Los pros y contras del nuevo pico y placa de la capital

Los pros y contras del nuevo pico y placa de la capital

La mayoría dice sentirse satisfecha. Mejoría es evidente en horas pico. Horas valle en la mira.

notitle
07 de julio 2012 , 08:32 p.m.

Aunque siempre ha sido vista como una medida impopular, el nuevo pico y placa, que empezó a regir esta semana, parece tener contenta a la mayoría.

Al menos ese fue el comentario generalizado tras la medida decretada por la alcaldía de Gustavo Petro, que cambió la manera como se venía prohibiendo la circulación de carros particulares.

La principal ventaja que resaltan los conductores tiene que ver con la posibilidad de usar sus vehículos durante las horas valle o de menor demanda, luego de dos años de un pico y placa de todo el día (14 horas diarias frente a 7 en la actualidad). Hoy, muchos usuarios hacen uso de sus carros todos los días, pues pueden llegar a sus trabajos después de las 8:30 a.m.

Así mismo, el esquema de placas pares e impares saca 120.000 carros más de circulación en horas pico, en comparación con la anterior medida. Es decir, ahora están saliendo de las vías unos 700.000 vehículos diariamente (casi la mitad de los que están en circulación), lo que incrementó en 7 por ciento la velocidad en las horas críticas y redujo en 11 por ciento el número de carros en las calles en esas franjas.

Faltan más variables

Juan Pablo Bocarejo, doctor en transporte e investigador de la Universidad de los Andes, dice: "Vemos un pico y placa más inteligente en comparación con el que existía antes. Se está atacando la congestión en el momento más crítico, cuando se registra el 60 por ciento de los viajes y se abre la posibilidad para que se use el carro en las horas de menor demanda, cuando las vías no están saturadas. Eso -añade-, sin duda, lleva a que menos conductores se inclinen por salir a comprar un segundo carro. Eso ya es una ganancia".

Sin embargo, advierte que esta medida tendrá un fuerte impacto en algunas empresas, donde se están requiriendo más lugares de estacionamiento, lo que obligará a algunas a implantar sus propios pico y placa.

Uldarico Peña, empresario de taxis en Bogotá, también es optimista con la nueva medida, según lo que le han comentado los conductores. "Hasta que no entren los estudiantes no se ve la realidad, pero lo cierto es que la gente está llegando más pronto a sus trabajos y los taxistas me dicen que están llevando más rápido a los pasajeros", señala Peña.

Los lunares

En términos ambientales, la medida puede tener beneficios en horas de menos flujo vehicular, pero en el resto del día la contaminación se incrementa por el aumento del parque automotor.

Eduardo Behrenz, experto ambientalista e investigador de la Universidad de los Andes, es especialmente crítico con la decisión de la Alcaldía de haber suspendido el pico y placa para buses.

"Me parece un desacierto porque la mayoría de la polución en movilidad es generada por el transporte público colectivo -explica-. Está bien que ya hayan chatarrizado 1.000 buses, pero la sobreoferta de estos en Bogotá es mucho mayor que eso. En mi opinión, hay más razones para sostener e incluso aumentar el pico y placa en buses".

La otra preocupación que ya han reportado algunos conductores son los trancones que se están fomentando, durante las horas valle, en corredores 'rápidos' como la 30, la 68 o la avenida Boyacá.

"En los recorridos que hice en horas valle, sentí un tráfico igual al de los sábados, cuando no hay pico y placa", dijo Marco Tulio Gutiérrez, de Conaltur, que agrupa a las empresas más grandes de transporte urbano.

"De todos modos, no hubo colapso, como muchos lo temían, y la gente ya empieza a pensar en otras maneras de movilizarse y de cambiar su cotidianidad", responde por su parte Juan Fernando Petersson, exdirector del Observatorio de Movilidad de la Cámara de Comercio.

Paula Arias, decana de la facultad de Gestión en Transporte de la Universidad Jorge Tadeo, dice que hay que tener en cuenta durante los próximos días si hay cambios, pues algunos podrían estar pensando en cambiar alguno de sus dos vehículos por el esquema de placas pares e impares.

La prueba de fuego, sin embargo, se viene la próxima semana, cuando se acaban las vacaciones en los colegios y en las universidades y aumentarán los carros en la calle.

Pese a esto la secretaria de Movilidad, Ana Luisa Flechas, es optimista y confía en que el impacto no sea tan fuerte. También hay que evaluar la situación esta semana, cuando se acaba el pico y placa para los buses y se verán unos 1.000, incluyendo busetas y colectivos, en las vías.

Así lo ven los taxistas

Humberto, taxista con 15 años en el oficio, vivió una semana tranquila por cuenta del nuevo pico y placa. Reconoce que la restricción es favorable porque logró que, entre las 6:00 y las 8:30 a.m., la 68, la 30 y la Autonorte se vieran desocupadas. Algo que con la antigua medida no sucedía. En este sentido, Jaime Rocha, en una especie de consenso con otros compañeros, concluyó que el pico y placa logró mayor movilidad en las horas pico pero agudizó la situación en las horas valle (8:30 a.m. a 3:00 p.m.). "En ese horario, la Boyacá, la Autosur y la 80 son imposibles", se quejó el taxista. Los transportadores explican que los conductores de carro particular esperan que sean las 8:30 a.m. para sacar sus vehículos y las 2 de la tarde para regresar, por lo que se arman trancones en la 68, la 7a. y la Circunvalar. Entre el gremio existe el temor de que el tráfico en las horas pico empeore con el inicio de clases en colegios y universidades. Esta es la sensación de los 2.500 afiliados a Autolagos, una empresa que realiza 4.000 servicios al día. "Estamos a la expectativa de lo que pase el lunes. Esa sí es la prueba de fuego del pico y placa", señaló una despachadora de la compañía.

Lo que dice la gente

Los habitantes de Bogotá están divididos frente al impacto del nuevo pico y placa en sus vidas cotidianas.

Lo demuestra un sondeo hecho en las redes sociales por EL TIEMPO Casa Editorial, en el que se les preguntó a los usuarios sobre qué sintieron con respecto a los cambios. Mientras que el 47 por ciento consideró que el trancón bajó durante las horas pico, el 19 por ciento sostuvo que la congestión aumentó en el mismo horario. Clara Borges, ama de casa, hizo sus cuentas. La placa de su carro es par y ahora hay dos días más al mes en los que tendrá restricción. "A mí no me beneficia, pero sí es cierto que he sentido menos trancón". Por su parte, Carlos Rueda, administrador de empresas, dijo que el pico y placa, a pesar de las modificaciones, sigue perjudicándolo. Su carro está quieto durante más días y, según él, esto significa un gasto porque, "al no poder sacarlo a diario, me veo obligado a pagar taxi. Lo único bueno es que por lo menos lo pueden usar otros miembros de mi familia".

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.