'Estamos cerca, pero aún no somos campeones': Jonathan Copete

'Estamos cerca, pero aún no somos campeones': Jonathan Copete

El delantero de Santa Fe pide prudencia, pero está motivado para disputar la final frente a Pasto.

06 de julio 2012 , 09:31 p.m.

El viernes fue un día normal de descanso para el delantero de Santa Fe Jonathan Copete: hacer vueltas bancarias, pagar recibos, estar con la familia -su esposa y su hijo-, contestar llamadas, atender entrevistas... en fin, un día común, pero con algo especial: fue el primero como finalista del fútbol colombiano, tras una hazaña en la que fue el gran héroe.

La noche del jueves, luego de los dos goles que le marcó a Equidad en el triunfo 2-1 que le dio el paso a Santa Fe a la final, Copete hizo lo habitual después de un juego, lo que acostumbra antes de dormir: repasar lo bueno y lo malo de su actuación. Esta vez, se acostó satisfecho y feliz.

Según cuenta, repasó los dos tantos: el primero, el del cabezazo certero tras un salto espectacular, y el segundo, el cañonazo de media distancia, ese fue el que más recordó. "Ese, el segundo, me gustó más. Le pedía el balón a Pérez (Omar) y cuando me llegó, la adelanté un poco y la empalme bien...", recrea Copete con exactitud y acelerando su relato, emocionado, dejando atrás por un instante a ese joven tímido y de pocas palabras.

Pero Copete sabía desde antes del juego que iba a anotar; lo visualizaba, se lo había pedido a Dios y entró a la cancha convencido. Su plegaria tuvo doble bendición. "La gente vivió los dos goles y los disfrutó, como yo. Estoy contento por todo lo que se vivió en el estadio, pero estoy tranquilo y agradecido con Dios", asegura Copete, un joven de 24 años que nació en Cali, se formó en la escuela de Farid Mondragón y ahora triunfa en Bogotá luego de hacer gran parte de su carrera en Venezuela, en equipos como Zamora y Trujillanos.

Desde el jueves en la noche el atacante ha recibido innumerables felicitaciones y elogios, quizás muchos más de los que le han hecho en todo el año que lleva en el equipo, pero ayer, cuando despertó, luego de una noche eufórica, Copete puso los pies en el suelo. Está aterrizado y prudente. "Sabemos que estamos cerca, pero no hay nada aún; no somos campeones todavía, vamos paso a paso", dijo.

Copete vivió ayer su primer día como finalista, como héroe; se concentró en su familia y recuperó energías para lo que viene: la final contra Pasto. Se mentalizará y hará su plegaria para volver a brillar. Confía en ser campeón, para que al siguiente día, cuando abra los ojos, sea un héroe eterno de Santa Fe.

Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.