El PRI: experiencias y desafíos

El PRI: experiencias y desafíos

notitle
03 de julio 2012 , 02:15 p.m.

El regreso del PRI en México, tras doce años de 'sequía', en los que un nuevo partido, el PAN, con líderes ajenos a la política tradicional, acabó con setenta años de hegemonía, llama al análisis de las relaciones Colombia-México, en sus similitudes y diferencias culturales y políticas.

La revolución mexicana de comienzos de siglo XX fue recibida en la región con simpatía y esperanza: nuestros campesinos, entusiasmados, aprendieron los corridos, y en América Latina se comenzó a soñar con gobiernos de izquierda democrática. Curiosamente, luego de los primeros gobiernos (como el de Lázaro Cárdenas), el PRI se tornó más "institucional" que revolucionario, y se estableció una especie de 'dictadura' de partido al mejor estilo de los odiados regímenes comunistas.

Es muy conocida la figura del 'gallo tapao' (o 'dedazo'), según la cual, con prudente antelación electoral, el Presidente que terminaba su período señalaba a quien lo sucedería.

Se presentó, sin embargo, la paradoja de una rigidez en lo interno frente a una gran flexibilidad en la política internacional. Pronto, México se convirtió en refugio para perseguidos políticos, entre otros, por la dictadura franquista o el régimen estalinista, como León Trotsky. Aun revolucionarios latinoamericanos -cuando las guerrillas tenían objetivos y métodos políticos- encontraron en los gobiernos del PRI asilo y apoyo.

Más cerca de nosotros, durante la dictadura civil y militar de los 50, muchos dirigentes liberales fueron acogidos en México, como Lleras Restrepo y López Pumarejo, razón por la cual el "compañero jefe" López Michelsen, no solo conocía rancheras, sino que desde allá ideó toda la estructura filosófica y política del MRL, escribió numerosos ensayos y su novela Los elegidos. Dos de nuestras glorias literarias -García Márquez y Álvaro Mutis- tienen su segunda patria en tierra azteca.

En el 2000, el empresario Vicente Fox (outsider) acabó con la hegemonía del partido, que había acumulado errores: por ejemplo, oclusión de la democracia y complicidades con la corrupción político-administrativa. Y ahí vienen las diferencias.

El PRI asimiló la lección y comenzó un proceso de renovación y cambio generacional. Asumió su papel de partido opositor y se dedicó a formar nuevos cuadros. A diferencia de nuestros partidos (particularmente, el Liberal), no escogió el camino del transfuguismo y la mimetización para sobrevivir. En México sería impensable alguien que hubiese militado en otro partido y terminara como jefe de la organización que abandonó.

El PRI tampoco formó parte de los gobiernos del PAN y por eso mantuvo su identidad. Por dignidad, quienes llevaron el partido al desastre dieron ejemplar paso al costado, no un giro inescrupuloso para seguir mandando.

Aprendieron de los errores, y, por eso, transitados los peladeros de la oposición, retornan al poder modernizados, con nuevos métodos, resuelta voluntad de cambio y, lo que es más importante, renovados cuadros políticos, sin compromiso alguno con las fallas que los llevaron a la debacle.

No le será fácil al nuevo PRI sacar adelante al país, hoy en una situación de orden público seguramente más grave que la padecida por nosotros durante la época del narcoterrorismo. México, al igual que Colombia, tiene muy exagerado régimen presidencial, mas con una gran diferencia: su Presidente gobierna por seis años, pero, el día siguiente al de su mandato, prácticamente desaparece de la vida pública.
Así ocurrió con los todopoderosos mandatarios del PRI que, tras abandonar el poder, pasaban al anonimato.

No se conoció en México el 'club de los expresidentes', tan tolerado aquí, donde algunos de nuestros mandatarios pretendieron y aun llegaron a tener más poder en retiro que en actividad.
La pregunta es obvia: ¿aprenderán nuestros partidos tradicionales las lecciones del PRI?

@gomezmendez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.