Expertos analizan cómo son los niños que no saben quererse como son

Expertos analizan cómo son los niños que no saben quererse como son

La obsesión por la imagen corporal afecta cada vez a más temprana edad.

notitle
23 de junio 2012 , 04:46 p.m.

¿Quién no recuerda a Sarah Burge, la estadounidense que le regaló a su hija de 7 años un vale para un futuro implante de senos, pues a ella, a sus 51, no le cabe una cirugía más? ¿O a Lauren Jackson, de 26, quien llevó a su niña de 3 años a una cámara de bronceo para que luciera más bella en los reinados de belleza? Sin ir tan lejos, son cotidianos los casos como el de una bogotana que, preocupada por la prominente barriga de su pequeña de 5 años, la puso a dieta. De su lonchera desaparecieron las harinas y quedaron las frutas y el queso.

Hechos como estos llevaron al Parlamento británico a afirmar que "todos los escolares deberían tener lecciones obligatorias sobre su imagen corporal", pues, según la institución, la obsesión por la imagen está alcanzando dimensiones desproporcionadas en los niños, hasta el punto de causarles depresión y desórdenes alimenticios.

La imagen corporal es la representación mental que una persona tiene de su cuerpo, y puede coincidir o no con la realidad. "Cuando no coincide, hablamos de una distorsión de esta imagen, y la persona cree que se ve más gorda o más flaca de lo que realmente es", explica la psicóloga clínica Juanita Gempeler, directora científica del Programa Equilibrio, dirigido al tratamiento de trastornos de alimentación, afectivos y de ansiedad.

El problema llega cada vez a más corta edad -agrega- y ya "empezamos a ver niñas menores de 10 años que quieren lucir más delgadas". Los niños ahora hablan de cero calorías y grasa en los alimentos que van a consumir. De acuerdo con Gempeler, "hay muchas mamás insatisfechas con sus cuerpos que proyectan esa insatisfacción en sus hijos".

Según la psicóloga Patricia Aguirre, la presión de un concepto de belleza asociado a lo estético y no a lo saludable también influye, y añade que los niños "construyen su imagen corporal no solo a partir de lo que ven en el espejo, sino con base en comentarios que reciben de familiares y amigos". Para ella, lo más preocupante es que asocian el aspecto con una idea de éxito y de aceptación.

Según Camila Pombo, psicóloga especializada en trastornos de alimentación, "en la medida en que los padres ayudan a sus hijos a sentirse bien con su cuerpo, crean una imagen corporal positiva y se reduce el riesgo de trastornos". También influyen aspectos emocionales, agrega la psicóloga Paula Bernal; por ejemplo, "algún tipo de carencias afectivas". A continuación, algunos tips para ver si su hijo tiene una distorsión de su imagen y algunas claves para ayudarlo.

Cómo ayudarlos

1. Aceptación

Lo primero que hay que transmitirles a los niños es que deben aceptar su cuerpo como es. Y que todos son de diferente color, tamaño, talla y forma.

2. Cuerpo sano

Es clave que valoren su cuerpo desde su funcionalidad. O sea, si hacen ejercicio, que lo hagan para correr, saltar y bailar, y tener un cuerpo sano.

3. Autoestima

Deben entender su valor como personas y las cualidades que los hacen únicos. Exalte sus habilidades para que tengan una imagen positiva. No los compare.

4. No a las dietas

Los niños deben aprender a consumir todo tipo de alimentos, sin restricción alguna y en horarios fijos. Procure que las horas de comer sean agradables, para que no las relacionen con momentos negativos.

REDACCIÓN VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.