Detrás de las fotos

Detrás de las fotos

notitle
19 de julio 2012 , 06:14 p. m.

Carlos Cárdenas, estudiante de la Universidad de Los Andes, detenido en la cárcel Modelo desde el 7 de julio pasado, sospechoso de ser autor de la muerte de Luis Andrés Colmenares, también estudiante de Los Andes, quedó en libertad mediante disposición  de una juez de garantías que desestimó por inconsistentes y mentirosas las declaraciones de los testigos presentadas por el fiscal del caso, Antonio González, como prueba contra Cárdenas.

Si los argumentos que adujo la juez para dictar su providencia se ajustan a la verdad, queda el fiscal en una situación delicada. ¿Se inventó los testigos? ¿Procedió a la ligera y no corroboró las versiones del hasta ahora principal testigo, Wilmer Ayola? Estas preguntas flotan en el ambiente y enredan aún más el de suyo complicado asunto de la muerte de Luis Andrés Colmenares, que tendría perplejos a los mismísimos Sherlock Holmes y Hércules Poirot.

Detenidas están, igualmente, Laura Moreno y Jessy Quintero, estudiantes  de Los Andes, aquella como coautora imperfecta de la muerte de Colmenares, y esta por falsedad testimonial, como la que ahora se le atribuye a Wilmer Ayola. Si Cárdenas ha quedado libre, no hay razón para mantener privadas de libertad a Moreno y a Quintero.

Otra pregunta que se mastica en boca del público es ¿quedará impune la muerte de Luis Andrés Colmenares? En mi opinión la impunidad aquí no consiste en que los culpables o causantes, si los hubo, de la muerte del joven Colmenares, escapen al castigo. La impunidad reside en que esa muerte misteriosa reste sin resolver. Es decir, que si los jóvenes imputados son absueltos por los jueces, su absolución no despeje la duda, ni deje claramente establecida la inocencia de quienes hasta el momento están indiciados de haber causado la muerte de su compañero.

El propio defensor de Carlos Cárdenas, doctor Mario Iguarán, dice que en su concepto Luis Andrés Colmenares fue asesinado, pero que el asesino no es su cliente, y confía en que el crimen será plenamente dilucidado (http://www.eltiempo.com/justicia/caso-colmenares-juez-concede-la-libertad-a-carlos-cardenas-en-caso-colmenares_12042063-4).

Cuatro fotos que se tomaron el 31 de octubre de 2010 en la discoteca Penthouse, donde pasaban la noche de brujas Andrés Colmenares, Laura Moreno, Jessy Quintero y un grupo de cerca de veinte compañeras y compañeros, me han puesto a cavilar. ¿Qué hay en ellas y qué hay detrás de ellas?

En la primera foto aparecen, posando para la cámara, cerca de quince personas. En la fila de adelante se destacan Colmenares y Jessy, juntos, en una actitud afectuosa por parte de ella hacia él. Luis Andrés se ve  copetón. Arriba, tercera fila, al otro extremo, está Laura Moreno. Un joven disfrazado de payaso, pasa su brazo sobre el hombro de Laura. Nada en esta foto indica una relación sentimental entre Laura y Luis Andrés, pero sí entre Luis Andrés y Jessy. En la foto no aparece Carlos Cárdenas

En la segunda foto, Luis Andrés y Jessy están todavía más cercanos que en la primera. Luis Andrés tiene su cabeza recostada sobre el pecho de Jessy y ella reposa su brazo en el hombro de Luis Andrés y se ve muy feliz. No aparece Laura Moreno.

En la tercera foto, Luis Andrés y Jessy están cogidos de la mano, con los dedos entrecruzados, como si fueran novios. Él se ve un poco mareado, pero afectuoso, y ella está radiante. Las demás personas que posan con ellos no son identificables. Sus rostros fueron borrados, posiblemente para "proteger a personas inocentes" como reza la fórmula.

En la cuarta foto se prueba la relación entre Laura Moreno y Luis Andrés, pegados cachete con cachete, como novios, ella sonriente, y él algo distraído, quizá por efecto del licor.

Las cuatro fotos se han publicado en El Tiempo impreso, en el Tiempo. com y en muchos otros medios.

En las declaraciones que dio hace unos meses para Citytv (http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/caso-de-luis-andrs-colmenares_11022019-4) Jessy Quintero relata lo que sucedió aquella noche de brujas del 2010, hasta donde le constan los hechos. Y dice que ella y Luis Andrés eran muy buenos amigos ("uno de mis mejores amigos") y que estudiaban ambos ingeniería en la universidad, en distintos ramos, aunque algunas materias las trabajaban los dos. Jessy no conocía en persona a Laura Moreno. Sabía de ella porque estaba saliendo con Luis Andrés y la conoció esa noche en la discoteca Penthouse.

Si colocamos las cuatro fotos en un mismo plano, la deducción sería que Luis Andrés tenía una relación sentimental tanto con Jessy como con Laura, y que las dos estaban enamoradas de él. No quiero especular. Solo transmito la impresión que me producen las fotos, y la sensación de que de ellas puede salir la verdad sobre la muerte de Andrés Colmenares.

Otro aspecto inquietante es el de las amenazas. Los testigos de la Fiscalía declaran que los han amenazado, por lo cual los tienen bajo protección. El fiscal Antonio González ha recibido amenazas. Y el abogado de Jessy Quintero, que renunció al caso. Y últimamente, por correo electrónico, el defensor de Carlos Cárdenas, Mario Iguarán, según lo declaró durante el anuncio de la libertad de su cliente. ¿De dónde sale tanta amenaza cruzada y por qué?

Como le diría Hércules Poirot a su amiga la novelista Adrianne Olivier, "el asunto se complica endiabladamente, querida amiga".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.