Medellín, ¿la primera? / Voy y vuelvo

Medellín, ¿la primera? / Voy y vuelvo

14 de julio 2012 , 08:36 p. m.

Confieso que sentí cierta desazón cuando se informó que Bogotá había sido desplazada del primer lugar en competitividad por nuestra hermana Medellín. Y claro, no dudé en averiguar la fuente del despropósito, pues, como muchos, he creído -y sigo creyendo- que Bogotá, por su tamaño, niveles de inversión, finanzas, recurso humano y hasta por sus lluvias perennes y soles inciertos, es la mejor ciudad del país.

Pero el Observatorio Económico del Caribe (OEC) asegura que la capital, si bien es la mejor en ciencia y tecnología, infraestructura y fortaleza económica, se raja en finanzas públicas y medio ambiente. La Cámara de Comercio de Bogotá me explica que en el tema de finanzas todo se debe a que, mientras Medellín aumentó la generación de recursos propios, Bogotá mantuvo estáticos los suyos y, en consecuencia, la participación de las transferencias en los ingresos aumentó. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que la capital tiene casi el triple de los ingresos de Medellín (7,8 billones de pesos frente a 2,9 billones).

Frente al tema ambiental no hay discusión. Aquí se atenta contra las fuentes hídricas y la calidad del aire es pésima. Las enfermedades respiratorias aumentan y la respuesta de los últimos días es liberar a buses y motos del pico y placa.

Más allá de cifras y tecnicismos, la verdad es que la noticia del OEC no sorprende. Los paisas, pese a los reveses en seguridad, violencia contra las mujeres o secuelas de narcotráfico, institucional y empresarialmente han mantenido una llave que permite mejoras en otros frentes: políticas públicas, inversión, planeación, confianza. El llamado empresariado paisa sabe que ir de la mano de la Alcaldía trae beneficios a todos. Hace unos meses me reuní con la plana mayor de ellos, a propósito del desangre que se vive en sus comunas. Y la respuesta fue contundente: "Si no dejamos de apostarle a la ciudad en tiempos de Pablo Escobar, no vamos a hacerlo ahora", dijeron.

Pese a no ser economista, creo que, además de los indicadores del OEC, hay otros factores que golpean el desarrollo e imagen de una ciudad: no poder movilizarse con agilidad, que maten a la gente por un celular o que se esté fraguando un atentado contra el Alcalde, hace más daño que cualquier otra cosa.

Así mismo, no potenciar el desarrollo regional es nadar contra la corriente. Con nuestros vecinos se ha desatado una rapiña por los tributos, hay diferencias en torno a nuevos asentamientos urbanísticos e industriales y disputas alrededor del agua.

Por último, está bien que para el Secretario de Desarrollo la apuesta de la Administración sea por la economía popular, pero hay vaguedad frente a cómo estructurar un modelo de desarrollo económico que caracterice a la ciudad e involucre al sector empresarial. No se puede obviar el entorno en el que se mueve el mundo, menos ahora con el desafío que plantea el TLC.

Uno esperaría más sinergia entre sector público y el privado, como se evidenció en la presentación del Plan de Desarrollo. Fue un ejercicio interesante de participación e interés por la ciudad. Ahora, queremos ser testigos de las acciones entre ambos.

Hay muchas cosas por las cuales sentirse orgulloso de Bogotá: está entre las mejores de A. Latina para hacer negocios, es la quinta entre otras 48 de la región para invertir y la octava ciudad más competitiva, según The Economist Intelligence Unit. Pero eso no es suficiente, no si tenemos en cuenta que en pocos años estaremos entre las urbes más grandes del continente y que, para entonces, será menester haber escalado en el tema económico y haber estrechado la brecha social. De lo contrario, sólo seremos una ciudad grande que se consume a sí misma.

Lo advierte el excelente prólogo del estudio 'Bogotá siglo XXI', dirigido por Édgard Moncayo, que recuerda que la Constitución del 91 abrió las puertas a ciudades que respondan más a la interacción de todos los sectores de la sociedad que a los caprichos de una parte de ella.

ERNESTO CORTÉS FIERRO
Editor Jefe EL TIEMPO
@ernestocortes28
erncor@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.