Editorial: Mujeres ninguneadas

Editorial: Mujeres ninguneadas

22 de junio 2012 , 07:57 p.m.

La mayoría de los habitantes de Colombia son mujeres. Según el Dane, el 51,5 por ciento de la población es componente femenino y el 48,6, masculino. Pero, a estas alturas del siglo XXI, la presencia de las mujeres colombianas en cargos públicos y privados sigue siendo inferior a su participación demográfica, y ni siquiera alcanza los porcentajes obligatorios.

Según la Ley 581 del 2000, el 30 por ciento de la nómina de entidades del Estado debe estar ocupado por mujeres. La razón de ser de esta cuota forzosa es la de vencer la tradicional discriminación, que solo les confirió el voto en 1954 y las tuvo durante tres cuartas partes de nuestra vida republicana en condiciones de espectadoras de unos poderes públicos reservados a los hombres.

Aunque las matemáticas no son mejores que la educación y la conciencia de un cambio en los papeles sociales a la hora de integrar los organismos del Estado, la cuota es el remedio que aplican muchos países para recorrer el primer tramo del camino hacia la igualdad. Así lo han hecho las mujeres en varios países europeos y las minorías raciales en Estados Unidos.

El problema es que en Colombia ni siquiera se cumple la pequeña porción -menos de un tercio de ciertos puestos públicos- que la ley reserva a la población femenina. El Gobierno es el primero en violar las normas nacidas hace ya doce años. La actual administración concede apenas un 25 por ciento de los ministerios a las mujeres. Por derecho les corresponderían 5 de las 15 carteras del gabinete, pero solo ocupan 4.

Esas 4, además, son "femeninas", es decir que, con frecuencia, se ponen en manos de ellas: Relaciones Exteriores, Educación, Cultura y Salud. En materia de consejerías y secretarías de alto rango, la cuota está satisfecha, pues 5 de los 13 cargos los ejercen ciudadanas.

La reforma política del 2011 establece que en las corporaciones públicas impera también la cuota del 30 por ciento. Pero en estas entidades las mujeres brillan por su ausencia. En el 2007, en más de la mitad de los municipios (758) nunca se había posesionado una alcaldesa, y la situación actual no ha variado. En las listas de candidatos de las elecciones del 2007 había un 16 por ciento de aspirantes femeninas. La proporción alcanzó el 35 por ciento en las elecciones del año pasado, pero es apenas una venia a la aritmética, porque buena parte de las candidatas ocupaban lugares de difícil elección. Por ello, ciudades como Medellín y Barranquilla solo llevaron una mujer al concejo, mientras que en el cabildo bogotano apenas el 20 por ciento son concejalas.

Las gobernaciones siguen siendo territorio de hombres. En el 2007 se eligió una sola gobernadora, y cuatro años después, a duras penas, se llegó al 9 por ciento, con 3 de las 32 gobernaciones en manos femeninas: Quindío, San Andrés y Huila. En el 2011 se duplicó la cifra, pero sigue siendo muy inferior a lo ordenado.

Es peor el caso de las alcaldías, donde la cuota retrocedió de una elección a otra. En el 2007, el 18 por ciento de aquellas tuvo una jefa de gobierno. En el 2011, la proporción descendió al 12,5 por ciento, casi un tercio de lo que correspondería por derecho. Las tres alcaldías principales donde las mujeres mandan son Barranquilla, Florencia y Quibdó. Algunas ciudades en las que la alcaldesa había realizado un buen papel, como Cartagena, volvieron a los varones.

El país debe cumplir la ley de cuotas. No solo porque es obligatoria, sino porque está desaprovechando el trabajo y las luces de millones de mujeres. Ojalá el propio Gobierno subsane el mal ejemplo que da en esta materia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.