La historia de Tatiana Santo Domingo y el hijo de Carolina de Mónaco

La historia de Tatiana Santo Domingo y el hijo de Carolina de Mónaco

El matrimonio entre la joven de origen colombiano y Andrea Casiraghi se realizará en el 2013.

notitle
03 de julio 2012 , 06:24 p.m.

El cuento de la jovencita linda de rostro angelical y cabellos dorados que conoce a un príncipe -a uno de verdad- y se casa con él, está cerca de volverse realidad para Tatiana Santo Domingo, la 'socialité' de origen colombiano, nieta del industrial Julio Mario Santo Domingo  y una de las mujeres más perseguidas por los medios de comunicación del mundo.

Si todo sale como está planeado, Tatiana, de 28 años, pasará del clan de los Santo Domingo al de la familia real de Mónaco, más exactamente los Casiraghi, del que tangencialmente hace parte desde hace siete años cuando inició su relación amorosa con Andrea Albert Pierre Casiraghi Grimaldi, hijo de la princesa Carolina de Mónaco y su segundo esposo Stéfano Casiraghi y nieto de Rainiero III de Mónaco y la recordada Grace Kelly.

Tatiana y Andrea se conocieron hace cerca de ocho años en el Liceo Jeanne d'Arc de Fontainebleau, en París, en donde la joven de origen colombiano se relacionó con Andrea, a través de su hermana Carlota. Según versiones de prensa, desde entonces son inseparables y fruto de esa relación estable surgen ahora los rumores de matrimonio, hechos públicos ayer por la versión 'online' de la revista Vogue Italia.

Y aunque Tatiana Santo Domingo no tiene pergaminos reales, su origen no es menos pomposo. Nació en Nueva York, es hija de Julio Mario Santo Domingo Braga, industrial colombiano fallecido en el 2009, y de la brasileña Vera Rechulski, una elegante dama de sociedad que vive entre Nueva York y París, pero que siempre termina aterrizando en el espectacular piso que adquirió en la avenida Vieira Souto, en la zona más exclusiva de Río de Janeiro.

Allí, obviamente, son asiduos Tatiana y Andrea, así como su pandilla de amigos europeos que se pasean en shorts y sandalias por las playas de Ipanema, en donde son perseguidos por los paparazzis que le muestran al resto de los mortales cómo se divierte esta pareja de príncipes modernos.

Precisamente a través de los medios de comunicación, especialmente de las revistas especializadas en temas de farándula y de realeza, los colombianos hemos sido testigos de los amores de nuestra futura princesa de origen colombiano. La hemos vista de paseo en Nueva York, de fiesta en Río de Janeiro, de compras en París, de diversión en Montecarlo y más recientemente en una de las más elegantes fiestas de cierre del Festival de Cannes, a donde asistió acompañada de su novio y de su hermano Julio III, un afamado disc jockey.

Tatiana, sin embargo, ha querido en los últimos tiempos dejar su imagen de niña consentida y fiestera, y se ha enfocado más en una faceta un poco menos pública de su vida. Y es que la joven, que tiene un grado en Bellas Artes de la American University de Londres y un máster en Historia del Arte de la New School for Liberal Arts de Nueva York, se dedica ahora a reunir y comercializar productos étnicos que vende a través de un sitio web llamado Muzungu Sisters, que montó en compañía de su amiga Dana Alikhani.

Fruto de este trabajo y de su nueva vida como joven empresaria de la moda, fue portada a comienzos de este año de la revista Vanity Fair, que precisamente la seleccionó en el 2010 como la mujer mejor vestida del mundo, destacando su estilo 'hippie chic' y la diversidad de prendas y accesorios que suele incluir en su imagen personal. También particular es el estilo de su prometido, siempre relajado y casual, y con un inseparable cigarrillo en su boca.

La relación de Tatiana con Colombia -el país de su familia- no es clara. Se le ha visto, eso sí, en fiestas y de vacaciones en Cartagena. Y algunos famosos colombianos, como el diseñador Esteban Cortazar, hacen parte de su exclusiva lista de amigos personales. Se dice que su madre se ha preocupado mucho porque mantenga sus raíces brasileras y que aunque el primer idioma de la joven es el inglés, se defiende muy bien en portugués, así como en español.

Por lo pronto Colombia reclama desde ya a su princesa real que, de cumplirse los estrictos estándares de sucesión real de Mónaco, en la que Andrea Casiraghi es el segundo en la línea de sucesión, podría ser en el futuro dueña y señora de ese principado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.