Sacha Baron Cohen será Aladeen, 'El dictador'

Sacha Baron Cohen será Aladeen, 'El dictador'

El actor británico, recordado por su papel como 'Borat', es el rey de lo políticamente incorrecto.

notitle
01 de julio 2012 , 11:25 p.m.

Si Sacha Baron Cohen fuera un animal, sería un camaleón. Esa es la mejor manera de describir a este historiador inglés de 41 años graduado en Cambridge que pronto cambió los libros por una carrera en el stand-up comedy de Londres. Si aún no sabe de quién hablamos, recuerde al increíble Borat.

Calladito y sin estresarse por las demandas y amenazas de sus detractores (que por lo visto no se han perdido sus películas), Baron Cohen es ahora Aladeen en El dictador, que se estrena en Colombia el 20 de julio. Se trata del máximo líder de la República de Wadiya -tan parecida a la de Muamar Gadafi...-, quien viaja a Estados Unidos para asistir a una conferencia de las Naciones Unidas y por 'error' termina viviendo como un americano de a pie. Es de morirse.

Pero la vida de Baron Cohen no siempre fue la de un actor cuyos estrenos son esperados tanto por la audiencia como por la crítica. El que hubiera publicado un ensayo en la universidad sobre el papel de los judíos en el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos hacía difícil pensar que tuviera un futuro en los escenarios como el rey de lo políticamente incorrecto.

Y es que no solo triunfó en el teatro; también se convirtió en modelo de pasarela. Aparecer en páginas de revistas le sirvió para dar el salto como presentador de espacios de tendencias a principios de los 90. Por aquella época, un productor lo invitó a aparecer en el magacín australiano Pump TV, después de ver una audición en la que Cohen se hacía pasar por un periodista de Albania llamado Kristo, que a la postre fue la inspiración para su Borat.

Sus apariciones en comedias y el hecho de compartir un espacio con Ali G., un rapero del sur de Londres que se dedicaba a arrinconar a grandes figuras con preguntas impertinentes, hicieron que Baron Cohen se convirtiera en una estrella en el Reino Unido. Se burlaba de la religión (a pesar de ser un devoto judío), de la fama (que lo persigue cada vez que asoma la cabeza en algún nuevo proyecto) y de la moral sexual (a pesar de entregarse, literalmente, en cuerpo y alma a todo tipo de situaciones inverosímiles, en las que critica sin tapujos la doble moral frente a las preferencias sexuales o la carga erótica y retorcida que se conecta con el poder y la política). Sus personajes son, en apariencia, excesivamente ingenuos, pero ofrecen una acidez ideológica que alcanza a ser peligrosamente molesta.

Borat, en el que encarna a un periodista de Kazajistán que viaja a Estados Unidos y termina enamorado de la actriz Pamela Anderson, ha sido hasta el momento su filme más famoso. Le siguió Bruno, un 'fashionista' homosexual que vive obsesionado con la belleza y termina siendo una carcajada venenosa a la cara del mundo del modelaje y del glamur. Este personaje, que también nació de sus primeros sketches en la televisión británica, llegó al cine en el 2009 y fue más mordaz con situaciones como una polémica escena en la que confesaba que había cambiado un iPod por un niño africano.

El poder absoluto

Ataviado con una espesa barba y mirada enloquecida en El dictador, Baron Cohen esconde su figura frágil en la caricatura de un gobernante que tiene un poder parecido al de una estrella de rock (si dejamos de lado, claro, las ejecuciones selectivas) y que no tiene reparos en mofarse de recuerdos intocables como los ataques del 11 de septiembre en Nueva York.

Aunque la imagen de Aladeen representa al peor enemigo de los estadounidenses y ahora es el nuevo foco de críticas violentas de musulmanes ofendidos, El dictador ha sido una de las cinco películas más vistas de Estados Unidos desde su estreno, en mayo.

El propio Sacha Baron Cohen niega cualquier intención malsana de su película.

"Yo me inspiré en Gadafi, que siempre me pareció un tipo muy divertido (...). Además, él siempre se vestía como una viejita de 60 años", decía en la cadena británica BBC, en una de las pocas entrevistas que ha concedido como él mismo.

Provocador, es claro que le encanta camuflarse en sus personajes para hacerse odiar y amar, y con ello se convierte en una pieza clave del engranaje del mundo del espectáculo. Finalmente, es el perfecto ejemplo de mercado: polémico y rentable. No por nada, sus películas off mainstream han levantado 800 millones de dólares. Así, se mueve por el riesgo y lo extasían sus personajes extremos, porque lo tiene claro, si ofende o no, no le importa: "La comedia debe ser un terreno libre", concluye.

El cómplice
Detrás de cámaras

En 'El dictador', también actúan Anna Faris y Ben Kingsley, y fue dirigida por Larry Charles, quien ya trabajó con Sacha Baron Cohen en 'Borat' y 'Bruno'. Charles dirigió episodios de 'Seinfield'.

El periodista polémico
El chiste que dolió y gustó

Un periodista extranjero (Borat) trata de entender el contexto cultural de Estados Unidos en un formato de 'falso documental', en el que la ingenuidad del protagonista devela las contradicciones de una sociedad que alaba la belleza y el consumismo. La cinta fue adorada por los críticos y la taquilla en EE. UU.

El exceso de 'Bruno'
Nada es sagrado para la moda

En el 2009, Sacha Baron Cohen repitió la fórmula de 'Borat' en el filme 'Bruno', una comedia ácida que se burló del ámbito de la moda y parodió conflictos de un mundo en el que la guerra y las pasarelas comparten protagonismo. Aunque tiene momentos divertidos, la cinta impactó más por la polémica que por sus efectos de humor.

Reacciones

"No llega a las alturas paródicas de 'Borat', pero ofrece un mayor promedio de aciertos que su última gracieta fallida, 'Bruno' ".
Ann Hornaday
'The Washington Post'

"Es divertida, además de ser obscena, asquerosa, escatológica, vulgar, cruda y demás".
Roger Ebert
'Chicago Sun-Times'

"Las demostraciones de 'indignación' política de Baron Cohen parecen demasiado enlatadas, planificadas e inofensivas".
Lisa Schwarzbaum
'Entertainment Weekly'

ANDRÉS HOYOS
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.