Sobreviviente de ataque a pozo petrolero en Putumayo narra lo vivido

Sobreviviente de ataque a pozo petrolero en Putumayo narra lo vivido

Uno de los cocineros del campamento da su testimonio sobre esta ofensiva de las Farc.

05 de julio 2012 , 09:16 p.m.

"Los primeros bombazos los escuché faltando 10 para las 5. Fui el primero en salir y ver hombres armados. Cuando me iba a devolver me dijeron que quieto, que eran de la guerrilla, que tranquilo que no era con nosotros y que no nos iban a hacer nada. Bajamos con tres compañeros y nos hicieron tirar al piso. Después, uno de ellos comenzó a gritar que todo el personal tenía que salir porque le iban a prender candela a todo", explica Daniel Oyola, uno de los cocineros del campamento petrolero que el miércoles fue atacado por 40 guerrilleros del frente 32 de las Farc en Putumayo.

Oyola, de 35 años, lleva 10 trabajando con una empresa de alimentos encargada de atender casinos de varias petroleras.
 
"Como hubo gente que no salió comenzaron a dispararles a los vagones donde había varios compañeros. Cuatro murieron adentro y a otro lo mataron cuando estaba saliendo", relata Oyola, que hoy tiene dudas sobre si continuará en su oficio.
 
El hombre narra que fue el último en ser rescatado por el Ejército, varias horas después.

"A mí me sacaron como a las tres de la tarde, y después de los heridos", explica, y agrega que entre el comando guerrillero que los atacó había varias mujeres.
 
Una vez la guerrilla le prendió fuego al complejo y a tres carros, los empleados que salieron ilesos se escondieron debajo de las estructuras que quedaron en pie. (Lea acá: 'Farc querían asesinar a todos los civiles': Ejército)
 
"Eran ocho casetas: seis de habitación, una para la cocina y la bodega, otra era una sala de estar y otra un baño, y el comedor era una carpa. Solo quedaron en pie tres casetas. Al resto le prendieron candela", dice.
 
"Entre el grupo de empleados había una mujer, doña Marlín, la otra persona responsable de la cocina. Ella se salvó porque se escondió detrás de un congelador. Ella y otro señor se quedaron en la cocina escondidos. Dos guerrilleros entraron pidiendo gaseosa y encima de la mesa había una jarra con tinto, fruta y pan, y se llevaron todo, pero gracias a Dios a ellos no los vieron", agrega.
 
Don Daniel Oyola salvó su vida gracias a que se refugió, junto con el jefe de seguridad, debajo de una de las casetas que quedó en pie.

Pero cuando el complejo se estaba convirtiendo en una hoguera decidieron lanzarse por un barranco, de donde fueron sacados por el Ejército.

REDACCIÓN HUILA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.