Volvió Petro con cachucha nueva

Volvió Petro con cachucha nueva

notitle
03 de julio 2012 , 02:34 p.m.

Volvió a su escritorio de la alcaldía bogotana don Gustavo Petro. Me contaron que llegó 'piloso', menos terco y con paciencia para escuchar a los expertos. Volvió estrenando cachucha negra de obrero parisino, igualita a la que usaba Yves Montand cuando era militante de la "izquierda caviar" y nos regaló dos buenas películas: Zeta, con Melina Mercuri, y La confesión, con Simone Signoret. Volvió Petro y ojalá mantenga la promesa que le escuché hace 30 días por televisión, según la cual lo serio era "recuperar las millonadas que se llevaron los Nule y sus compadres". Si es terco en esa tarea, lo felicito; recuperar siquiera cien millones de dólares para Bogotá es una dulce noticia; es como decirle hoy en Cartagena a Salvo Basile que la Fifa anuló el partido que le ganó España a su amada Italia por cuatro a cero el domingo.

Tomó aire Petro tras la peluqueada y la perforación cerca al hipotálamo. Uno de sus funcionarios me dijo que planea recorrer la ciudad aprovechando que no juegan mil buses colegiales. Se le aplaude, y si recorre el centro capitalino, podrá ver la penosa herencia de Samuel Moreno y sus amigos: una ciudad casi basurero. No busco lanzarle toda la culpa a Samuel porque muchos de sus amigos lo traicionaron; les pusieron más afán a los almuerzos con negocios y contratos con los primos Nule que a sus tareas. Almuerzos que, me contó Euclides Mancera, un mesero, eran larguísimos, con vino francés, galletitas con caviar, salmón noruego, colas de langosta, cero propina y risa general. Bueno, con las millonadas que allí bailaban, era imposible evitar la risa.

Petro recorrerá Bogotá. Lo quiero ver en el destruido barrio La Cabrera, donde hay caos general porque abundan los constructores depredadores.Ejemplo: calle 90, esquina con carrera 11, abusos a montón. Otro: calle 86, esquina carrera 11, orilla norte; están levantando un rascacielos, perdón, un monstruoso edificio y la Curaduría, por vergüenza o calculada trampa, se niega a colgar la tabla con las especificaciones; supe que se vienen 87 abusos contra los vecinos. Los muy curadores urbanos (una élite privilegiada) tienen buena culpa de la tragedia de los barrios del norte bogotano porque han sido "complacientes, amigueros y manguianchos" con los constructores que cometen atropellos urbanísticos. Alcalde Petro: ojalá recorra la avenida de Circunvalación, pero sin caravana y motos-policía que le abran vía. Hágalo como los demás y descubrirá el chamboneo de muchos contratistas. Es que tumbarle millonadas a Bogotá es facilito y no tiene dolientes hasta hoy. ¡Vienen protestas!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.