Los arquitectos colombianos que revivieron la historia de Venecia

Los arquitectos colombianos que revivieron la historia de Venecia

Tras nueve siglos, un diseño de dos bogotanos permitió la apertura del arsenal de esa ciudad.

notitle
22 de junio 2012 , 07:09 a.m.

Una de las ciudades más tradicionales de Italia revive su historia gracias a dos colombianos. El trabajo de los arquitectos David Morales y Andrés Holguín en la nueva puerta de acceso norte al complejo histórico del arsenal de Venecia permite el público  conozca un lugar que estaba cerrado al público desde el siglo 12. (Vea la galería de imágenes de la recuperación del arsenal).

Esta historia comenzó en el 2006, cuando Morales y Holguín ganaron una convocatoria para menores de 41 años. Los arquitectos colombianos se impusieron entre 122 participantes de más de 11 nacionalidades para permitir que los venecianos y los visitantes conocieran esta antigua fábrica de barcos, uno de las más grandes del mundo durante siglos.

Un proyecto histórico

Una vez su propuesta fue elegida, duraron dos años más de trabajo de consolidación, uno para entregar el proyecto definitivo y otro para lo correspondiente a la construcción. El pasado 13 de abril, el complejo arquitectónico que permite la entrada al edificio histórico fue inaugurado.

Morales cuenta que su propuesta se destacó entre las demás, precisamente, por salirse de los parámetros que pedían en principio. "No seguimos al 100 por ciento las normas. Sólo se pedían dos plantas y nosotros hicimos tres", relata el arquitecto colombiano, que asegura que se buscó ser muy respetuoso y, por ello, no se tocó el edificio existente, sino que se hizo una unión entre lo tradicional del arsenal y lo contemporáneo. Ahí está la mano de los colombianos.

En la construcción del nuevo edificio, se usaron materiales como cristal, acero y piezas cerámicas, entre otros. El rango cromático de las superficies se redujo a blanco y variaciones del gris para evitar el conflicto visual con la expresividad del ladrillo original.

El diseño tiene su inspiración en la forma tradicional de construir los barcos por el Arsenal. Allí, las naves se elevaban sobre unas pocas cajas como sistema de soporte, permitiendo trabajar en el casco del barco. De manera similar, cuatro volúmenes situados estratégicamente sobre el suelo y abiertos al público (punto de información, librería, salón de conferencias y cafetería) son el soporte de un volumen de mayor escala con cinco oficinas para incubadoras de empresas y las nuevas instalaciones. En el nivel superior, dos volúmenes de cristal acogen las salas de reuniones.

Italia, con toque colombiano

Morales, el mismo del arsenal de Venecia, también ha hecho varios diseños para viviendas de interés social en Ibagué. Él está casado con una catalana y es padre de dos hijos, mientras Andrés, su compañero de trabajo, es esposo de una italiana y padre de dos pequeños de seis y tres años. Ambos, egresados de arquitectura en la Universidad de los Andes, salieron de Colombia en 1998 y llegaron a Barcelona, donde siguieron estudios cada vez más especializados. Todo ese recorrido llegó a Venecia, en forma de arsenal.

"El arsenal ocupa un buen espacio de Venecia y por eso 'sacan pecho'. Muchas asociaciones entienden que debería ser un espacio público y este es un primer paso. Hemos sentido la alegría de la gente. Es un éxito", cuenta David Morales, que desde 1998 vive en Barcelona. Andrés Holguín, su compañero de equipo, también estaba en España, pero se mudó a Venecia para seguir de cerca el proyecto.

El Arsenal de Venecia es un complejo monumental de importancia histórica excepcional: el astillero de la ciudad se construyó durante el siglo XII, y se desarrollo hasta convertirse en la fábrica más grande del mundo. El alcalde de la ciudad Giorgio Orsoni y el director de la Agencia de patrimonio estatal Stefano Scalera, quien calificó la intervención como "una recuperación símbolo que sirve de ejemplo para toda Italia".

El éxito de este proyecto es una prueba para Morales de que la arquitectura colombiana no desmerece frente a la de otros países ni de la que se ve en los libros especializados y advierte que es muy arraigada a los lugares de trabajo de sus construcciones. Incluso, explica que la situación en temas de vivienda que vive el país hace que los colombianos sean muy recursivos y, por lo mismo, cree que ese trabajo es un reflejo directo de nuestra sociedad.

Ahora, Morales y Holguín seguirán la construcción de sus vidas. David trabaja en un diseño para un edificio de estrato cuatro en Bogotá, mientras que Andrés sigue su trabajo en Venecia, donde finalmente se estableció. Sin embargo, ambos saben que con su trabajo en el arsenal de Venecia dejaron un sello colombiano en la historia de Italia.

ÓSKAR ANTONIO ORTIZ ECHEVERRÍA- REDACTOR ELTIEMPO.COM

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.