EE. UU. deporta al país más de 2.000 criminales por año

EE. UU. deporta al país más de 2.000 criminales por año

Muchos son narcos. En Colombia nadie les sigue el rastro. Van 29.000 desde 2001.

notitle
21 de julio 2012 , 09:08 p.m.

El 21 de mayo aterrizó en Bogotá un avión chárter de la aerolínea ICE AIR (del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos) del que bajaron 53 colombianos poco después de que agentes federales les quitaron las esposas.

Todos venían de pasar largas temporadas en cárceles de ese país por delitos que van desde intento de homicidio y narcotráfico hasta fraude y conducir en estado en embriaguez. Entre los pasajeros también había proxenetas, asaltantes y personas acusadas de portar armas ilegalmente.

Todos llegaron a una sala de Inmigración con cartas que los acreditaban como deportados y, dos horas después, terminaron en las puertas de Eldorado mezclados con los demás viajeros.

EL TIEMPO investigó y estableció que este tipo de desembarcos se hacen casi mensualmente y que también se usan vuelos comerciales.

De hecho, en los últimos diez años, EE. UU. ha enviado a 28.841 exconvictos, entre ellos a Carlos Robayo, 'Guacamayo', lugarteniente del capo Diego Montoya, a quien le atribuyen varios asesinatos.

La cifra equivale a casi el 25 por ciento de la población carcelaria del país. Y, según información suministradas a este diario por el ICE, ha ido en aumento desde el 2001, cuando EE. UU. devolvió 1.983 personas. La cifra alcanzó el pico de 3.250 en el 2007. Pero siempre ha bordeado los 2.500 expresidiarios al año.

¿Quién controla?

A mayo de 2012 ya iban 1.147, lo que hace prever un ascenso en las estadísticas.

Migración Colombia tiene claros protocolos para registrar el ingreso de exconvictos y chequear si tienen órdenes de captura vigentes.

Pero ninguna otra autoridad lleva un control de qué tipo de personas arriban por esa vía, a pesar de que EE. UU. anuncia con anticipo los vuelos y los coordina con la Policía. EL TIEMPO lo constató con el chárter de mayo y con otros envíos de narcos.

"Los gringos lo bajan a uno del avión: De ahí en adelante todo corre por cuenta nuestra", narró a este diario uno de los hombres que llegó en el chárter, tras pagar 12 años por narcotráfico.

Y agregó que entre varios de los exconvictos tuvieron que hacer una colecta de 30 dólares para ayudar a pagar los pasajes en bus de tres compañeros de viaje oriundos de Cartagena, Cali y Medellín.

Solo en casos excepcionales, como el de los capos Phanor Arizabaleta y Víctor Patiño (al que EE.UU. bajó del avión a última hora), autoridades locales han procedido a indagar procesos abiertos.

Pero esa medida se tendrá que extender porque el número de deportados promete aumentar con las nuevas políticas de EE. UU. en materia de inmigración y mafia.

Un sector de la DEA trabaja para que se elimine la posibilidad de que los narcos se queden en EE. UU. tras colaborar y cumplir las penas.

Para esa agencia, personas con esos prontuarios no pueden permanecer en su país.

De hecho, ya se habla del retorno de Fernando Henao Montoya, el menor del clan Henao; de Néstor Caro, 'Felipe', y de Eduardo Restrepo Victoria, el 'Socio'. Los dos últimos tienen indagaciones en Colombia por tráfico de armas y nexos con uniformados corruptos.

"La justicia de Colombia tiene la responsabilidad de monitorear el regreso de todas esas personas y avanzar en los procesos en su contra. Nosotros cumplimos", aseguró una fuente federal.

Giorgio Sale se les coló
Tenía orden de captura pero no fue detectado

La falta de controles en el retorno de estas personas quedó en evidencia con el caso del señalado lavador de la mafia Giorgio Sale. Tras cumplir una condena en Italia, Sale regresó al país en diciembre e ingresó por el aeropuerto Alfonso Bonilla, de Cali, a pesar de tener una cuenta pendiente con la justicia colombiana y circular de la Interpol. Según explican autoridades, la Fiscalía no había actualizado la orden de captura y el DAS -que aún estaba a cargo del ingreso de personas al país- lo dejó seguir sin problema. Agentes de inmigración explican que otro de los mecanismos que usan los deportados para evadir el chequeo de sus antecedentes es el de ingresar por vía terrestre.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.