Elecciones compradas

Elecciones compradas

22 de junio 2012 , 06:27 p.m.

Rodeado de cientos de miles de seguidores y muchas voluntades compradas (esclavizadas) -ya que son empleados públicos o por izquierda o derecha reciben dádivas del gobierno-, Hugo Chávez inscribió finalmente su candidatura a las elecciones presidenciales del 7 de octubre, en las que aspira a ser reelegido para un tercer mandato consecutivo de seis años, pues ostenta la presidencia desde diciembre de 1998, aunque al llegar al poder afirmó que dejaría el cargo en cinco años. La victoria en las elecciones de este octubre prolongaría su mandato, si su salud se lo permite, hasta el 2018.

 "Cumplo con mi deber en este día de inscripción de la candidatura de la patria...", dijo el exgolpista Chávez a la directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE), usando la boina roja que solía llevar cuando era teniente coronel activo del Ejército, quedando muy claras sus intenciones militaristas. "Me comprometo (...) a acatar los resultados de las elecciones", agrego. Obviamente, después de todo, con las voluntades compradas y el enorme aparato de propaganda estatal que maneja, no debería necesitar el fraude.

Utiliza el mismo método "democrático" que sus amigos los gobernantes argentinos. El periodista Jorge Lanata mostró en su programa de televisión a un arrepentido del oficialismo que confesó que lo despidieron de una aerolínea estatal argentina cuando se negó a aportar el 10% de su sueldo a los jerarcas partidarios que le habían conseguido el trabajo. Así las cosas, las encuestas todavía le dan un margen de ventaja a Chávez, aunque en las últimas legislativas bajó considerablemente.

El único candidato de la oposición, el gobernador Capriles, que el domingo 10 de junio habría logrado reunir más de un millón de personas en las puertas del CNE para acompañarlo a inscribir su postulación, 'pura gente del pueblo' que acudió voluntariamente y no empleados públicos que asisten 'obligados', dijo: "nosotros, sin tener los recursos del Estado, (...) recorriendo casa por casa, pusimos más de un millón de personas en la calle, (...) tres millones de personas en las primarias".

Es de esperar que de aquí al 7 de octubre no ocurra lo que en Rusia, donde el autócrata Putin ha dispuesto nuevas normas para "regular" las manifestaciones publicas. Así, desde el 28 de mayo la policía rusa registró los domicilios de varios líderes opositores y detuvo a más de doce con la excusa de que se violaron las nuevas normas en la anterior manifestación del 6 de mayo, denominada marcha de los millones, que congregó en Moscú a miles de personas para expresar su rechazo al presidente Vladimir Putin, que tomaba posesión al día siguiente. En ella hubo cerca de 450 detenidos, cinco hospitalizados y otras veinte personas tuvieron que ser atendidas por los médicos. Aun así, a la última manifestación del 12 de junio acudieron miles.

En fin, hablando de Europa y autoritarios, y para terminar con una perla negra, el gobierno español ha denunciado ante la Comisión Europea el nuevo régimen fiscal del peñón ocupado por el gobierno inglés (el denominado Income Gibraltar Act 2010), por considerar que es incompatible con la legislación comunitaria, ya que aplica el 10% de impuesto de sociedades, frente al 30% de España. Es decir, en lugar de competir sanamente, pretende que se sancione a quien beneficia a las personas.
 
*Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity de Oakland, California.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.