Vena creada con células madre salva a niña de 10 años

Vena creada con células madre salva a niña de 10 años

Médicos suecos reemplazaron un vaso sanguíneo vital que estaba bloqueado.

notitle
14 de junio 2012 , 11:43 a.m.

Para ello, usaron por primera vez una vena creada en el laboratorio a partir de células madre de la propia paciente.

El exitoso trasplante, publicado el jueves en la revista médica 'The Lancet', marca un nuevo avance en la búsqueda de formas de crear partes del cuerpo humano en el laboratorio.

El desarrollo podría abrir la puerta a los injertos provenientes de células madre para los pacientes con bypass cardíaco y en diálisis que carecen de vasos sanguíneos adecuados para una cirugía de reemplazo.

El equipo sueco dijo que ahora está trabajando con una compañía, de la que no reveló el nombre, para comercializar el procedimiento.

"Soy muy optimista de que en el futuro cercano podremos trasplantar tanto arterias como venas a gran escala", dijo Suchitra Sumitran-Holgersson, profesora de biología de trasplantes de la Universidad de Gotemburgo y miembro del equipo que realizó la operación en marzo del 2011.

La ventaja de usar tejido creado con las propias células de un paciente es que no hay riesgo de rechazo del órgano y, por lo tanto, tampoco necesidad de que la persona tome medicamentos inmunosupresores de por vida.

Hace cuatro años, una mujer de 30 años recibió el primer trasplante del mundo de tráquea creada específicamente, que fue desarrollada de una manera similar, tras sembrar en el órgano de un donante las células madre de la propia paciente. Otras operaciones de tráquea similares se han realizado luego de esa.

El nuevo caso involucró a una niña con la vena porta hepática obstruida. Esa vena drena la sangre de los intestinos y el bazo hacia el hígado. Su bloqueo puede resultar mortal.

El equipo de la Universidad de Gotemburgo tomó un trozo de 9 centímetros de la vena femoral de un donante fallecido y le quitó todas las células vivas, quedándose simplemente con un tubo de proteína que funcionó como carcasa para el nuevo injerto.

Las células madre extraídas de la médula de la niña fueron luego introducidas en el tubo y dos semanas después el injerto fue implantado en la paciente.

El nuevo vaso sanguíneo restauró inmediatamente el flujo normal de sangre, según indicaron los médicos, aunque luego de un año se estrechó y fue necesario un segundo injerto creado con células madre.

Martin Birchall y George Hamilton, del University College de Londres, señalaron en un comentario en 'The Lancet' que los médicos suecos le evitaron a la niña el trauma de tomar venas de lo profundo de su cuello o pierna y también la necesidad de un trasplante hepático.

No obstante, advirtieron que la técnica ahora debe ser evaluada en ensayos clínicos y desarrollada en un proceso de producción con un estricto control de calidad.

Sumitran-Holgersson dijo que su equipo ya simplificó el proceso y ahora puede tomar células madre de la sangre en lugar de tener que extraerlas de la médula.

La experta apunta a probar la técnica con arterias más adelante este año. "Cada vez se verán más injertos personalizados como este en el futuro", dijo la científica en una entrevista telefónica.

LONDRES
REUTERS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.