'Seguridad no está en peligro': director general de la Policía

'Seguridad no está en peligro': director general de la Policía

El general José Roberto León Riaño dice que las insinuaciones del expresidente Uribe no son reales.

notitle
07 de julio 2012 , 11:53 p.m.

Para el nuevo director general de la Policía, el general José Roberto León Riaño, las dudas y críticas sobre la seguridad de la Nación "desvanecen los logros y afectan la imagen del país".

El alto oficial se refirió así, sin mencionarlas, a las afirmaciones del expresidente Álvaro Uribe sobre el aparente descenso en la seguridad democrática que él instituyó, como virtual política de Estado.

El nuevo director de la Policía afirmó que la seguridad "no está en peligro", pero agregó que hay sectores empeñados en desconocer "los resultados de nuestra lucha y de nuestro sacrificio". Y clamó: "Que nos dejen trabajar".

El general León anunció también reformas en la institución que ahora dirige, para ponerla como "la Policía del siglo XXI".

¿Cuáles son los retos que le esperan como director de la Policía?

Consolidar los grandes logros obtenidos y conservar el posicionamiento nacional e internacional que tiene la institución; fortalecer la credibilidad y confianza en la Policía y avanzar en un nuevo enfoque para la seguridad ciudadana.

¿En qué consiste el "nuevo enfoque"?

Bajo el liderazgo del Presidente y del Ministro de Defensa, acabamos de realizar una revisión de la seguridad ciudadana, y hemos acordado 16 estrategias para enfrentar la delincuencia. Adoptamos planes integrales contra el terrorismo, las bacrim, la guerrilla, el narcotráfico, el microtráfico, la minería ilegal, el robo de celulares. Además, adoptamos una estrategia para garantizar la seguridad en una política bandera del Gobierno: la restitución de tierras; estamos generando un modelo de seguridad rural. Y hay una estrategia contra la microextorsión.

Es decir, ¿se adoptó una respuesta para cada modalidad criminal?

Exactamente. No le puedo decir cuáles son las líneas de acción, porque sería poner en alerta a la delincuencia.

¿El hecho de que la Policía adopte 16 estrategias para garantizar la seguridad ciudadana quiere decir que la situación no es buena?

No. Quiere decir que en este Gobierno la seguridad ciudadana se convirtió en una prioridad, y en ese sentido el Gobierno formula una Política Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana. Esa política tiene siete ejes estratégicos: prevención social, justicia, víctimas y reparación, resocialización, control y presencia policial, cultura de la legalidad, y un séptimo eje, que es una ciudadanía más activa y participativa. Se generará además un sistema único de información y estadística criminal. El 20 de julio el Gobierno presentará al Congreso el Código de Convivencia, para actualizar el Código Nacional de Policía, que data de la década del 70.

¿Cuál es su mayor prioridad?

Primero, el ciudadano. Vamos a implementar el Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, que es el nuevo modelo del servicio de Policía para brindarle seguridad a la comunidad. En el país ya tenemos 2.500 cuadrantes; lo importante de este plan es que la evaluación y el seguimiento los está haciendo un centro de pensamiento ajeno a lo público: Fundación Ideas para la Paz. Vamos a incrementar en 20.000 el número de policías, con una gran inyección de tecnología.

¿Qué van a hacer?

Cada policía en el cuadrante va a tener una tableta electrónica. Un iPad. Ya el policía va a actuar como en Estados Unidos: solo un policía por patrulla.

¿Y eso?

Hoy son dos policías en moto, y eso ayuda en rapidez. Pero cuando un policía hace un procedimiento en la calle y tiene un detenido, no lo puede mover, tiene que esperar el carro. Desde diciembre, vamos a incorporar vehículos donde el policía sale solo en la patrulla. Ese vehículo tiene cámaras de video, internas y externas. El procedimiento policial será al frente del carro, para que quede filmado, no en laterales ni en la parte posterior.

¿Un solo policía por patrulla y uno solo por moto?

Sí, para lograr el desdoblamiento de los cuadrantes. Por ejemplo, en este momento tengo 100 cuadrantes con 600 hombres, y voy a tener 200 cuadrantes con los mismos 600 hombres, porque ya no van a trabajar de a dos en patrulla.

