Un segundo, por favor

Un segundo, por favor

Leí que un segundo puesto a rotar en la bolsa podría significar una fortuna.

01 de julio 2012 , 08:05 p.m.

Estuve atento. Leí que el sábado tendríamos un segundo más de vida y no pude olvidarlo durante el día. El "regalo" del Servicio Internacional de Rotación de la Tierra tuvo un propósito: ajustar los relojes con el período de rotación de nuestro planeta, lo que podría ser quizás el último ajuste. Ya se ha acordado discutir en 1915 la abolición de esta práctica.

Minuto significa pequeño. O diminuto. Minuto viene de pars minuta prima, primera pequeña parte en que se divide la hora. Pars minuta secunda, para la segunda. O sea, el segundo. El término se impuso desde el latín a todas las lenguas anglosajonas. En inglés es second y, en alemán, sekunde.

Si el tiempo es oro, el sábado fuimos menos pobres todos los seres del planeta. O un segundo más ricos. ¿Qué hizo usted con su segundo adicional? Yo se lo di, sin querer, a una dependienta de almacén, la que demoraba venderme un cable de computador. "¿Me da un segundo?", fue su primera reacción.

Pedir un segundo es casi siempre una mentira disfrazada de buenas maneras. ¿Te has podido negar alguna vez a conceder uno? Y, bueno, en aquellas circunstancias, me vi obligado a hacerlo. Di no solo el segundo sino varios minutos, casi media hora, a aquella vendedora.

¿Cuánto vale un segundo? Depende. Con un buen golpe de diez es posible ganar una pelea de boxeo por nocaut. Usted sabe, aporreado, el rival sigue en el suelo intentando incorporarse, mientras el árbitro le cuenta "uno, dos, tres... ¡diez segundos!" y corre a levantarle a usted la mano.

Hoy en día, un segundo puede valer tanto como un centavo, pero puede también convertirse en asombrosa plusvalía si pasa por las manos de un magnate como Carlos Slim. De esto poco entiendo, pero leí que un segundo puesto a rotar en la bolsa podría significar una fortuna. O será, más bien, una buena bolsa puesta a rotar un segundo en Wall Street.

¿Cuánto vale el segundo que falta para que explote la bomba detenida por James Bond? Quizás millones de vidas, pero, para otras cosas, un segundo resulta insignificante. Para el sexo, por ejemplo. Una buena performance depende casi siempre del tiempo que tengas.

El segundo adicional, el que nos regalaron el sábado, es agregado por los científicos a otro tiempo, el universal coordinado, que mantiene la escala de los relojes atómicos de acuerdo con la rotación de la Tierra.

La hora atómica es mucho más estable y fiable que la llamada hora solar, basada en esa rotación. Sin el segundo adicional, ambas escalas se separarían cada vez más. En 1972, cuando se instituyó el sistema, la diferencia entre el tiempo atómico y el solar era de 10 segundos. Desde entonces se han añadido varios. El más reciente fue el sábado. La diferencia subsanada entre ambos es ahora de 35 segundos.

Estos segundos regalados deberían aliviar, en nuestro subconsciente, por lo menos, la sensación de que ahora el tiempo pasa con mayor rapidez.

Estamos viviendo lo que los mayas llamaban "el tiempo del no tiempo". Entramos a una nueva era, el portal de los espejos, algo parecido a la suspensión de la realidad, fundamento del carnaval, de las buenas novelas, de la dimensión desconocida.

Por eso pensaríamos tanto en el tiempo. Yo lo seguí haciendo en la noche del sábado, el día del segundo. Mi mujer y yo estuvimos escuchando boleros y pusimos más de tres veces El reloj, de Roberto Cantoral, en la versión incomparable de Lucho Gatica. A poco de ser abandonado por su amante, el demencial compositor no está interesado en los segundos que faltan. Debe ser un reloj de pared, sin minutero siquiera, ese al que Cantoral y Gatica imploran. Porque ellos no piden segundos. Ellos piden horas.

Heriberto Fiorillo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.