Que a Santos lo burlaron

Que a Santos lo burlaron

notitle
26 de junio 2012 , 01:43 p.m.

El titular de esta columna lo soltó ayer en la peluquería femenina una jurídica, Adriana, que es amiga del Presidente porque ella vivió en Londres en el año 80 y juntos salían a Hyde Park a tomarles fotos a los gansos y a soñar qué haría él si llegaba a presidente.

Ella nos dijo ayer en el gimnasio: "A la ligera critican al Presidente sin entender que él no puede irse al Capitolio en persona a suplicarle honradez al político; así, no puede desbaratar las marrullas que le montan sus amigos; le tocó por teléfono, pero a la hora del té se lo burlaron". "¿Y sus ministros qué hicieron?", pregunté. "Rogarles a los parlamentarios que no montaran trampas, pero poco caso les hicieron". Una espontánea dijo al grupo: "Santos sí les toleró marrullas a sus amigos políticos porque tenía el vanidoso afán de sacar adelante esa reforma".

Los parlamentarios se aprobaron gabelas que dan vergüenza. Hay una sentencia que no es de don Nicolás Maquiavelo, es de Mario Moreno 'Cantinflas', que dice: "En asuntos del poder y la política, si te descuidas, tus amigos te ponen conejo". Sí, eso le pasó al presidente Santos; lo escucharon por teléfono, pero calladamente le cocinaron un plato exquisito: "Conejo en salsa de maracuyá con ají chivato". Oh festín delicioso; ni en sitios de alto vuelo de Bogotá, como Niko o La Brasserie, lo preparan; solo en el restaurante El Bandido lo sirven una vez al mes.

De la peluquería, 15 mujeres cívicas y leales al país le mandaron decir al presidente Santos que con tantos amigos faltones que tiene... no necesita enemigos. Certísimo. Cuentan que, vía telefónica, les pidió que guardaran sus apetitos; no le hicieron caso, lo ningunearon. Como ya les dieron buena parte de la torta presupuestal... se hicieron los australianos. Hoy en diez mil peluquerías piden cierre del Congreso, pero es un sueño sin futuro. Lo cómico no falta en esta crisis: hay oportunistas que se están autonombrando jefes para mañana ser parlamentarios.

Chau al novelón de los parlamentarios. Vamos a una pesadilla nacional: que miles de niños están en vacaciones con gran lío para sus familias. Niños que quieren programa diario de cine, paseo al parque y consumir comida basura, que es carísima. Niños que quieren gastar dinero como si fueran parlamentarios colombianos viajando por la China con viáticos en dólares. "No más vacaciones para los muchachos" es una súplica nacional, pero hay otra: "Presidente Santos, póngale fin a la guachafita o lo mandan para el Paraguay".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.