Eso significa aumentar el número de patrullas. ¿Las va a elevar a cuánto?

En la primera fase, 720 patrullas.

¿Cuál es el propósito de que haya un solo policía por patrulla?

Aumentar cobertura, presencia policial. Este es el primer paso de la Policía del siglo XXI: un policía que actúa solo, pero con toda la tecnología que lo hará mucho más efectivo. Hoy son dos policías en una moto, pero no tienen acceso a la base de datos. En adelante, en un minuto un policía tendrá los antecedentes de un detenido. Policía del siglo XXI: más presencia, más movilidad, más tecnología, más policías, más patrullas y los iPad, para inmediata comunicación. Acabamos los radios del siglo pasado.

Estamos hablando de los buenos policías, ¿no hay malos policías?

Pocos.

Pero hay...

Como los colombianos. Somos 45 millones de habitantes, casi todos buenos; los malos son poquitos.

¿El general Santoyo era bueno o malo?

Él fue un oficial destacado en su trabajo y obtuvo buenos resultados en la lucha antisecuestro. En este momento tiene un requerimiento de la justicia norteamericana y se presentó para responder por esas acusaciones.

¿Pero ustedes confían en la inocencia del general Santoyo?

Yo podría hablar de su comportamiento cuando estuvo en servicio activo.

¿Hay más altos exoficiales investigados?

Yo hablé con el señor Jay Bergman, director regional de la DEA, y él me indicó que el único proceso en Estados Unidos era el del general Santoyo.

¿Hay sectores políticos empeñados en maltratar la imagen de la Policía?

Quienes nos acusan sin pruebas, quienes nos atacan sin fundamento, están minando la confianza del pueblo colombiano en la Policía. Los resultados que ha dado están a la vista, no sé por qué pretenden desconocerlos.

El mismo general Naranjo ha sido víctima. En México han hecho publicaciones, al parecer, inspiradas en políticos de aquí.

Mi general Naranjo es un ícono de la lucha contra el narcotráfico. Logró los más grandes resultados contra el narcotráfico y contra el terrorismo. Están a la vista de los colombianos y del mundo.

¿Creen ustedes que hay un movimiento político empeñado en desprestigiar a las Fuerzas Militares y de Policía?

No creería eso, pero sí hay sectores empeñados en desconocer los resultados y avances de la institución en la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia en general, al punto que algunos medios de comunicación se han convertido en caja de resonancia de afirmaciones injustas y desproporcionadas.

¿No está en peligro la seguridad ciudadana?

No. Hemos consagrado nuestra vida al servicio del país. Estamos comprometidos con todo lo que tiene que ver con la política de seguridad ciudadana. Estamos rediseñando estrategias, generando acciones contundentes y decisivas con el fin de mejorar las condiciones de convivencia de los colombianos. Ese es muestro compromiso. Para ello hemos trabajado toda la vida.

Es decir que las discrepancias políticas no interfieran su tarea...

Así es. Repito: que nos dejen trabajar. Que nos dejen cumplir la misión constitucional que tenemos.

¿Hay acciones políticas que los afectan?

No me corresponde intervenir en el debate político. Mi responsabilidad es dirigir la institución para continuar dandoles seguridad a los colombianos. El país requiere de la unión de todos. La fórmula del éxito para combatir el terrorismo es una alianza efectiva entre la comunidad, las autoridades y las Fuerzas Armadas. Esa es la fórmula para derrotar y tener efectividad en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y cualquier otra manifestación delictiva. Lo que requiere el país es sumar todos sus esfuerzos en ese camino. Reitero lo que dijo el Presidente en Arauca: no se puede jugar con la sangre de los policías y soldados.

¿Está de acuerdo con la afirmación de la Canciller, en el sentido de que tanto daño le hacen a la seguridad nacional las Farc como las intervenciones del expresidente Uribe contra el estado de la seguridad?

La seguridad es un activo de todos los colombianos, y poner en entredicho el compromiso y el sacrificio de la Fuerza Pública desvanece los logros alcanzados en los últimos años, y afecta la imagen del país.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.