El cerro de la gloria (Opinión)

El cerro de la gloria (Opinión)

notitle
08 de julio 2012 , 10:27 p.m.

"Al pueblo lo que es del pueblo", dice a toda página un inspirado título del diario Última Hora, de Asunción. Debajo, una foto enorme de los jugadores de Cerro Porteño celebrando el torneo Apertura, que ganaron el domingo de manera inesperada, épica casi. "Cerro es el pueblo", se escucha siempre aquí, así como en Brasil repiten "Corinthians es el pueblo".

Paraguay, que ha atravesado horas convulsas políticamente en los últimos días con la destitución del presidente Lugo, vivió una revolución futbolística este domingo como no se recuerda en décadas en el mediterráneo país. Nos tocó experimentarlo en cuerpo presente.

Cerro y Olimpia, el Boca y el River paraguayos, venían liderando cabeza a cabeza en el tramo final del campeonato. Faltando cuatro fechas, Cerro declinó y Olimpia le sacó una luz como para asegurarse el título.

A dos jornadas de la culminación, le llevaba 4 puntos, pero todo el país estaba seguro de su coronación dado que debía enfrentar en la penúltima fecha a Sportivo Luqueño, último en la tabla de promedios para el descenso y con un pésimo presente. Luqueño aceptó trasladar su localía al estadio Defensores del Chaco para asegurarse una taquilla importante. Es que después de sus conquistas internacionales, Olimpia es el equipo con más hinchas; y son los de mayor poder adquisitivo. Pero la fiesta blanquinegra debió postergarse: el viejo Luqueño de Romerito y Chilavert jugó un gran partido y le ganó 2 a 1. A su vez, en la Olla azulgrana, Cerro batió a Sol de América y se puso a un punto restando sólo la jornada del domingo.

¿Y quiénes debían jugar en la fecha de cierre de acuerdo al fixture...? Olimpia y Cerro. Apasionante capítulo final. El país volcado sobre el clásico. Con sólo empatar, el tricampeón de América se quedaba con la gloria. Cerro estaba obligado a vencer. Pero Olimpia quedó en estado de shock tras el inesperado cachetazo de Luqueño. Y Cerro venía de atrás, con el ánimo que da cualquier atropellada. Ratificó lo que dicen en las carreras: "Caballo que alcanza, ganar quiere".

En el banco de ambos, técnicos uruguayos. Dos viejos zorros: en Olimpia, Gerardo Pelusso (esta semana lo oficializarían como DT de la Selección Paraguaya); en Cerro, Jorge Fossati. Señal de que ninguno regalaría un centímetro de partido.

El juez Carlos Amarilla, inflexible, echó un jugador azulgrana, el uruguayo Walter López, a los 8 minutos. Pareció que la ilusión cerrista se derrumbaba. Pero había mucha decisión por buscar la vuelta olímpica en la tropa de Fossati. Un gol de penal de Santiago Salcedo (goleador de la Copa Libertadores 2005) abrió la ruta hacia la felicidad. Y luego un gol maravilloso de tiro libre de Jonathan Fabbro, aquel argentino campeón de América con el Once Caldas. Un toque delicadísimo sobre la barrera directo al ángulo. ¿Por qué se marcan tan pocos goles de tiro libre siendo un recurso excelente...? ¿Los técnicos no ordenan practicarlos...?

El 1° de octubre Cerro Porteño cumplirá 100 años; el domingo empezaron los festejos.

Jorge Barraza
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.