo el Caso Bosman, en diciembre de 1995, cuando se estableció que un jugador con 23 años cumplidos, al término de su contrato es libre de fichar en cualquier institución sin pagar indemnización alguna a su club anterior. Ahí cambió todo.

Ahora el escenario está mutando a velocidad por dos factores puntuales: 1) La crisis económica europea, que oprime especialmente a los dos países más compradores por tradición: España e Italia. 2) El surgimiento de muchos nuevos mercados con poder adquisitivo como China, Rusia, los países árabes y Brasil.

El más afectado en este nuevo mapa de las transferencias es el fútbol argentino, desde siempre el principal productor y exportador de jugadores. Desde los años 50's los clubes argentinos se financian en buena medida con la venta de jugadores. Con defectos y vicios, la fábrica siempre produjo en cantidad: el futbolista argentino es buscado por su adaptabilidad a cualquier medio y por sus tres virtudes básicas: técnica, combatividad y gol. En la temporada 2011-2012 se registraron 789 goles argentinos en las ligas de Italia, España, Francia, Inglaterra, Alemania, Portugal, Rusia y otras menores. 

Según un estudio de la página www.ticespor.com hay 1.507 argentinos actuando fuera del país. Aunque muchos son desconocidos que se van por su cuenta. De acuerdo al TMS -Sistema de Correlación de Transferencias-, el nuevo mecanismo electrónico de la FIFA donde se asientan todos los pases, el 70% de las operaciones de todo el mundo fue con jugadores libres, el 12% correspondió a préstamos, el 8% al retorno de profesionales cedidos y apenas un 10% fue producto de ventas de un club a otro.

Cada día se reducen más las ventas (y los montos). Y el último mercado de invierno europeo (en enero) fue elocuente: Argentina no le vendió un sólo jugador. Esto está generando algunas situaciones novedosas: A) Que los clubes contraten menos y, por ende, se endeuden menos, aunque seguirán perdiendo calidad los planteles. B) Que busquen nuevos ingresos para reemplazar las históricas ventas. C) Que deban liquidar jugadores a precio de feria o liberarlos directamente, dado que las divisiones inferiores siguen produciendo y mandando elementos jóvenes a Primera.

Esto representa una oportunidad para países vecinos de llevarse jugadores de buenas aptitudes a precio más que accesible. O sin pagar pase. El que mejor lo aprovecha es Chile. Actualmente hay 136 argentinos actuando en el país de Neruda. Y en algunos casos se dan buenos negocios. La 'U' de Chile captó a Walter Montillo (un crack) por 2 millones de dólares y lo revendió al Cruzeiro por 8.

En los últimos días, Cerro Porteño ganó el título en Paraguay venciendo a Olimpia en la última fecha. El gol del 2 a 1 fue un tiro libre exquisito de Jonathan Fabbro. Independiente Santa Fe fue campeón colombiano la semana pasada después de 37 años con una figura estelar: Omar Pérez. Dos excelentes productos de la cantera de Boca que fueron cedidos a precio de oferta por acumulación de jugadores en el primer equipo. A eso nos referimos.

En este nuevo status quo el fenómeno naciente es Brasil, que paga fortunas a los atletas. Argentina ya colocó 18 figuras en el mercado amazónico. Argentina ya colocó 18 figuras en el mercado amazónico. Darío Conca, Walter Montillo y Andrés D'Alessandro, tres números 10, fueron electos los tres mejores valores del año 2011 en Brasil. Y eso terminó de afianzar el flujo migratorio.

Esta bonanza económica brasileña, unge como favoritos a sus equipos en los torneos continentales. Incluso en el Mundial de Clubes. Corinthians-Chelsea puede marcar un punto de inflexión. Por primera vez en años Sudamérica tendrá fuertes chances de vencer a los europeos. Corinthians es casi tan poderoso como el club inglés. Y aunque se le fue el fortísimo zaguero Leandro Castán (a la Roma), contrató a dos talentos: el peruano Paolo Guerrero (fantástico número 9), y el habilísimo Burrito Martínez, volante ofensivo de Vélez. Si el fútbol tiene un átomo de lógica, ambos deberían darle un plus estético y de volumen de juego al granítico y eficiente campeón de la Libertadores. 

La potencia económica de los clubes brasileños hará que, en lo inmediato, absorban lo mejor del continente. Santos acaba de fichar (el viernes) al Patito Rodríguez, de Independiente, que seguro va a tirar algunas paredes imperdibles con Neymar.

Es una nueva tendencia. Lo que no varía es el negocio: genera cada vez más dinero y los clubes ven cada vez menos. Los únicos auténticamente prósperos son los futbolistas. Cada día más.

Jorge Barraza
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.