Necesitamos un Congreso austero

Necesitamos un Congreso austero

08 de julio 2012 , 08:23 p.m.

El hecho más delicado de la crisis generada por la fallida reforma de la justicia es el debilitamiento de los tres poderes públicos: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. No hay antecedentes recientes de una caída simultánea tan drástica en la percepción ciudadana de las instituciones, como bien reflejan las encuestas de opinión recientes.

En particular, hay que mirar con extrema preocupación el nivel de percepción negativa del Congreso de la República, cuyo desprestigio llega a niveles casi comparables con los de las Farc.

La erosión de la confianza ciudadana en esta institución compromete la credibilidad de uno de los pilares de la institucionalidad democrática del país.

La inconformidad con los congresistas ha venido creciendo y se ha desatado una ola de incredulidad que desestimula la participación de personas preparadas y capaces en la política.

El hecho de que ya existan movimientos que trabajan por la revocatoria del mandato de los parlamentarios expresa el estado de ánimo colectivo de una sociedad que se siente frustrada y ratificada en su percepción tras el desastre de la reforma de la justicia.

Esta coyuntura nos debe obligar a buscar fórmulas y propuestas que permitan enviar señales claras a los ciudadanos sobre la intención real de recuperar la imagen y la confianza en las instituciones porque está en juego la gobernabilidad democrática.

La credibilidad del Congreso podría empezar a reconstruirse a través de una reforma que reduzca su tamaño. La sola reducción de sus gastos de funcionamiento enviaría un claro mensaje de compromiso con la austeridad como principio sensible y vital en una sociedad democrática. A los personas que trabajan con esfuerzo todos los días para pagar sus necesidades básicas de alimentación, educación, salud y vivienda les ofende -y con razón- el gasto burocrático.

Si los congresistas obran como efectivos representantes del pueblo e intérpretes de sus intereses, entenderán cuán importante es el principio de austeridad y cuán conveniente sería la reducción del tamaño del Congreso. Esa sería una verdadera muestra de que el interés colectivo puede y debe anteponerse al interés individual.

Un análisis del funcionamiento interno del Legislativo permite pensar que es perfectamente posible reducir en un 20 por ciento su tamaño. Solo las comisiones cuartas constitucionales tanto del Senado como de la Cámara representan el 15 por ciento del total del Congreso (42 legisladores).

Estas comisiones se dedican casi exclusivamente a revisar los temas de presupuesto y, en muchos casos, su trabajo no hace más que duplicar el de las comisiones terceras de asuntos económicos.

Mi experiencia como senador y Ministro de Hacienda me permite afirmar que la supresión de las comisiones cuartas no afectaría de ninguna manera el buen funcionamiento del parlamento.

El Congreso mismo debería emprender la tarea de reformarse reduciendo así su tamaño para enviar una señal de austeridad y responsabilidad al ciudadano sin comprometer el cumplimiento de sus funciones.

Su fortalecimiento es una tarea que le corresponde a toda la sociedad, pero, sin lugar a dudas, el punto de partida debería ser el reconocimiento de los mismos congresistas de la necesidad de avanzar en temas que impacten a la población y muestren un compromiso real para recuperar su imagen.

La reducción del tamaño del Congreso sería un buen primer acto de contrición y propósito de enmienda, que es exactamente lo que los ciudadanos reclaman hoy de sus líderes parlamentarios.

Óscar Iván Zuluaga

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.