Emilio Otero, el secretario del Senado de los 360 millones al año

Emilio Otero, el secretario del Senado de los 360 millones al año

Aspira a ser reelegido. En la mira por 'mico' que le iba a otorgar fuero y apartamento de un narco.

notitle
30 de junio 2012 , 09:39 p.m.

Hace 28 años, Emilio Ramón Otero Lajud llegó de Sahagún (Córdoba) a desempeñarse como mensajero raso del Congreso de la República.

En esa época, solo tenía su cartón de bachiller y el apoyo del senador liberal Jorge Ramón Elías Náder. Por eso, su asignación salarial apenas alcanzaba los 12.000 pesos.

Pero, en menos de un lustro logró ascender a servicios generales, luego a subsecretario auxiliar del Senado y desde hace diez años es el poderoso secretario general de esa corporación. Desde ese cargo maneja contratos, la agenda en las plenarias y los trámites legislativos, a cambio de un sueldo superior al de un ministro: 360 millones al año.

Y aunque Otero ha gozado de cierta reputación en círculos políticos -estuvo a punto de ser nombrado gobernador de Córdoba por el gobierno Uribe-, hoy está en la picota pública por cuenta de la escandalosa reforma de la Justicia.

Uno de los 'micos' le otorgaba un fuero especial al secretario del Senado que ponía a Otero a salvo de la Fiscalía, ente que lo tiene bajo la lupa por conductas que van desde posible tráfico de influencias hasta prevaricato. La Procuraduría también lo indaga por hechos como su nexo con Juan Felipe Sierra, enlace de la organización criminal de alias 'don Mario'.

Pero hay más ruido a su alrededor que pone a tambalear su reelección, este 20 de julio.

Comprador de buena fe

"Empezó viviendo en arriendo en la casa de un paisano y ahora tiene varias propiedades, fuma habanos importados y anda en varios carros", se lee en denuncias enviadas a Fiscalía y lo repiten congresistas que pidieron omitir sus nombres.

EL TIEMPO investigó y estableció que entre sus bienes, Otero tiene un apartamento en Bogotá (de más de 250 metros cuadrados) que adquirió en junio de 2007 por 600 millones de pesos y en donde hoy vive.

El dato que llama la atención es el del vendedor: la Inversora Pinzón y García Sociedad en Comandita.

La empresa -dedicada a vender artículos eléctricos- es de la familia del narcotraficante Bernardo Pinzón Rivera, quien aparece en papeles como gerente suplente.

Pinzón fue tristemente célebre por comprar el lote del tradicional Club San Fernando de Cali, en 2007, época en la que ya había sido condenado en EE. UU. a 57 meses.

Un año después, en septiembre de 2008, fue asesinado por sicarios en España.

Al respecto Otero fue enfático en advertir que la compra del apartamento la hizo con una empresa y no con una persona, y que supo del predio a través de avisos de venta.

"Soy un comprador de buena fe, la transacción se realizó a través de un banco, eché mano de mis cesantías y de inmediato lo hipotequé", explicó y no quiso referirse al precio comercial del inmueble.

Lo que sí aclaró es que la conexión de la propiedad con el narco la supo hace poco a través de un anónimo.

Ganadero y abogado

Sobre su hacienda La Reina (en Córdoba), sus caballos de paso y su ganado fino -mencionados en denuncias-, dijo que se trata de un oficio heredado de su padre Edilberto. Y aclaró que aunque, hace seis años, manifestó que este era tejedor de hamacas, es un pasatiempo porque en realidad se trata de un ganadero.

"Por qué tengo que explicar de dónde salen mis cosas. Yo declaro y pago impuestos. Lo único que he hecho es cumplir con mi función notarial y servirle al país. Mis actuaciones son transparentes", dijo Otero ya con un cartón de abogado en sus manos.

Y advirtió que el salario que recibe fue asignado por ley mucho antes de que él conociera el Capitolio. Además, que la iniciativa del fuero partió de un grupo de senadores.

"Estas sindicaciones son parte de una campaña para que no me reelijan en 20 días", sentenció.

Alistan demanda para bajarle el sueldo

Este martes, el senador del partido de 'la U' Armando Benedetti presentará una demanda ante el Consejo de Estado para tumbar el decreto que le otorga millonarias gabelas salariales al secretario de la Cámara alta. La norma equipara ese sueldo al de un senador y supera el de los ministros. Además, Benedetti y sus colegas Juan Manuel Galán y John Sudarsky formaron un bloque para evitar que Emilio Otero sea reelegido.

Benedetti lo acusa de estar repartiendo carros blindados a senadores para hacerse reelegir en el cargo. Esta semana el Senado va a recibir las hojas de vida de los candidatos a secretario general, y Otero aún insiste en postularse.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.