Empresas antioqueñas siguen cerrando puertas a discapacitados

Empresas antioqueñas siguen cerrando puertas a discapacitados

Más de una decena de firmas paisas los emplearon, pero una tercera parte no tiene contrato legal .

notitle
13 de junio 2012 , 07:56 a.m.

La participación de personas con discapacidad física en el campo laboral de Medellín sigue siendo mínima, según denunció de manera alarmante El Comité de Rehabilitación.

Sin embargo, es un buen punto de inicio el que 120 de ellos ya estén debidamente contratados y que el año pasado 14 empresas les abrieran las puertas. 

El avance en el tema de empleo para esta población, comprendida por unos 125 mil habitantes de Medellín, se dio gracias a la labor de esa Institución de carácter privado sin ánimo de lucro que desarrolla procesos de investigación, atención y formación a personas con discapacidad, su familia y la comunidad. 

Ellos, según su informe de gestión anual, lograron atender el año pasado a 25 mil personas en servicios de rehabilitación, 1.600 con discapacidad en 14 municipios del departamento y otros de Caldas. 

No obstante los esfuerzos, El Comité advirtió que el aporte de la empresa privada para emplear discapacitados es nulo y lo argumentan a improductividad, la falta de escolaridad y problemas laborales ante una eventual liquidación. 

Para Sonia Gallardo, directora de la entidad, las razones para no contratarlos están plagadas de tabúes que no son reflejo de la realidad. 

"Existe falta de voluntad. Le dicen al discapacitado que no contratan bachilleres, cuando han hecho el proceso de rehabilitación en El Comité. Ellos, por problemas cognitivos no se pueden graduar", dijo, en tanto, añadió que no han encontrado la posibilidad que los departamentos de Gestión Humana, por ejemplo, flexibilicen la selección y adapten las pruebas psicotécnicas a personas con baja visión.

Los que sí contrataron 

A pesar de la negativa de la mayoría de empresas a contratar discapacitados, el reconocimiento de El Comité se hizo público para Home Center, Carrefour, Bancolombia, El Metro, Crepes & Wafles, Falabella, Auteco y Prebel, entre otras, que le apostaron a tener empleados de esa población.

Muchas lo hicieron como aporte social, y otras además esperando beneficiarse con exenciones de impuestos.

"Si tienen al trabajador laborando durante un año les descontarán de la declaración de renta el 200 por ciento de lo que vale el salario más las prestaciones legales de esa persona en el último año", aseveró Gallardo, al tiempo que recordó que también en Medellín tienen descuentos en Industria y Comercio. 

Otra de las que se le apuntó a tener personas de esta población fue Extrusiones, una firma dedicada a la producción de empaques de caucho. 

Ellos, cuentan, buscaron a El Comité luego que a sus directivos se les ocurriera que el tener una persona con discapacidad, por ejemplo, auditiva, podría generarles mejor productividad. 

Contrataron tres mujeres y tras cuatro meses de labores, dice Alba López, gerente de recursos de esa empresa, se dieron cuenta que ganaron en tener empleados más atentos. 

Con iniciativas como estas, El Comité pretende además aportar a la disminución de la pobreza, en la que dicen, están la mayoría de discapacitados.

Por eso, haciendo eco de las ventajas a los empresarios, enfocarán su estrategia para aumentar la contratación de esas personas. 

Mientras eso sucede, entre los menos del 10 por ciento de discapacitados que gozan de empleo, Lina Vélez, sorda de nacimiento, continuará agradeciendo la oportunidad que Extrusiones le brindó.  Hoy no solo trabaja allí, sino que puede estudiar y así ayudar a levantar a su hijo de cuatro años.

Una población que sí cuenta  

El 60 por ciento de discapacitados, son mayores de 40 años. Según el Registro de Localización de las personas con discapacidad en Antioquia (2003-2010), las alteraciones más frecuentes son la función motora con el 35,5 por ciento, el sistema nervioso con 31,9 por ciento, el sistema cardio-respiratorio con un 10,5 por ciento y los ojos con un 9,6 por ciento.

La principal causa es la enfermedad general, seguida por accidentes y alteraciones genéticas y hereditarias.

De acuerdo con El Comité de Rehabilitación, que cumple 40 años de labores, la tercera parte de las personas que hoy están contratadas, no lo están de manera formal, sino con salarios por debajo del mínimo y contratos poco dignos.

La institución de carácter privado, reportó además la destinación el año pasado de 79 millones de pesos a capacitaciones y matrículas, 29 millones en ayudas diagnósticas, 43 millones en aparatos ortopédicos, y 10 en atención a niños, adolescentes y adultos discapacitados por enfermedades congénitas.

VÍCTOR ANDRÉS ÁLVAREZ C.
Corresponsal de EL TIEMPO
Medellín 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.