Más de un millón de niños son explotados en el país

Más de un millón de niños son explotados en el país

Mañana es el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. Esta problemática creció 35% entre 2007 y 2009.

notitle
10 de junio 2012 , 11:11 p.m.

En el mundo hay 215 millones de menores de edad que sacrifican su infancia y su estudio porque tienen que trabajar.

El dato fue dado a conocer por la Organización Internacional de Trabajo (OIT) a propósito del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora mañana.

De los niños que trabajan en el mundo, 115 millones realizan trabajos peligrosos que exponen sus vidas. La deserción escolar, la perpetuación de la pobreza y el embarazo adolescente son consecuencias irreversibles de esta actividad.

Según la OIT, es alarmante que esta problemática haya aumentado un 20 por ciento en el grupo comprendido entre los 15 y los 17 años, que ha pasado de 52 millones a 62 millones. "El mundo no puede desentenderse de esta causa cuando 215 millones de niños están perdiendo su niñez y la oportunidad de tener un futuro mejor", dijo Juan Somavía, director general de la OIT.

Según él, el ritmo actual no permite avanzar lo suficiente para alcanzar la meta de erradicar las peores formas de trabajo infantil en el 2016. Se refiere a la esclavitud, la servidumbre por deudas, el reclutamiento para la guerra y para acciones delictivas, la explotación sexual y la pornografía.

En Colombia crece el problema

En el país hay 1'050.147 menores de edad que tienen que trabajar, según el más reciente reporte del Dane, entregado en marzo del 2011 y basado en un un estudio hecho en 2009.

En dicho documento se estableció un incremento del 35 por ciento de niños trabajadores en el país, comparado con el balance anterior (2007), lo que equivale a 263.847 casos.

El 36,1 por ciento trabaja porque debe ayudar a la familia mientras el 30 dice hacerlo para tener dinero. La agricultura es la actividad que más niños concentra, con un 37,3 por ciento, lo que evidencia que esta problemática es más frecuente en las zonas rurales (ver gráfico). El 51 por ciento no recibe ninguna remuneración o ganancia por su labor, y el 24 por ciento recibe menos de un cuarto de salario mínimo.

Diego Molano, director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), dice que la principal preocupación es que no hay suficiente conciencia en muchas familias colombianas de que ningún niño debe trabajar.

Según él, en zonas como el sur de Bolívar, Boyacá y Cesar, y en los corredores viales, es común que las familias exploten a sus hijos. "Todos deberían estar estudiando y gozando su niñez", advierte Molano.

No obstante, reconoce el "negocio perverso" de la explotación sexual infantil con fines comerciales y el reclutamiento que los grupos armados ilegales, y recientemente las bandas criminales, están haciendo de niños.

"Los están llevando a la guerra y los ponen al servicio de actividades ilícitas, como el microtráfico de drogas", denunció Molano. Liliana Obregón, coordinadora del programa internacional para la erradicación del trabajo infantil de la OIT, cree que este problema puede estar agravándose en Colombia y en el mundo como consecuencia de la crisis económica global.

Obregón cree que un gran impedimento para avanzar contra esta problemática es que el país no cuenta con cifras recientes que permitan conocer su evolución para orientar nuevas acciones.

'Limpio carros para ganarme el diario'

Agencia Pandi*

"Tengo 12 años y limpio carros en los semáforos desde hace dos años. Antes me la pasaba en la casa, estudiaba, pero nuestra economía ha bajado y pues no estoy estudiando, me toca trabajar. Soy hijo único, mi papá está muerto y mi mamá vende dulces en los buses.

"Trabajo todo el día, hasta las 7:00 de la noche. Me hago 10.000 o 15.000 pesos diarios. Esa plata se la doy a mi mamá. Ella me da la comida, la dormida y todo. "No compro nada para mí. El trabajo ha estado un poco pesado por el invierno, tantas lluvias dificultan la labor.

"Debería estar estudiando y me gusta estudiar, pero trabajo porque me toca abrirme campo. En el país hay mucha pobreza y uno de los afectados somos nosotros. Y pues a eso hay que sumar que muchas veces uno puede trabajar juicioso porque viene la policía y lo molesta a uno, entonces es cansón.

"Mi meta es llegar a ser un gran abogado. El otro año pienso dedicarme a estudiar; pero si no, seguiré trabajando juicioso".

* Agencia de noticias de infancia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.