Cifras y estrategia

Cifras y estrategia

15 de junio 2012 , 05:04 p.m.

La política de seguridad está sometida a ciertas paradojas. Una de ellas es el papel ambivalente de los indicadores que evalúan su desempeño. La estrategia de orden público necesita de mecanismos que midan su efectividad. Pero, en ocasiones, el objetivo de derrotar al enemigo es sustituido por el interés en lograr cifras "políticamente correctas" y el comportamiento de las tropas se somete a esa lógica perversa.

El mejor ejemplo de cómo los números pueden reemplazar a la estrategia es el caso de las fuerzas norteamericanas en Vietnam que convirtieron el incremento de las bajas de la guerrilla en una meta en sí misma hasta provocar decenas de miles de muertos y... perder la guerra.

El plan de guerra 'Espada de Honor', adelantado por el Ministerio de Defensa, ha sido víctima de esta peculiar "aritmética de la guerra". Observadores y comentaristas han presentado el incremento de ciertos delitos -terrorismo, militares y policías asesinados, etc.- como prueba de que la guerrilla se está fortaleciendo.

Sin embargo, los resultados de 'Espada de Honor' desmienten estas visiones. De hecho, el desgaste de los grupos armados se está acelerando. Entre enero y mediados de mayo, por ejemplo, el número de miembros de las Farc dados de baja aumentó en un 39 por ciento y las capturas, en un 72 por ciento.

La clave para entender el plan de guerra descansa en analizar cómo se adecua al perfil operacional de la guerrilla. En los últimos años, las Farc han abandonado las operaciones de corte bélico a cargo de columnas de combatientes uniformados y han apostado por ataques terroristas realizados por militantes clandestinos.

Este tipo de accionar se ha concentrado en unas decenas de municipios donde la guerrilla ha buscado refugio. Frente a este escenario, 'Espada de Honor' es un esfuerzo focalizado para degradar de forma radical la capacidad de la guerrilla y recuperar sus zonas de retaguardia.

En este contexto, el plan de guerra ha permitido a la Fuerza Pública escapar de la tiranía de las estadísticas y recuperar la posibilidad de hacer estrategia para buscar resultados decisivos. Durante los años precedentes, la política de seguridad llegó a quedar atrapada por un "síndrome de cero incidentes" que forzó a las tropas a asumir como prioridad absoluta garantizar que no se producía ni un solo acto terrorista en sus zonas de responsabilidad.

El resultado fue que las operaciones tomaron un sesgo defensivo destinado a asegurar que "no pasaba nada" y se perdió la capacidad para realizar operaciones ofensivas sostenidas sobre la retaguardia de los ilegales. De este modo, se generó un espejismo de control absoluto que ocultaba el hecho de que el Estado se había concentrado en proteger ciertas zonas; pero no había consolidado su dominio en las áreas de refugio de los terroristas.

El nuevo plan de guerra ha flexibilizado esta aproximación y apostado por desmantelar las retaguardias de la guerrilla. Como respuesta, los terroristas han intensificado su accionar para tratar de defender sus baluartes territoriales. Sin embargo, esta tendencia tiene fecha de vencimiento. A medida que se incremente su desgaste, la guerrilla verá mermada su capacidad operativa y reducido su potencial para realizar ataques.

El desenlace será un nuevo balance de fuerzas que colocará a los grupos armados en una posición de marginación estratégica y al Estado, a las puertas de ganar la batalla contra el terror.

* Consultor en temas de seguridad y profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes.
@roman_d_ortiz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.