Oswaldo Ruiz, el gay paisa que se casó en Argentina

Oswaldo Ruiz, el gay paisa que se casó en Argentina

Unión con el español José Manuel Gutiérrez es la primera entre turistas en Buenos Aires.

notitle
30 de junio 2012 , 09:42 p.m.

Oswaldo Antonio Ruiz ha vivido siempre entre geranios y crisantemos. Pero también entre espinas. Por años, ha manejado el negocio familiar en Medellín: una floristería, herencia de su padre fallecido y con quien nunca se entendió por su condición homosexual.

"Soy diseñador -suelta con fuerte acento paisa-, hago adornos, coronas y vendo flores al menudeo". Siempre que tenía que adornar una boda, él soñaba con la suya, con un vestido blanco de cola larga atravesando el templo para sellar la unión con su amado.

Ruiz, de 45 años, cumplió su sueño de casarse esta semana, aunque lejos de su país y sin ceremonia. El lunes, contrajo matrimonio en Buenos Aires con el español José Manuel Gutiérrez, seis años menor que él y su pareja desde octubre del 2011. La suya es la primera boda entre turistas gays en esa ciudad, lo que ha sido llamado "exportación de los derechos de los gays" por la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (FALGBT), y su noticia le dio la vuelta al mundo.

Pero Oswaldo y José Manuel no querían llamar la atención con su unión. Inicialmente, pensaron en el valor simbólico del rito, en ser felices, y por eso viajaron a Argentina.

"En Colombia es muy difícil ser gay -comenta Ruiz-. Aunque tenemos los mismos derechos que cualquier unión marital de hecho, la sociedad en general sigue siendo muy dura y violenta con personas como yo, que tenemos una apariencia andrógina", dice él, que lleva el pelo largo, las cejas tatuadas y una línea negra que delinea sus ojos, aunque con un cuerpo evidentemente masculino.

La pareja se conoció por Internet, en julio del año pasado. Cuatro meses más tarde, el español, que se ganaba la vida en una empresa de correos en su país natal, viajó a Medellín para conocerlo. Desde entonces, viven juntos. Ambos trabajan ahora en la floristería.

"Vivimos muy bien, pero quisiéramos más tranquilidad y libertad; caminar cogidos de la mano, que no nos miren mal ni nos digan cosas por mi apariencia", dice Oswaldo, quien hubiera querido casarse en Colombia, no solo porque es su país, sino por costos. Tuvo que pagar un millón de pesos por los trámites de su matrimonio en Buenos Aires. Esto, sin contar los gastos del viaje.

Argentina es uno de los once países que permiten el matrimonio entre parejas del mismo sexo y el único que autoriza que personas sin residencia previa puedan casarse allí. Según datos de la FALGBT, hoy hay diez solicitudes de parejas colombianas del mismo sexo que quieren casarse en Buenos Aires.

Alejandro Nasif Salum, secretario de relaciones internacionales de la FALGBT, explica que Oswaldo y José Manuel, al igual que toda pareja gay que se case en Argentina, tienen los mismos beneficios que cualquier matrimonio local: derechos de sucesión y patrimoniales y de seguro médico. Esto si deciden radicarse allí, incluso sin la necesidad de tramitar la ciudadanía. Si se trata de una estadía transitoria, los derechos se reducen a ciertos beneficios, como descuentos en tiquetes para parejas casadas.

Su matrimonio también será reconocido en España, pues todo matrimonio homosexual es reconocido legalmente en cada uno de los países donde está permitido. Allí gozarán de los mismos derechos de toda unión marital, cuando se cumplan los requisitos de inmigración.

Ruiz y su pareja han decidido viajar porque no se sienten protegidos en Colombia. Ruiz cuenta que en enero, durante unas vacaciones que pasó con Gutiérrez en Santa Marta, un grupo de policías los interrumpió en la playa, donde tomaban el sol. "Nos maltrataron verbalmente y a José Manuel le rompieron la cámara", cuenta indignado y afirma que la denuncia interpuesta contra los uniformados no ha prosperado.

A la pareja no la afecta que en Colombia su matrimonio no tenga validez, pues tarde o temprano se irán a vivir a España, pero a Ruiz le preocupa que su comunidad no goce aún del beneficio.

"Bien sea por cuestión de derechos o solo por lo que representa el símbolo de entrega y amor del matrimonio, los gays deberían poder casarse en este país", lamenta. "¿Acaso no somos ciudadanos colombianos?".

Unión igualitaria en el país

La batalla que aún no ha ganado la comunidad LGBT de Colombia es el acceso a los derechos de matrimonio y adopción, pese a que a estas parejas ya se les reconoce como familia. El Congreso puede fallar al respecto hasta junio de 2013.

JOSÉ ALBERTO MOJICA PATIÑO
Redacción Vida de Hoy

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.