La Corporación para el Desarrollo trajó a Bogotá a Edgar Morin

La Corporación para el Desarrollo trajó a Bogotá a Edgar Morin

En mayo se llevó a cabo el Foro Internacional: 'La Ética y la Reforma Del Pensamiento: Edgar Morin'.

29 de junio 2012 , 09:29 p.m.

Al otorgar al sociólogo francés Edgar Morin la Universidad de América con sede en Bogotá el grado Honoris Causa en Ciencias Sociales, se mencionaron algunos aspectos relevantes de la vida y obra del profesor, entre los que destacan su nacimiento en París en 1921 y su prolongada investigación de la crisis
interna del individuo y su comprensión sociológica a través
de lo que él llama una investigación multidimensional, es decir utilizando los recursos de la sociología empírica y la observación comprensiva. Fuerte crítico de los medios de comunicación masiva, ha analizado así mismo, los fenómenos de propagación de la opinión.

Morin estudió en la Sorbona y en la Universidad de Toulouse, licenciado en Geografía e Historia y en Derecho en 1942, cursó posteriormente estudios universitarios de Sociología, Economía y Filosofía, que se vio obligado a interrumpir, con el estallido de la II Guerra; fue militante de la resistencia francesa contra el Nazismo y más tarde miembro del Partido Comunista Francés hasta 1951, año en que fue expulsado por antiestanilista; pese a que entonces abandonó el PCF, no militó en ningún otro partido, pero nunca dejó de interesarse en la política.

Desde 1945 a 1946, fue jefe de propaganda del gobierno militar francés en Alemania, de 1947 a 1950 fue redactor jefe de un periódico en París, dirigió a la par la revista Arguments, investigador y miembro del Centro Internacional de Investigaciones Científicas, desde 1950 hasta el año 70, pasó a ser director de investigación de dicho centro, desde 1977 dirigió el Centro de Estudios Interdisciplinarios y la Escuela Superior de Ciencias Sociales, dependencia del mencionado centro.

Vale la pena mencionar algunos de los libros del profesor Morin, entre ellos 'Los siete saberes necesarios para la educación del futuro', publicado en francés por la UNESCO en 1969, 'Breve historia de la barbarie en occidente", 2009, 'Para una política de la civilización', 2009, 'La vía para el futuro de la humanidad', 2011
En su intervención Morin empezó por afirmar que Colombia es un país que vive a la temperatura de su destrucción, pero que la destrucción es al mismo tiempo un proceso de creación y que gozar de la democracia en este laboratorio de mestizaje es cuestión de salir de estos tipos destructivos que vienen del uso de las armas, de las venganzas, del excluido y comenzar a partir del diálogo.

Sobre ética explicó como fuentes de la misma la solidaridad y la
responsabilidad, sin ellas se entra a la problemática de la corrupción y de la degradación. Para superarla existen dos vías: una vía política y otra personal. Se debe sumar que la educación debe tener un papel importantísimo, porque lo que hace falta es la comprensión humana, que significa que se debe comprender a los otros y no creer que siempre se tiene razón y que el otro es quien está equivocado. Así, "La ética significa abandonar la visión maniqueísta donde yo soy el propietario del bien, el otro el representante del diablo, del mal".

Añadió que no ve mucha diferencia entre lo público y lo privado porque no hay unas diferencias tan claras, pero en ambas debe primar la ética. "Frente a todo este problema de violencia y de irrespeto por lo público, tendríamos que ser muy claros en que deberíamos plantear claramente al sistema educativo la necesidad de desarrollar competencias ciudadanas; y finalmente que entendíamos por competencia ciudadana las capacidades desarrolladas en los muchachos para vivir en el colectivo, que partía de identificarse él mismo, pero tener la capacidad de entender al otro". Para cerrar dijo: "El reconocimiento de derechos y deberes y el desarrollo del
pensamiento moral son cruciales para poder lograr ciudadanos que estén en capacidad de respetar lo público".

Morin expuso que se entienden los problemas de democracia como la vivencia de opiniones diversas, entonces esto supone una tolerancia, también supone el respeto de las minorías, es evidente que si la democracia es un conflicto, entonces la solución es la tolerancia a las opiniones diferentes. Una ética de la tolerancia
es necesaria para la buena democracia. Hay también la necesidad de una vitalidad cívica, si una gran parte de los ciudadanos no se interesa de las elecciones, en los debates de ideas, es un peligro para la democracia; es necesaria vitalizar varios pensamientos políticos. Además es necesaria la necesidad del equilibrio de los poderes, porque es evidente que la independencia de la justicia es una cosa fundamental y también de valor ético porque la justicia es una garantía. También la pluralidad de la prensa para que se puedan expresar todas la opiniones.

Morín afirmó también que es importante insistir sobre las ambivalencias éticas del proceso de globalización. Hoy en día hay un universo de comunicación, se puede comunicar desde todas las partes del planeta, con fax, con internet, con teléfonos celulares; es un modo de comunicación inocultable, pero no es uno de comprensión. "Es evidente que la globalización produce un mejor Estado, con elementos de progreso, pero también produce un peor estar, con crecimiento de las miserias de los campesinos, desrealizados, produce crecimiento de libertades; vemos que la mundialización favorece una ética de los derechos humanos, favorece una ética democrática, una ética de las palabras libertad, igualdad, fraternidad, pero al mismo tiempo la mundialización disgrega las solidaridades tradicionales. Además crecimiento de la producción, una importante producción de los poderes, pero hay también una producción de supremacía y hay una mundialización de las mafias, también de las mafias de los narcotraficantes". Por eso la ética debe ser dialogada y la tradicional no basta.

Morin dijo en el momento del recibir el homenaje universitario: "de todos modos los dos lados de mi persona son reconocidos aquí, el lado subjetivo, el lado de escritor, literario, el lado de la persona que busca actuar, hacer lo mejor que esta persona puede para el bien común, para los seres humanos".

Versión suministrada por la Corporación Complexus que próximamente divulgará un video del evento, que fue patrocinado por la Academia de la Lengua, la Universidad de América, La Embajada de Francia, la Fundación Santillana, la Contraloría General, la Auditoría General, la Asociación Colombiana de Universidades ASCUN, Pacific Rubiales Energy, la Federación Nacional de Cafeteros, Auditions Play Bac y Habitat.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.