Presidente Santos cree 'improbable' que Farc derribaran Supertucano

Presidente Santos cree 'improbable' que Farc derribaran Supertucano

Criticó a la guerrilla por "aprovecharse de la situación" para "sembrar mentiras".

12 de julio 2012 , 01:00 p.m.

Los altos mandos militares y el propio presidente Juan Manuel Santos desestimaron este jueves la posibilidad de que la caída en el Cauca de un Supertucano, una de las naves estrella de las Fuerzas Militares, se produjera por fuego de las Farc.

En su primera reacción sobre el accidente, que se produjo durante su visita a ese departamento, el miércoles, Santos señaló que es "muy improbable que el avión haya sido derribado por la guerrilla, porque no tiene la capacidad de hacerlo".

Por su velocidad -unos 500 kilómetros por hora- y por la altura a la que vuelan, esos aviones solo son vulnerables a misiles tierra-aire que, de acuerdo con lo conocido, las Farc no han logrado conseguir, a pesar de negociaciones con traficantes de armas.

El mandatario criticó la actitud de las Farc, que difundieron el rumor de que ellos tuvieron que ver con la caída de la aeronave.

"Ahí salió a relucir nuevamente esa modalidad de Las Farc de aprovechar cada hecho para producir hechos falsos y mentiras", deploró Santos, que también lamentó que el tema hubiera sido reproducido "en muchos medios de comunicación y muchas cuentas de Twitter".

"Fíjense cómo aprovechan cada situación para sembrar mentiras, para desorientar Hay que tener cuidado para no caer en esa trampa", agregó.

Santos también criticó la actitud de las Farc en inmediaciones de Toribío (Cauca), donde al ser atacados por las Fuerzas Armadas, los guerrilleros se refugian en las casas de los civiles. "Eso es condenable e inaceptable. Es cobardía", puntualizó.

Tripulación del avión reportó fallas

El general Tito Pinilla, comandante de la Fuerza Aérea, dijo que, antes de la desaparición de la nave de los radares, los tripulantes se comunicaron con su base, en Cali, y reportaron problemas técnicos.

El miércoles por la noche, horas después del incidente, los primeros militares que llegaron a la vereda Loma Larga, de Jambaló, fueron recibidos a bala por las Farc. "Los guerrilleros dispararon y evitaron que la tropa pudiera acceder", dijo el general Pinilla.

La Fuerza Pública llegó a la agreste zona siguiendo la señal que emitía el GPS del supertucano. Pero ya los guerrilleros se habían apoderado del cuerpo del suboficial Óscar Castillo, que quedó fuera de la aeronave, y de lo que quedó de un cañón de 20 milímetros, de varios cuchillos, los chalecos de los dos tripulantes, un casco y sus documentos. El cuerpo del piloto, Andrés Lemus Serrano, quedó aprisionado entre las latas del avión y por eso no se lo pudieron llevar.

"Encontramos el avión accidentado; ya lo encontramos. Un cuerpo está en el sitio, el otro lo tienen las Farc", había dicho en su primer reporte, este jueves por la mañana, el general Pinilla.

Cuando la guerrilla dejó la zona, varios indígenas de un cabildo nasa llegaron al sitio para custodiar los restos de la nave y el cuerpo del teniente. Además de tropas, llegó un grupo mixto de la Defensa Civil y de los bomberos del Cauca, que rescataron el cuerpo de entre las latas retorcidas.

Los cadáveres de Lemus y Castillo llegaron anoche a Popayán, tras la confusa situación generada por la decisión de las Farc de llevarse del sitio uno de los cuerpos, que entregaron al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Al mover uno de los cadáveres, explicó el constitucionalista José Gregorio Hernández, la guerrilla cometió "una grave infracción del Derecho Internacional Humanitario", pues, según las circunstancias, no llegó para auxiliar al uniformado.

Teniente Andrés Lemus Serrano
Piloto de la fuerza aérea

El teniente Andrés Lemus Serrano tenía 29 años y completaba más de 1.200 horas de vuelo con la Fuerza Aérea. Era soltero y había nacido en Bogotá. Sus últimos meses los había pasado en Barranquilla, donde tenía a sus mejores amigos.

Técnico Óscar Castillo M.
Copiloto del avión supertucano

El técnico primero Óscar Castillo, de 38 años, estaba casado y tenía una hija de 1 año. Era uno de los uniformados de la FAC con más experiencia en operaciones con aviones de combate supertucanos. Era de Honda (Tolima) e hizo casi 2.000 horas de vuelo.

REDACCIÓN POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.